Iñaki Ortega: Manías y maniáticos

30 de julio de 2019

Manías y maniácos




Hace unas semanas, el veterano cantante Roberto Carlos presentó su último disco en Madrid. Después de 35 años sin visitar España, el autor brasileño de «Yo quiero tener un millón de amigos» convocó una masiva rueda de prensa en la que la única condición para asistir era que todo el mundo fuese vestido de blanco o azul, además alertó a los que ese día calzasen zapatos marrones que no podrían entrar en la sala.

Las manías son un medio, según los psicólogos, para ganar confianza y control sobre lo que nos rodea. Mientras realizamos un ritual, tenemos la sensación de que estamos ordenando el caos que nos rodea y nuestra ansiedad se reduce.

Así se explica, por ejemplo, por qué muchos nos empezamos a morder las uñas (onicofagia, para los especialistas) en aquellos estresantes días de colegio y exámenes.

El corredor de Fórmula 1 Niki Lauda murió en mayo de este año y en una necrológica leí que tras su grave accidente desarrolló una serie de manías que a modo de ritual le ayudaron a sobrevivir a las secuelas. Por ejemplo, se compraba 15 vaqueros Levi’s 501 para todo el año. Siempre los mismos. No usaba otra prenda y cada temporada repetía el ritual.

Podría hablarte de famosos maniáticos, sería muy fácil recordar que Madonna exige en los hoteles un inodoro sin estrenar o que Jennifer Lopez viaja con sus propias sábanas hechas de 250 hilos. Rafa Nadal no puede hacer un saque en un partido de tenis sin seguir una complicada rutina con las manos, el pantalón y la cinta del pelo. Y qué decir del aprensivo Woody Allen, que se toma la temperatura cada dos horas.

Manías foto 9
Pero prefiero que pienses en tus propias manías. ¿No puedes ponerte a trabajar sin que tu mesa este absolutamente ordenada? ¿Clasificas por colores la ropa en tu armario? ¿Te molesta romper tu rutina mañanera cuando vas a trabajar? ¿Te levantas de la cama siempre con el mismo pie?

Los que te rodean tampoco se libran: un primo que se ducha compulsivamente cinco veces al día o esa amiga incapaz de salir de una habitación sin encender y apagar siete veces el interruptor de la luz. Por no hablar de una tía que no puede dejar de pasar por el quirófano para retocarse la cara aunque se esté convirtiendo en una desconocida.

Llámales rituales si quieres, supersticiones o incluso, cuando rozan lo patológico, TOC (trastornos obsesivos compulsivos), pero la lista de manías y maniáticos es interminable. Es nuestra defensa ante un entorno VUCA, tal y como lo definió hace años la armada americana.

El acrónimo surge de las características –en inglés– del mundo que nos ha tocado vivir, a saber: volátil, incierto, complejo y ambiguo. Si el mundo se complica, nosotros nos complicamos. Solamente te pido que pienses si tus manías te ayudan de verdad a capear este nuevo mundo o si lo único que consiguen es hacerte más difícil la vida.

Iñaky OrtegaIñaki Ortega
Director de Deusto Business School y Profesor de la UNIR






Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube