Cuba una isla donde todo está prohibido menos el miedo (Parte II)

30 de mayo de 2012

trincheraportada24

Transcripción y Video del
comentario del miércoles 30 de mayo de 2012

Hoy como lo prometí ayer martes, continúo con ese maravilloso recuento que el periodista Federico Rivas Molina publicó el pasado domingo en el Portal Infobae América bajo el título: “Las absurdas prohibiciones de un país llamado Cuba”

Creo obligación de todo demócrata la denuncia sistemática de una tiranía abyecta que ha cobrado la vida de miles de cubanos y destruyó 3 generaciones de ellos. Dentro de ese compromiso que tengo con mi propia conciencia y con mi discurso, estoy compartiendo con esta audiencia ese trabajo periodístico. En él encuentro más del relato de ese taxista que representa a una mayoría silenciosa, oprimida, aterrada por un régimen delincuencial.

Así refiere Rivas Molina que a bordo del taxi que maneja desde hace 5 años, Ramiro, éste también le hace partícipe de sus anhelos, entre ellos que le permitan salir libremente de la isla. Textual lo comparto con ustedes: «Tengo 55 años y no conozco otro sitio que no sea Cuba. Y si he podido salir de La Habana es por mi trabajo. No digo que si liberan los visados podamos comprar los pasajes -aclara- pero al menos sabremos que no está prohibido.

Pero allá en Miami, un grupo de pillos, de cómplices de una tiranía espantosa esto no les importa, lo que si les importa y han logrado es que esos cubanos que arriesgando sus vidas hoy viven y producen en los Estados Unidos, viajen libremente a la mazmorra cubana y les hagan a ellos y a los tiranos Castro más ricos y más felices… Nada dicen estos infames mercaderes de muerte y horror de la realidad terrible que significa que en Cuba ni siquiera su gente puede desplazarse libremente dentro de su propio país dados los humillantes “Permisos” que deben tener y que han sido impuestos desde hace más de 53 años por la banda de los Castro.

Rivas Molina resalta que “…se exigen permisos para residir en ciudades distintas a las de origen. Hay también regiones que están totalmente vedadas -y que él, Antonio, un maestro cubano- le indica que puedes visitar a un familiar en otro pueblo, pero por la noche debes volver al tuyo”. Cuando el periodista le pregunta: ¿Pero no es evidente que hay cubanos del interior viviendo en La Habana, y viceversa? Le responde: “Por supuesto que sí, y eso forma parte de las lógicas de supervivencia de un país plagado de normas que de tan absurdas se tornan incumplibles”.

También encuentro el testimonio de Olga, una científica hoy jubilada y que ha vivido largas temporadas estudiando en el extranjero con permiso estatal. Ella da un crudo resumen: «Aquí son tantas las prohibiciones que siempre estás violando alguna norma. El Estado te deja hacer, pero si te metes en algún problema político saca a relucir la larga lista de infracciones que has cometido». Por eso el periodista argentino aclara con pertinencia que La Habana está plagada de inmigrantes del interior. Pasarán inadvertidos, incluso durante décadas, mientras el ojo del Gobierno no tenga interés en posarse sobre ellos….”

Y en contraposición a las mentiras sobre las “Maravillosas” reformas hechas por el tirano heredero Raúl Castro, dice Federico Rivas Molina: “…Ya pasó -en teoría al menos, ya que los precios son inalcanzables- el tiempo en que los cubanos no podían ingresar a los hoteles internacionales, bañarse en las playas destinadas a turistas o cenar en un restaurante con tarifas en dólares. El «apartheid» turístico ha caído por su propio peso con el crecimiento de un grupo de privilegiados con acceso a los CUC siglas de Cuban Universal Currency. Esos mismos cubanos pueden también, desde hace poco más de un año, comprar una casa, tener un celular o poner un pequeño negocio. Sin embargo, la lista de actividades prohibidas es todavía larga y variada” Pero ¡Ojo! Vean muy bien que esos privilegios son sólo para los que siendo de la nomenclatura pueden pagarse lo que es rutina en cualquier país libre y en la Cuba castrista es un “Privilegio” inalcanzable para la mayoría…

Y esta historia terrible y muy real mis queridos oyentes y lectores no termina… De tan larga requiere muchos comentarios, como muchos son sus espantos y como larga es la tragedia cubana. Mañana continuaré concretamente con el punto de las comunicaciones y la prohibición que tiene un cubano común de tener acceso a la Internet, porque el muro de aislamiento impuesto a los cubanos en más de 53 años de tiranía es total. Las limitaciones de contacto con el exterior no son sólo físicas. Los cubanos no pueden tener internet en el hogar ni en sus trabajos porque esa «ventana al mundo» jamás ha sido abierta por los Castro. Mañana se lo comento…

ebruzual@gmail.com
@eleonorabruzual

 

Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés