Ricardo Angoso: España, entre la crisis del sistema político y el caos que se avecina

29 de diciembre de 2014

España preguntas



El año que dejamos atrás ha estado caracterizado, en lo político, por la irrupción del populismo de izquierdas, de la mano de ese engendro abiertamente castrista que es Podemos, una «catarata» de escándalos de corrupción que harían sonrojar al más demócrata de los demócratas y una crisis del sistema político nacido en la Transición sin precedentes en la historia de España. A este estado de cosas, que ya por sí solas son graves, se le vino a unir el desafío secesionista de Cataluña y el gravísimo escándalo de corrupción que atañe a la familia real, personificado en la Infanta Cristina y su esposo.

Fruto de este escenario, junto con la afasia que domina a nuestro ejecutivo liderado por Mariano Rajoy, que no ha estado a la altura de las circunstancias, se ha llegado a este estado de desafección de los ciudadanos hacia sus políticos. El divorcio entre la ciudadanía y el poder político, según revelan todos los estudios de opinión, es total, la gente ya no confía en sus dirigentes y  el bipartidismo que imperó durante los últimos 37 años está a punto de derrumbarse. Y ya no son las encuestas las que lo dicen: los resultados de las elecciones europeas dieron a los dos grandes partidos de siempre -el conservador Partido Popular (PP) y el progresista Partido Socialista Obrero Español (PSOE)- algo menos del 50% de los votos y señalaron el camino ascendente para que el líder del fundamentalismo tardomaoísta, Pablo Iglesias, se abriera camino sobre las ruinas del sistema.

España política 2014 Podemos«Yo no soy la causa, soy la consecuencia de la crisis del sistema político», había dicho Hugo Chávez hace unos años refiriéndose al origen de su movimiento en un conocido medio. Podemos es la consecuencia de la crisis del sistema, la respuesta de una sociedad cansada, hastiada y desmoralizada ante tanto escándalo de corrupción, ante la impunidad  reinante y, sobre todo, ante la desfachatez de una clase política que prefiere mirar hacia otro lado para defender a los suyos que poner en marcha un verdadero programa de reformas políticas que pongan fin a esta indigencia moral.

EL PP SE HUNDE EN TODAS LAS ENCUESTAS, ¿SERÁ ASÍ?

PP se hunde 5Todas las encuestas señalan que Podemos arrasa, que incluso podría llegar a ser la primera fuerza en comunidades donde siempre gobernó el PP, como Madrid, Valencia y Aragón, y que se convertiría en un actor clave en Cataluña, el País Vasco y Navarra. Podemos se coloca en primer o segundo lugar, el PP parece destinado a un humillante tercer lugar y el PSOE lucha por sobrevivir en un escenario volátil e inestable. Es interesante comprobar en algunas encuestas como el «trasvase» más importante de votos es del PP, de la derecha pura y dura, hacia Podemos y que el PSOE, si uno examina los resultados de las elecciones generales de 2011, no sufre tanto la erosión como el PP. La última encuesta del diario El País le otorgaba a los socialistas el 27%, un porcentaje muy cercano al 28% que obtuvo en dichas elecciones legislativas y que le daría un papel protagónico en el próximo parlamento.

Sin embargo, por ahora lo que tenemos son estas encuestas y los resultados de las europeas, pero quedan muchos meses hasta las elecciones generales y hay elementos por considerar a la hora de hacer los vaticinios políticos. Puede ocurrir que en las elecciones de mayo, que son regionales, provinciales y locales, el electorado castigue a los dos grandes partidos y entregue a otras fuerzas numerosas instituciones que hasta ahora habían controlado a su antojo y capricho. Pero no olvidemos que en España el voto no es directo y la suerte de numerosos gobiernos regionales y locales tendrá que decidirse a través de pactos entre las fuerzas políticas que se augura estarán en esas instituciones.

EL FINAL DEL BIPARTIDISMO EN ESPAÑA, UN ESCENARIO PREVISIBLE

Los partidos tendrán que pactar para gobernar y hablar con sus contrincantes, eso parece claro, pero en ese escenario es donde la suerte le favorece al PSOE y le resta posibilidades al PP. Los socialistas pueden entenderse a la perfección con todo el arco político, incluyendo a los independentistas de Cataluña (ERC; CiU y CUP, principalmente) y del País Vasco (Bildu) e incluso la emergente Podemos, mientras que el PP es rechazado por casi todos los actores políticos del sistema. El viento sopla a favor de los socialistas, si es que logran mantenerse y no seguir bajando en intención de voto, y el castigo que se avecina para los populares puede ser histórico.

Además, las encuestas no señalan los resultados de una forma precisa, pero sí adelantan tendencias de voto y de posicionamiento ideológico de los electores; la izquierda es mayoritaria en estos momentos en la sociedad española y podría llegar fácilmente a superar el 65% de los votos si sumamos los votos de la izquierda a nivel nacional (PSOE, Podemos y la agónica Izquierda Unida) y los partidos periféricos de izquierda (BNG, Bildu, ERC y CUP). Pero también puede ocurrir que la gente castigue a los grandes en estas elecciones de carácter más local y no lo haga en las generales, algo que no es muy previsible que suceda aunque no se debe descartar.

El «paisaje» que se avecina, si no ocurre un cataclismo o la situación económica mejora súbitamente, podría estar caracterizado por un bipartidismo que hace aguas de una forma irreversible, como se vio ya en las europeas, y en donde el  PP podría ser duramente castigado por sus propios electores por no haber sido más rotundo en luchar contra la corrupción.

España política 2014La izquierda parece ser quien va a rentabilizar el malestar social que hay en estos momentos en el país por los ajustes aplicados para salir de la crisis de la forma en que la «troika» señaló en su momento. Al igual que ha ocurrido con otra veintena de gobiernos europeos, el de Rajoy parece destinado a acabar sus días de una forma calamitosa y abandonado a su suerte por aquellos que un día le votaron, todo eso pese a que se nota una cierta mejoría en el cuadro macroeconómico del país y se perciben luces al final del túnel.

En cualquier caso, el próximo parlamento será una expresión de ese malestar de la ciudadanía y sellará definitivamente el final del bipartidismo en España, que era más fruto de un sistema electoral maquiavélico que de la propia expresión de los ciudadanos. Vaticino un parlamento con más de veinte fuerzas políticas, donde harán falta grandes acuerdos para lograr un gobierno y con dos-tres fuerzas con capacidad para liderarlo, entre las que destacan, por orden de posibilidades, el PSOE, Podemos y el PP. Tras la crisis del sistema, como era previsible, llegará el caos, pero será pasajero y, como la historia demuestra, serán los ciudadanos los que pondrán a cada fuerza en su sitio y finalmente el espectro político se asentará y  se acabará consolidando.


Ricardo Angoso
Ricardo Angoso

Periodista español
rangoso@iniciativaradical.org
@ricardoangoso





Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés