Carlos Alberto Montaner: La era del consentimiento ha llegado

29 de septiembre de 2018

Christine Blasey Ford contra Brett Kavanaugh





C
hristine Blasey Ford, muy afectada, alega que hace 36 años Brett Kavanaugh la manoseó y trató de violarla. No pudo. Ella huyó de la habitación y se refugió en un baño. Dice que Kavanaugh estaba borracho. Ambos y otros amigos participaban en una fiesta. Ella tenía 15 años y él 17. Ford se sometió airosamente a un detector de mentiras.

Kavanaugh, colérico, afirma que, si realmente ocurrió, no fue él. Fue otro. Aclaró que ni siquiera estaba en Washington en esa fecha. Agregó el dato (insustancial) de que era virgen en ese momento. La doctora Ford hoy es una psicóloga respetable con unas credenciales académicas impresionantes. Kavanaugh hoy es un juez notable, graduado de Yale, conservador, igualmente respetable, y ha sido nominado a la Corte Suprema.

Christine Blasey Ford esperó tanto para acusar

Tantos años para acusar… ¿Qué busca, justicia o un rédito político o económico?

Es la palabra de una contra la palabra de otro. Ocurre en los careos indirectos. Es difícil encontrar la verdad. Ambos fueron muy persuasivos, aunque es problemático pensar que ella mintió. ¿Le interesa a Ford que se conozca su verdad por responsabilidad social o por sacarse una espina del corazón clavada durante muchos años? Tal vez ambas cosas.

Descontemos la pasión política de los demócratas contra los republicanos y viceversa. Olvidémonos, incluso, de que un juez conservador acaso matice las decisiones de la Corte Suprema durante un cuarto de siglo. Esto es muy importante para los discutibles temas morales que dividen a la sociedad norteamericana.

Por ejemplo, el creciente derecho de las personas sobre su propio cuerpo. El de las mujeres a abortar. El de los suicidas a quitarse la vida o a practicar la eutanasia. El de las personas inconformes con su naturaleza a elegir su propio género. Y el de todos a utilizar sustancias prohibidas como las drogas adictivas.

Pero la pregunta clave no es quién es el culpable. Supongamos que Ford tiene razón. Lo importante es si el intento fallido de violación de un adolescente borracho, que ni siquiera pasó por los juzgados porque no fue denunciado en su momento, lo invalida para ser miembro de la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos. Christine Blasey Ford foto 2

¿Por qué no ser igualmente rigurosos con otras instancias del poder? Si se aplica la misma regla, probablemente la mitad de los legisladores no pudieran ocupar sus curules porque durante su adolescencia hicieron estupideces terribles o gamberradas que bordeaban el delito.

Hoy sabemos que uno de los rasgos del cerebro adolescente es la incapacidad para juzgar las consecuencias de los actos. Durante la adolescencia se destruyen millones de neuronas y luego surgen otras. Es como si el cerebro se reorganizara. Eso no sucede aproximadamente hasta los 25 años. Por eso los muchachos son tan audaces y tan buenos soldados. No conocen el miedo. No le temen a la muerte. Por eso, también, a veces se someten a influencias nocivas de las que se sacuden a los pocos años. Cuando maduran se comportan de otra manera, tienen otra perspectiva mucho más cautelosa.

Por supuesto que hace 36 años Ford pasó un terrible mal rato, como tantas mujeres en ésa y otras épocas. Seguramente Ford no ignora que primero votaron los exesclavos que las mujeres. Que no pudieron estudiar en las universidades hasta el siglo XIX. Que hasta que la inglesa Mary Wollstonecraft proclamó en 1787 el derecho de las mujeres al placer sexual, se suponía que la función de las damas no era otra que procurarles a los hombres una mucosa cálida en la cual depositar su esperma.

En el momento en que la tradición oriental se apoderó de Roma y la sombría visión católica se convirtió en la religión oficial, las mujeres pasaron a ser criaturas de ínfima categoría. Un mero apéndice de los hombres. Ni siquiera podían penetrar en la estructura de una Iglesia de varones célibes, que hasta discutía en sus Concilios si las mujeres tenían alma o estaban más próximas a los animales.

Ha tardado mucho, pero poco a poco se ha ido logrando la equiparación de los géneros. Lo que hemos visto en la televisión es otro episodio del me-too y de la imperiosa necesidad de buscar el total consentimiento de la compañera de cama. Es el triunfo de Mary Wollstonecraft a los 221 años exactos de su muerte.

Carlos Alberto Montanes créditos 2018 Carlos Alberto Montaner
*Periodista y escritor
@CarlosAMontaner
Vicepresidente de la Internacional Liberal

Su último libro es una revisión de las raíces torcidas de América Latina, publicada por Planeta y accesible en papel o digital por Amazon.




Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube