Ricardo Angoso: La crisis de Ucrania, un cóctel explosivo

29 de agosto de 2014

Ukraine Portada





La crisis de Ucrania y la falta de liderazgo occidental, un cóctel explosivo


Ucrania Polvorín
A medida que pasa el tiempo, y la crisis de Ucrania se agrava ante la pasividad europea y la falta de liderazgo por parte de los Estados Unidos, se van viendo las cosas con más claridad. Rusia ha recuperado su papel de potencia internacional, que nunca se debía haber desdeñado, y Vladimir Putin se ha convertido en un verdadero líder mundial que condiciona la agenda de los europeos, la OTAN, los Estados Unidos y también de Ucrania.

Rusia sí tiene un plan para Ucrania que pasa por segregar a las zonas del Este de esta ex república soviética, más tarde reconocer a estos territorios -como ya ha hecho con Abjasia, Osetia del Sur, Transnistria y Crimea- y, en un futuro no muy lejano, anexionarse esas “repúblicas” fantoches, algo que ya de facto ocurre en las entidades territoriales citadas.

Putin y Obama 56
Mientras Putin actúa, manda tropas, se anexiona Crimea y se prepara para una larga guerra en Ucrania, los Estados Unidos, la OTAN y también la Unión Europea (UE), que cada día está más ausente de la escena internacional, carecen de una política para la región e improvisan en función de un guión que trata de minimizar los costes económicos de una ruptura total con Rusia y mantener unos mínimos de dignidad solidaria con el Estado atacado.

Ucrania, que ya sabe que nadie va a mover un dedo por defender sus intereses e integridad en estas circunstancias, trata de ganar tiempo, arrancar una negociación en condiciones de igualdad con Rusia y evitar una confrontación total con las milicias prorrusas, un escenario no deseable y que podría llevar a la derrota de las maltrechas fuerzas ucranianas. El problema reside en que Putin sabe de la debilidad de sus antiguos aliados ucranianos y de la característica inacción de los europeos para defender sus principios por la fuerza. Ahí, precisamente, radica la fuerza de Putin.

PERSPECTIVAS NADA HALAGÜEÑAS PARA UCRANIA

Ucrania mapa táctico 1
Dadas estas condiciones, y la constatada fortaleza de Rusia y sus milicias en este incierto panorama, las perspectivas no son nada halagüeñas para Ucrania. Lo más previsible es que se repita el guión de Crimea, que las milicias prorrusas se atrincheren en torno a la ciudad-república de Donetsk y conformen un “Estado” llamado a unirse con madre patria, es decir, Rusia. Una vez controlada la frontera ruso-ucraniana por estas fuerzas, algo que parece ya factible según las últimas informaciones, el objetivo de segregar a una buena parte del territorio ucraniano poblado por la minoría rusa -unos diez millones de personas- parece un horizonte cercano.


Ucrania mapa 2
Luego, siguiendo el guión previamente “diseñado” por Putin, vendrá el reconocimiento de dicha entidad por Moscú, la Ucrania que conocemos actualmente desaparecerá del mapa y, seguramente, asistiremos a una nueva suerte de guerra fría entre Rusia y Occidente. La UE no ha sido capaz de actuar frente a Rusia con una voz propia, ya que su liderazgo ante todo lo que estaba ocurriendo de una forma rápida y precipitada estaba en manos de Alemania, y porque estuvo más atenta a los torpes movimientos diplomáticos de Washington que a intentar articular una acción diplomática rotunda y contundente que mostrara a Rusia su fortaleza. Esta crisis volvió a mostrar a las claras que la UE solo existe sobre el papel, que sus miembros son incapaces de ponerse de acuerdo sobre principios mínimos, como hubiera sido la defensa de la integridad territorial de Ucrania, y que frente a este estado de cosas no es capaz de expresar una posición común.

Putin Ucrania 5Tan solo los antiguos Estados que estuvieron bajo la bota comunista, como los países bálticos, Hungría, Polonia, la República Checa y Eslovaquia, mostraron su preocupación ante la gravedad de los hechos que estaban ocurriendo en territorio ucraniano. Hubo una clara fractura entre aquellos países que nunca fueron ocupados por los rusos, como Francia, el Reino Unido e Italia, y aquellos que sí padecieron al extinto poder soviético. Luego hubo otros países, como España, Grecia, Portugal y Chipre, que no han tenido ningún papel en esta crisis y que quizá prefirieron mirar para otro lado en aras de salvar sus pingues negocios y buenas relaciones con los rusos.

Estamos a las puertas de una guerra larga, cruenta, compleja y que no va tener una resolución en el corto plazo. Rusia, por ahora, lleva la iniciativa, ha recuperado para sus sueños imperiales a Crimea, tratará de establecer un corredor territorial entre las zonas controladas por las milicias prorrusas y los nuevos territorios anexionados por Moscú y, finalmente, hará valer su papel de gran potencia regional como en los tiempos de la difunta Unión Soviética.

Ucrania perdió
Ucrania no está en guerra, sino que ha perdido ya la guerra. Abandonada por los occidentales, que carecen de liderazgo en un momento crítico y que no están dispuestos a ir más allá de las sanciones económicas contra Rusia, Kiev tendrá que buscar una salida negociada con Moscú y aceptar las realidades sobre el terreno, es decir, la pérdida de Crimea y también de algunos territorios en el Este del país. Ucrania está pagando más de veinte años de nula definición política y estratégica, de no haber examinado con más nitidez sus objetivos en política exterior y de no haber concluido el controvertido camino para su integración en la OTAN y la UE, tal como hicieron sus vecinos rumanos, polacos y húngaros.

Ahora ya es demasiado tarde para llorar por lo que no se ha hecho, pero estos episodios que vivimos hoy, frutos de ese cóctel explosivo conformado por la falta de liderazgo occidental y la audacia de Putin, quizá puedan de servir en el futuro para todo el mundo postsoviético, desde Moldavia hasta el Asia Central, para reorientar sus políticas exteriores y materias como la seguridad y la defensa.

A Ucrania ya solo le queda esperar alguna concesión de Moscú y el agrio sabor de la derrota, pero a nosotros, a los europeos, nos quedara el regusto amargo, parafraseando a Winston Churchill, de haber cosechado el deshonor por no haber defendido con más vehemencia unos principios -la integridad territorial de todos los Estados del continente- y también la guerra. Triste balance para una Europa que hubiera merecido otro destino bien distinto al que padecemos hoy.


Ricardo Angoso 2

Ricardo Angoso

Periodista español
rangoso@iniciativaradical.org
@ricardoangoso



Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés