¿Qué suerte correrá la firma Dolce & Gabbana?

28 de julio de 2013

Dolce y Gabana Portada


Los diseñadores italianos Domenico Dolce y Stefano Gabbana anuncian que deberían cerrar las puertas de su marca homónima si, finalmente, tienen que pagar la multa por fraude fiscal a la que han sido condenados

Dolce y Gabbana foto 4El pasado junio, Domenico Dolce y Stefano Gabbana fueron condenados en primera instancia por evasión de impuestos a un año y ocho meses de prisión, así como a una multa de unos 258 millones de euros. Un mes después, los diseñadores italianos han hablado sobre su situación tras conocerse la sentencia y han afirmado que esta medida supondrá el fin de su firma homónima. Así lo han declarado al diario inglés “The Telegraph”.

“Tendremos que cerrar. ¿Qué quieres que nosotros hagamos? Cerraremos. No podemos tratar con ello. Es imposible”, ha comentado Domenico Dolce y Stefano Gabbana agrega: “Si nosotros merecemos la sentencia, no habría nada que decir. Pero si no la merecemos, lamentablemente tendríamos que cerrar”. Además, este último precisa su injusta condena: “No vamos a dejar que nos tachen de ladrones, porque no lo somos. ¿Cómo podemos ser considerados como evasores de impuestos? Somos gente buena, vivimos en Italia y pagamos impuestos en Italia. No pretendemos vivir en el extranjero”.

Dolce y Gabbana foto 5Todo se inició con la crisis económica que atravesaba y sigue atravesando  Italia desde el año 2007, las autoridades italianas comenzaron una dura campaña contra la evasión de impuestos. Y fruto de esta medida del gobierno, se abrió una investigación sobre las cuentas de muchos modistos, incluidos Domenico Dolce y Stefano Gabbana, investigación que duró desde el año 2007 hasta el año 2010. En este proceso, las autoridades se dieron cuenta de que las ganancias de la explotación de la marca tributaban en el extranjero en vez de en Italia, que es el lugar donde deberían haberse pagado los impuestos.

La fiscalía italiana sostiene que por ese motivo se llevó a cabo la creación de la sociedad en Luxemburgo a la que pertenecían diferentes firmas del grupo, entre ellas Dolce&Gabbana o D&G, y que en realidad se gestionaba desde Italia, todo con el fin de evadir al fisco italiano.

Ambos diseñadores han negado los cargos y no estuvieron presentes mientras el Tribunal de Milán leyó la sentencia que les condenaba en primera instancia, y  ante la que los dos creadores han interpuesto un recurso. No obstante, debido a la complejidad y a la lentitud con la que se llevan a cabo los procesos de recurso, es bastante poco probable que pisen la cárcel, sin embargo, cada vez son más rígidas las leyes y más acuciosas las investigaciones ¡Se verá!

Una Nota Informativa desde nuestra Mesa de Redacción
Fuente: Agencias y The Telegraph



Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés