Por qué el mundo está rechazando las vacunas chinas

28 de junio de 2021

Coronavirus Sinovac vacuna china





China admitió que su inmunizante es menos efectivo contra la variante Delta del coronavirus.


Con una lista cada vez mayor de países que ponen en duda la efectividad de los retrovirales contra el COVID-19 fabricadas en China, Italia fue el último país que también rechazó las vacunas chinas.

El primer ministro italiano, Mario Draghi, dio su opinión en una cumbre de la Unión Europea el 22 de junio. Allí dijo a los periodistas que “la vacuna china ha demostrado no ser adecuada. Eso se puede ver en la experiencia de Chile al abordar la epidemia «.

Más de la mitad de la población chilena ha recibido las vacunas Sinovac fabricadas en China. Sin embargo, la tasa de eficacia ha sido del 16 por ciento después de la primera dosis y del 67 por ciento después de una segunda dosis. Chile se encuentra entre los 10 países más afectados por COVID-19.

El 24 de junio, Feng Zijian, investigador y ex subdirector del Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades, admitió en una entrevista en los medios de comunicación estatales chinos CCTV que las vacunas fabricadas en China no producen suficientes anticuerpos y son menos efectivas contra la variante Delta, antes conocida como variante india, del virus.

Variante Delta
La variante Delta causó el 85 por ciento de las infecciones en el reciente aumento de COVID-19 en la provincia china de Guangdong, a pesar de que decenas de millones de residentes locales fueron vacunados.

A pesar de su baja eficacia y falta de transparencia en los datos de los ensayos, la Organización Mundial de la Salud aprobó recientemente las vacunas Sinopharm y Sinovac para uso de emergencia. La decisión ocurre cuando más países de todo el mundo ponen en duda las vacunas chinas.

El 17 de junio, más de 350 médicos y trabajadores de la salud en Indonesia se infectaron con COVID-19, a pesar de haber recibido la vacuna Sinovac. Decenas de ellos han sido hospitalizados, lo que arroja serias dudas sobre la eficacia de la vacuna, especialmente contra variantes más infecciosas del virus. Indonesia ha comprado y administrado la vacuna de China a un gran número de sus ciudadanos.

Los Emiratos Árabes Unidos pusieron la vacuna Sinopharm a disposición del público en general en diciembre de 2020 y han estado ofreciendo terceras dosis de Sinopharm desde marzo, después de que se descubrió que las vacunas no habían producido suficientes anticuerpos para algunos receptores.

Más anuncios al respecto

En marzo, Gao Fu, director del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de China, dijo que podría ser necesaria una tercera dosis de vacunas COVID-19 fabricadas en China para aumentar su eficacia.

Admite poca efectividad

En abril, en una conferencia nacional china sobre vacunas y salud, Gao admitió que las vacunas de China, que usan un virus inactivado, brindan baja protección contra las infecciones. Explicó que su efectividad podría mejorarse mezclando diferentes tipos de vacunas fabricadas con diferentes tecnologías, como ARNm utilizado por las vacunas occidentales.

En el mismo mes, los Emiratos Árabes Unidos comenzaron a ofrecer la vacuna Pfizer / BioNTech como refuerzo para aquellos inoculados con vacunas chinas.

A principios de junio, el 47 por ciento de la población de Bahrein había sido completamente vacunada, y el 60 por ciento había recibido la vacuna Sinopharm. Sin embargo, el número de casos confirmados se encuentra ahora en un nivel récord en Bahrein, y desde finales de mayo, los funcionarios han estado ofreciendo la vacuna Pfizer como una vacuna de refuerzo a quienes ya están completamente vacunados con Sinopharm.

A principios de junio, un estudio clínico en Serbia informó que el 30 por ciento de las personas de 65 años o más no habían producido anticuerpos después de recibir la vacuna Sinopharm. Serbia es el primer país europeo en utilizar las vacunas de China, a pesar de que no están aprobadas por la Agencia Europea de Medicamentos.

Muchos países de América Latina, África y Asia, además de Hungría y Serbia en Europa, que están administrando la vacuna china, ahora están experimentando aumentos repentinos de infecciones por COVID-19.

Según Our World in Data, países como Seychelles, Chile, Bahrein y Mongolia, que tienen entre el 50 y el 68 por ciento de su población completamente inoculada con vacunas chinas, se encuentran entre los 10 países con los peores brotes de COVID-19.

Con información de The Epoch Times.





Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube