Las rodilleras de Santos

28 de abril de 2013

Maduro y Santos

No cabía esperar nada distinto. Los dos se inclinaron y besaron la mano del nuevo monarca latinoamericano. Santos y Piñera comprendieron que a rey muerto, rey depuesto, que la monarquía que impuso Chávez tiene sus propias reglas hereditarias y a ellos solo les cabe el papel de humildes cortesanos.

Santos y PiñeraHubo un tiempo en que ambos soñaban liderar el Hemisferio Sur, convencidos de tener carisma y credenciales para contrarrestar el poder del fallecido coronel golpista. Pero Piñera no supo trasladar a la política sus enormes quilates como empresario y Santos tampoco posee el magnetismo necesario. Con el pasar de los meses, y pese al esfuerzo realizado, ambos se fueron diluyendo en el contexto latinoamericano.

Llegó luego el momento en que Santos creyó que el chavismo era esencial para su proceso de paz y se convenció de que tenía que hacerle la ola al patán de al lado. De ahí que dejara el camino libre a los bolivarianos para hacer y deshacer a su gusto en los organismos regionales.

Piñera y santos verguenzaHace unas semanas, Piñera y Santos permitieron la ignominia de que un dictador en activo, Raúl Castro, los presidiera en Celac. Y el jueves avalaron la mascarada en Unasur, donde posaron de defensores de la democracia.

Filtraron a los medios de comunicación que fueron ellos los que presionaron al Comité Nacional Electoral venezolano para que auditara la totalidad de las mesas, como quería la oposición, pero, sin esperar el resultado, proclamaron la victoria de Maduro. Es decir, nos tomaron por idiotas y abofetearon la democracia.

Santos y CastroEscudado en la farsa, Santos se sintió libre para viajar a Caracas y asistir a la bananera entronización de Su Majestad Maduro a fin de mostrar su lealtad al nuevo monarca y a los Castro.

Hay quienes alegan que lo ocurrido en las elecciones es asunto interno venezolano, olvidando que cuando Paraguay y Honduras patearon sus Estados de Derecho, les impusieron duras sanciones, azuzados por Hugo Chávez.

Santos y Piñera saben que a Capriles le robaron las elecciones con el cúmulo de irregularidades que se produjeron antes, durante y después de la jornada electoral, pero optaron por mirar para otro lado.

Lo siento por Venezuela, que deberá soportar por unos años a un grotesco y agresivo pandillero que sólo gobierna para su parche. Mientras que en cualquier país civilizado un jefe de Estado tiende la mano a los vencidos, Maduro tildó de “cobarde asesino”, “fascista” y otros insultos a su contrincante, y amenazó a los millones que no le votaron.

Maduro y Castro 76Acabo de leer la biografía de ese personaje, mediocre y dogmático, tan apreciado en la Casa de Nariño, titulada De verde a Maduro, del periodista Roger Santodomingo, y es evidente que fue designado sucesor de Chávez por los Castro y que cumplirá su palabra de ejercer una presidencia de “mano dura” contra la mitad del país que no le traga. Esa otra mitad valiente, digna, que le gritó al mundo que la mayoría de Venezuela rechaza la dictadura.

Porque, pese a la grosera utilización de los fondos públicos, a las intimidaciones contra quienes piensan distinto, a la permanente incitación a la violencia, a la captura de instituciones y poderes públicos y a la aplanadora mediática, Maduro y su banda solo lograron un amañado y pírrico triunfo. Por eso, creo que más pronto que tarde el chavismo será un sombrío recuerdo del pasado.


Salud Hernandez Mora

Salud Hernández-Mora
Periodista española radicada en Bogotá
@saludhernandezm 

Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés