Héctor Abad Faciolince y su novela desarrollada en Tweets

27 de octubre de 2012

HectorAbadportada

Si nos lo hubiesen contado, lo más seguro es que no lo creyéramos… Pero en tiempo de Redes Sociales e innovaciones de toda índole aparece un famoso escritor colombiano, más precisamente un antioqueño y se lanza con una «tuiternovela».

El audaz no es otro que Héctor Abad Faciolince en la Red Social @AbadFaciolince más que conocido como escritor y columnista que sale a la palestra ofreciendo su obra novelada y divulgada por Tweets o como lo decretó la Real Academia Española por tuits… Trinos que según él completarán 1.001 y que piensa le tomará hacerlo unos añitos, por eso dice que la terminará –si Dios le da vida- el año 2015.

Le cuenta a periodistas cosas de esa novedosa creación… Dice que cuando alcanzó los mil tuits en su cuenta de Twitter habitual o sea @hectorabadf hizo una simple multiplicación: 140 x 1000 = 140 mil caracteres. Ese número de caracteres, con espacios, son unas 70 u 80 páginas tamaño carta, lo que corresponde a una novela corta más o menos estándar… Habla de unos “Pensamientos” suyos que lo llevaron a poner manos a la obra y a no estar perdiendo el tiempo en tonterías de Twitter como lo hacía escribiendo frases de 140 caracteres cada día, que de haberlas concebido para su proyecto novelístico le darían hoy la autoría de una tuiternovela…

Y como da curiosidad saber ese tránsito entre el plan y la realización, pues Héctor Abad Faciolince plantea que fue instantáneo. Que lo pensó y empezó de inmediato. Se avocó a abrir otra cuenta de Twitter, una nueva (@AbadFaciolince) y sin darle muchas vueltas hizo un paréntesis y escribió la primera frase o sea el primer tuit: “(No es una buena idea empezar un libro con un paréntesis) -y sin embargo la novela empezaba así…- Anunciando que escribiría una novela en mil y un tuits, uno por día durante mil y un días».

Y muchos se preguntan por qué la necesidad de abrirse otra cuenta Twitter y no usar la que ya era conocida… y da una respuesta que a él le resulta lógica: «Porque meter la novela en la cuenta normal haría aún más difícil seguir el hilo de la historia, pues sería muy largo rastrearla en la maraña de trinos sobre otros temas que uno va colgando día a día» y tiene sentido. Como lo tiene haber decidido que la tuitovela estaría dominada (como lo están nuestras vidas) más por el azar que por la voluntad y agrega a esto: “A veces, si tengo alguna idea, escribo en una libreta algunas frases por adelantado. Pero en general escribo lo que se me ocurre en el momento, cada día, al empezar la mañana, casi siempre. Y hago intervenir el azar de distintas maneras».

Mucho más contó Héctor Abad Faciolince a la periodista Tatiana Eusse Vargas del diario El Colombiano, de interés lo que le dice sobre sus expectativas con la novela. Asegura que no tiene ninguna: «No tengo ninguna expectativa, no me espero nada. Hago el experimento para vivirlo, para divertirme. Sigo un precepto de don Antonio Machado: el arte es un juguete… y además no importa». Y sobre esa novedosa experiencia de escribir literatura para Twitter, recalca que «Es una dura experiencia: pierdo el hilo, me equivoco, le he cambiado dos veces el nombre al protagonista. Es como escribir un mal borrador en público, pero sin poder borrar nada: uno en un cuaderno, o en el computador de la casa, va corrigiendo una y otra vez lo que escribe. En la novela por tuits quedan todas las tonterías, los errores, los descuidos».

Pero esperen… Escribir una Novela por Twitter da un nuevo tratamiento a la creación, y éste es la reacción del lector “En vivo” de inmediato, sobre el tweet Tanto que Abad Faciolince relata: «Día a día llega algún lector. Ellos mismos me dicen cuando me equivoco: ´Señor Abad, su personaje se llamaba Ramón y no Martín´. Entonces yo me muerdo los codos y trato de corregir el rumbo de alguna manera: justifico mi olvido, lo explico… Un personaje no tiene el nombre que es desde el principio: los nombres de los personajes se van consolidando durante la escritura, como cuando García Márquez bautiza al ahogado más hermoso del mundo: “tiene cara de llamarse Esteban.” Uno no sabe realmente qué cara de llamarse tiene su personaje hasta muy avanzada la escritura. Pero en Twitter eso queda al descubierto».

Y a un creativo, quizá a un visionario de los nuevos caminos de la literatura, hay que escucharlo hablar de los cambios que las Redes Sociales imponen al escritor: «Yo no sé. Es algo muy nuevo. Mucha gente mucho más joven que yo está experimentando; yo no me resigno a ser viejo todavía y quise experimentar también. Puedo decirle algo: pierdo mucho tiempo ahí».

Y de la interacción de los lectores en la novela le agrega más… «Es una interacción silenciosa. En esa cuenta yo no sigo a nadie. Pero de vez en cuando miro los comentarios, y si es algo que me sirve para la historia, lo agradezco. O aclaro dudas. Alguien me corrigió: ´Usted puso nivola… ¿no es novela?” Yo le aclaré: Lea Niebla de Unamuno y verá lo que es una nivola´. Y así…»

Y debemos agregar que así será porque no hay que olvidar que Nivola es el neologismo que creó Miguel de Unamuno para referirse a sus propias creaciones de ficción narrativa, y más ficción que en eso, es imposible.

Y como la gente vive obsesionada con la Mass Media ya adelanta mucho de lo que sucederá con su tuiternovela: «Voy a colgarla también próximamente en mi página web (www.hectorabad.com) y Alfaguara, mi editor, piensa ponerla también en su página oficial, poco a poco». Y quizá sea para sacar el mayor provecho de lo que le ha dado, da y dará trabajo… porque no es fácil la narrativa en una red social: «La desventaja fundamental es que es muy difícil leer una novela frase por frase, con una frase cada día. Se pierde el hilo. La mayor ventaja es que puedo usar la multimedia. Y otra ventaja es que me divierte: juego con algo nuevo, por absurdo que sea».

Ya se inquiere sobre el final y cuándo… Héctor Abad Faciolince cuenta: «Un lector amable y, espero, buen matemático que en Twitter se presenta @ElperseguidOr lo calculó, así que si estoy vivo, la novela debería terminarla el 16 de abril del 2015, mil y un días después de haberla empezado. No sé si las cuentas estén bien hechas, pero le creo, como en un acto de fe».

Y parece ciertamente que se hace verdad la vieja máxima popular ¡Cada loco con su tema! Porque él mismo confiesa no conocer ninguna otra Twitternovela aunque ya imagina que aparecerán muchas…

Rebeca Levy
rivkalelevy@gmail.com
Directora de Información de Gentiuno.com

Fuente: Diario El Colombiano

 

Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés