¿Quién ganó el primer debate entre Hillary y Trump?

27 de septiembre de 2016

trump-clinton-debate





El resultado electoral, de acuerdo a las encuestas, ha variado en el tiempo, siempre con Hillary Clinton en la delantera de las encuestas nacionales o en los votos del colegio electoral. Ese margen ha sido desde 1 punto de diferencia hasta 9 puntos de acuerdo a los tiempos y los momentos de la campaña. Sistemáticamente Trump se acerca a Hillary y después, por acontecimiento de la campaña, el margen se amplía de nuevo.

Uno de esos momentos ocurrió cuando por primera vez se enfrentaron los candidatos en el primer debate. Analicémoslo.

Cualquier debate político tiene tres metas.

La primera es ganar en la apariencia del candidato y su lenguaje corporal . En el debate de anoche Hillary apareció mesurada, tranquila. Trump fue Trump. Interrumpió, se mantuvo serio todo el tiempo, tomaba agua a menudo.

La segunda meta es ganar votos entre aquellos electores que están indecisos o que han elegido votar por terceras opciones. Trump le habló durante los primeros veinte minutos a los trabajadores blancos de estados donde ese sector de la población puede ser mayoritario electoralmente hablando. Hillary le habló a los electores blancos con título universitario que últimamente la están abandonando y a los jóvenes afroamericanos que están votando por ella con poco entusiasmo.

La tercera, y esto es lo más importante, la meta fundamental es ganar el post debate. Las discusiones posteriores, las encuestas durante el debate. Y esto lo ganó Hillary. Las encuestas más importante, entre votantes que presenciaron el debate, las de CNN, o de PPP, le daban un margen amplio de ventaja a Clinton. En los programas de opinión del día después, con la excepción de la cadena FOX, daban por vencedora a la ex Secretaria de Estado.

trump-clinton-debate-2
Durante la primera parte del debate, que es la más vista, Trump estuvo bien y Hillary no estuvo mal. Durante el resto del debate, Trump mordió el anzuelo que Hillary le lanzó en temas en los que él siempre reacciona fuertemente, como su negativa a entregar sus declaraciones de impuestos, como su comienzo fácil en la vida como heredero de un padre rico, o como persona temperamental y riesgosa. De ahí que los resultados cuantitativos y cualitativos lo dieran como perdedor del debate.

Es cierto que faltan dos debates, pero Trump seguirá siendo Trump. Con un estilo que agrada a sus seguidores y da temor a los indecisos. Y Hillary seguirá siendo Hillary, con su estilo político de muchos años que a cierto segmento del electorado indeciso da más tranquilidad.

Son dos malos candidatos y es una campaña atípica, que ha roto todos los modelos de manejos electorales. Pero lo lógico es que en los próximos días las encuestas aumenten la ventaja de Clinton, lo que obligará a Trump a cambiar su tónica de debate. Si no lo hace, la elección se decidió este lunes.

joaquin-perez-rodriguez

Joaquín Pérez Rodríguez
Consultor electoral




Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés