Jesús Peñalver: Uno de septiembre

27 de agosto de 2016

1S Peñalver



“Madre si me matan, que no venga
el hombre de las sillas negras”.
Andrés Eloy Blanco
Andrés Eloy Blanco bandera

Aspirar los olores de la República con nariz sensible, sentir al país como dice el tango, cuesta abajo en su rodada, pero con esperanzas.

Entender a cabalidad que mientras otros países avanzan hacia el desarrollo, con sociedades más justas sin recurrir a la limosna, nosotros mostramos como huella del desastre un indígena, un indigente o un niño de la calle en cada semáforo, testimonio visible del desgraciado modelo chavista.

Rechazar el torpe afán de los corruptos, de seguir a troche y moche aferrados al poder, desconociendo olímpicamente que más del ochenta por ciento de la población no los quiere allí, aposentados en Miraflores.

Asistir entusiasmados a la concentración civil a expresar nuestro más enérgico rechazo al peor gobierno de toda nuestra historia republicana, y a los que se dicen orondos, “herederos y legatarios” de la infamia llamada chavismo, la locura que encarnó aquel milico mediocre y resentido.

Manifestantes gritan
Gritar a todo pulmón ¡ya está bueno, se acabó!, que deben respetar el derecho a convocar al referendo revocatorio del mandato de quien en mala hora ocupa el poder y sus adláteres. No a la economía que reparte miseria, compra conciencias y esperanzas, nos iguala hacia abajo. Decir no el 1S a esa otra metáfora de la pobreza.

Porque ya no es posible una cola más por comida y medicinas, por lo más elemental. Que la única que deseamos en lo inmediato, es aquella que nos permita salir de esta pesadilla que padecemos y que nunca ha debido posarse en suelo venezolano.

Una preciosa y propicia ocasión civil, civilizada y civilista para decirle no a la maldición que desgobierna y manda en Venezuela, con una pretendida “unión cívico-militar”, sin fundamentación constitucional ni legal alguna, que nos niega las libertades ciudadanas, nos quiere uniformar en un solo pensamiento, gris y triste, como es el ideario comunista, llevándonos al abismo terrible ese de perder el amor por el país, el arraigo, la venezolanidad.

El último diré como el poeta Guillermo de León Calles: “Mañana es septiembre”, y por las calles de Santiago de León de Caracas ¡marcharé!

Convencidos de la democracia marcharemos; rectitud de conciencia como base del sistema, la honestidad como norma permanente, pulcritud en las ideas y en las formas de comportamiento.

Consciente de aquella, debemos ejercerla, defenderla y sostenerla, conociendo sus ventajas sobre otros sistemas de gobierno. Así, emocionados, moderados y verdaderos dueños de nuestro ímpetu, seremos aptos para evitar que las pasiones se impongan sobre la razón.

No nos arredren durante la jornada civil y pacífica, las amenazas de tantos envalentonados chavistas amparados por la peste, con su lenguaje de matón de barrio, portero de burdel. Que cuando Aristóbulo Istúriz espeta: “Ellos van a provocar que le den un tiro a alguien, ellos van a provocar un muerto”, vuelve a dejar constancia –como buen rojito el negro- de las ideas explosivas y planes diabólicos de quienes siguen empeñados en destruir a Venezuela.

No se requiere de mucho talento o filosofía para comprender cuando un hombre es falso o hipócrita, Venezuela, desgraciadamente, ha sabido desenmascarar a muchos de sus líderes, que infieles a sus promesas, sólo han vivido su egoísmo.

Militares y narcoestado
¡Los militares siempre han fracasado en el gobierno! ¡No existe una excepción! Una verdadera lástima que la mediocridad partidista que tanto han criticado haya llegado a lo más profundo del barranco con una clase política mucho peor que adecos, copeyanos y masistas de otros tiempos.

Más serviles y menos independientes, más lacayos y lambucios, además de tristes servidores del militarismo más arbitrario y abusivo que se haya vivido en Venezuela.

Evitemos que sigan llevándonos hasta la más grande de las miserias, haciéndonos perder lo más bello de un pueblo, como es la alegría.

El 1S caminaré sus calles, no me dolerán mis pasos ni a ellas el desgaste en sus aceras, ni mis pies… La misma impronta. ¡Caracas!


Jesús Peñalver foto de jiulio 2015
Jesús Peñalver
es abogado
Columnista de Opinión
penalver15@gmail.com / @jpenalver








Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés