Dos colombianos en supuesto complot contra Maduro

27 de agosto de 2013

Magnicidio 7

Nicolás Maduro, agradeció la cooperación del gobierno de Bogotá en la identificación de dos colombianos detenidos en Venezuela, acusados conspirar para asesinarlo al. 
 
«Quiero agradecer al gobierno de Colombia toda la cooperación para identificar a los sicarios capturados y al resto de la banda contratada», escribió Maduro en su cuenta de Twitter después de que el ministro del Interior, Miguel Rodríguez Torres, anunciara las detenciones. Y sin pruebas, demostrando un irrespeto a la ley, el ministro acusó al ex presidente colombiano Álvaro Uribe de estar vinculado al plan.
 
Rodríguez presentó en rueda de prensa fotografías de los detenidos (foto), que aseguró forman parte de un comando de diez personas que planeaban ejecutar el magnicidio. Agregó que ingresaron al país el 13 de agosto por la región fronteriza del estado Táchira y que tenían como objetivo atentar contra Maduro, dentro de un plan llamado «Carpeta amarilla». Agregó que un venezolano de nombre Carlos Salcedo se encargó de su traslado y apuntó que los datos de los detenidos fueron facilitados por la Dirección Nacional de Inteligencia de Colombia.
 Sicarios 6
Rodríguez dijo que los colombianos fueron detenidos en un hotel cerca de Caracas y que en la operación les fueron incautados dos fusiles, uniformes militares y un bolso que contenía fotografías de Maduro y del presidente de la Asamblea Nacional (Congreso), Diosdado Cabello. Dijo que los colombianos fueron identificados como Víctor Johan Gueche Mosquera y Erik Leonardo Huerta Ríos, miembros de la banda «Guancho Mosco».
 
Sin pruebas acusan al ex presidente Alvaro Uribe
 
Rodríguez Torres acusó al ex presidente colombiano Álvaro Uribe de tener relación con el complot. Recordó que en junio pasado había denunciado un plan contra Maduro que se estaba organizando desde la ciudad estadounidense de Miami, Colombia y Costa Rica. «Todo el mundo sabe en Venezuela, Colombia y en el mundo que Álvaro Uribe Vélez es un hombre que está ligado y tiene control sobre grupos narcotraficantes», aseveró. Esto, olvidando sin dudas que en los Estados Unidos, muchos militares venezolanos, afectos al régimen chavista son los señalados como narrcotraficantes.
 
Maduro felicitó a Rodríguez y al personal del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) por el «trabajo impecable que hacen por la paz del país». Maduro dijo que él anda con Dios y con las «bendiciones de todo un pueblo». «Seguiremos develando y derrotando los planes de violencia», añadió.

Igualmente, en su monotema, agregó: «La reacción inmediata de la derecha frente a las capturas de sicarios me confirman la falta de escrúpulos de estos grupos fascistas. Alertas. Pero además es un indicador del juego peligroso en el que se mueven, nosotros seguiremos garantizando la paz a pesar de las conspiraciones».
 
La oposición respondió de inmediato
 
El líder de la oposición venezolana, Henrique Capriles, desestimó las denuncias de Rodríguez sobre un complot de magnicidio. «Tantas necesidades que tiene el pueblo y andan hablando de magnicidio. Por favor, nadie se cree ese cuento, hagan algo mientras están allí», dijo en un acto en la gobernación del estado de Miranda. «El pueblo se ríe de estos anuncios, pero tenemos que ver el significado que esto tiene», señaló.


Una Nota Informativa desde nuestra Mesa de Redacción
Fuente: Agencias
 
 
Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés