El “cocodrilo” Mnangagwa no es señal de esperanza para Zimbabue

26 de noviembre de 2017

Emmerson Mnangagwa





En Harare, miles han estado aclamando al nuevo presidente de Zimbabue, Emmerson Mnangagwa. Pero él no es mejor que su predecesor Robert Mugabe, dice Ludger Schadomsky.

A mediados de esta semana, comenzaron a aparecer los primeros “chitenges” con un nuevo motivo. Estos coloridos paños usados a menudo por mujeres zimbabuenses tienden a reflejar el panorama político del país y, por lo tanto, durante los últimos casi 40 años, han llevado con frecuencia un retrato de Robert Mugabe.
Mugabe
Pero ahora, con el anciano autócrata finalmente removido del cargo por una transición repentina, ya han comenzado a imprimirse con una imagen del nuevo hombre fuerte, Emmerson Mnangagwa, de 75 años.

Aunque podría ser tentador ver este nuevo rostro en Zimbabue como un símbolo de un nuevo comienzo o incluso de reconciliación nacional, sin embargo, no es para nada así. De hecho, no es coincidencia que el exvicepresidente se haya ganado el sobrenombre de “cocodrilo”. Desde los 70, Mnangagwa, dedicado con lealtad a su mentor político, ha hecho el trabajo sucio para Mugabe: primero como guardaespaldas, luego como jefe del servicio secreto y finalmente como un esbirro. El nuevo líder no solo es responsable del brutal asesinato de miles de opositores del gobierno y activistas, sino también de la masacre de campesinos blancos.

Emmerson Mnangagwa foto 2
Mnangagwa es visto como el cerebro detrás de la sangrienta represión de la rebelión de los 80 del grupo étnico Ndebele en contra de Mugabe y su mafia Shona, durante la cual miles murieron. Es difícil imaginar que los Ndebele en el desfavorecido sur del país estarán ahora felices de extenderle la mano en reconciliación al nuevo presidente.

Sin embargo, se considera que Mnangagwa está ideológicamente menos comprometido que Mugabe, y los optimistas esperan que traiga una nueva forma de “realpolitik” que sacará a Zimbabue de su aislamiento y la llevará de vuelta a la comunidad internacional. El nuevo líder dijo algo al respecto después de su juramentación el viernes.

Mnangagwa
Por lo tanto, debe reconocerse que Mnangagwa fue probablemente el hombre correcto en el lugar correcto durante este atribulado período de transición. Él conoce el negocio mejor que cualquier otra persona. Pero cuando en los últimos días los zimbabuenses gritaron “chinja”, la versión local de “cambio”, no se debieron haber referido a un hombre de 75 años cuya carrera política y de servicio secreto haya estado tan estrechamente entrelazada con el viejo sistema de Mugabe, como la de Mnangagwa.

En algunas partes de África, el cocodrilo es reverenciado como un tótem; en otras, es temido. Durante los últimos días y horas, los zimbabuenses se han dividido de manera similar. Pero una cosa está clara: para las elecciones de 2018 a más tardar, este depredador de emboscada al estilo zimbabuense tendrá que renunciar y dar paso a un cambio real.

Por: Ludger Schadomsky, analista de Deutsche Welle



Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés