Los iPad2 no son tan inofensivos…

26 de junio de 2012

ipad2portada

Mucha gente se ha quedado preocupada esta semana al leer y escuchar que el iPad2 pueden tener un efecto dañino y por supuesto no deseado  sobre algunos dispositivos médicos implantables, como las válvulas que se emplean en los niños con hidrocefalia.

Esto lo ha publicado por primera vez  el Journal of Neurosurgery, aclarando que el iPad2 contiene componentes imantado y estos podría alterar la programación de esos dispositivos cuando se colocan demasiado cerca de la válvula (a unos 5 cm). Los investigadores aseguran que podría causar un mal funcionamiento del dispositivo hasta que se detecte el problema y sea reparado. Por eso, afirman, los padres y cuidadores de estos niños deben conocer los posibles riesgos de las famosas tablas.

Han sido los investigadores de la University of Virginia, Charlottesville en los Estados Unidos quienes descubrieron esta relación, y el descubrimiento ha sido absolutamente casual. Sucedió cuando una madre acudió a su médico por problemas  generados por un mal funcionamiento de la válvula implantada en su hija que tiene 4 meses y padece hidrocefalia. Cuando se le preguntó si había notado algo extraño, ésta respondió que mientras cogía en brazos a su hija estaba con el iPad2. Así pudieron los científicos detectar el asunto y conocer la causa. Descartando otros factores externos relevantes.

¡Cuidado! no lo pongan demasiado cerca

Se detectó que a diferencia del iPad, el iPad2 sí contiene imanes, por ello los expertos expusieron a 10 válvulas programables al iPad2, a una distancia de menos de 1cm, de 1 a 2,5 cm, de 2,5 a 5 cm, de 5 a 10cm, y a más de 10cm, durante al menos 10 segundos.

Al hacerlo, las mediciones arrojaron que en las válvulas expuestas a una distancia de 01cm del iPad2, el 58% había sufrido cambios en su programación.

También hubo alteraciones si las válvulas se acercaron entre 1 y 2,5cm (5%) y entre 2,5-5cm (1%).

Aunque los resultados mostraron que a partir de 5cm las válvulas no sufrieron cambios, los investigadores no descartan esa posibilidad. No se trata de que el iPad2, u otras tabletas similares, sean peligrosas,  pero aconsejan que se tomen las precauciones necesarias como se hace con otros equipos magnéticos de uso corriente.

Alberto Guerrero Zuloaga desde la Mesa de Redacción de Gentiuno.com
gentiunoenvios@gmail.com

 

Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube