El calvario de la modelo yemení detenida por los huthis

26 de abril de 2021

Entisar al-Hammadi




Entisar al-Hammadi tiene 19 años y según denunció su abogado fue secuestrada pro los rebeldes. La acusan de acto de indecencia grave por no llevar el hiyab en un espacio público


Entisar al-Hammadi estaba empezando una carrera como modelo cuando fue detenida hace dos meses en Saná, la capital yemení controlada por los rebeldes, donde los huthis están aplicando una campaña de moral. Nacida de madre etíope y padre yemení, la joven de 19 años había sido fotografiada en Internet con trajes tradicionales, así como con chaquetas de cuero y vaqueros, y a veces iba sin pañuelo musulmán.

Entisar al-Hammadi foto 2
Con sus altos pómulos y sus penetrantes ojos verdes, Hammadi tenía varios miles de seguidores en Instagram y Facebook, donde publicaba sesiones con estilistas y diseñadores locales.

Los huthis, apoyados por Irán, que arrebataron la capital yemení al gobierno en 2014 y controlan gran parte del norte, no han comentado su suerte. Sin embargo, el abogado de Hammadi, Jaled al-Kamal, dijo que era un objetivo por trabajar en la industria de la moda, que los rebeldes chiíes consideran una violación de la cultura islámica.

Hammadi fue secuestrada el 20 de febrero junto con otras dos modelos y su amigo que las llevaba a una sesión fotográfica, dijo el abogado a la AFP. “Todavía no sé de qué se la acusa”, dijo. Según Kamal, se ha intentado difamar a la joven, con informes locales no verificados que alegan que estaba involucrada en la prostitución y las drogas.

“La fiscalía intenta hacer ver que se trata de un acto de indecencia grave, alegando que mi clienta se ha soltado dos mechones de pelo o que no llevaba el hiyab en un espacio público”, dijo.

La sociedad yemení, aunque conservadora, ha dejado tradicionalmente espacio para las libertades individuales y ha cultivado el aprecio por la música y el ocio. Pero todo eso cambió con el ascenso de los huthis.

Entisar al-Hammadi foto 3
La detención de Hammadi se produce tras una serie de incidentes en las zonas controladas por los rebeldes que ilustran la determinación de los huthis de imponer su propio código moral a los yemeníes, que llevan años soportando un conflicto intenso.

Se han cerrado restaurantes en los que se mezclan hombres y mujeres y, según los informes, las mujeres han sido acosadas por llevar cinturones alrededor de sus túnicas abaya, y los rebeldes se los han arrancado diciendo que la silueta que crean es demasiado “excitante”.

El 21 de abril se abrió finalmente una investigación sobre el caso de Hammadi, según su abogado, pero no se han aclarado los cargos contra ella. El amigo que la conducía está siendo procesado por posesión de hachís, dijo, pero los dos casos se han separado.

Esencialmente, dijo, el grupo fue atacado porque los Huthis “odian el arte y a los artistas”. “Intentan acusarla de cualquier delito por su trabajo, al que los huthis se oponen”, como si dijeran “‘¿Cómo te atreves a ser modelo en un país musulmán?”.

Catástrofe para las mujeres

Kamal ha buscado el apoyo de grupos de la sociedad civil que han lanzado una campaña online bajo el hashtag #FreeEntisar.

Entisar al-Hammadi foto 4
“Según la visión de los hutíes, este asunto es moral porque son un grupo religioso extremista”, dijo Tawfik al-Hamidi, director de la Organización SAM para los Derechos y las Libertades. “La actividad de Entisar y el campo del modelaje de moda es nuevo en Yemen, y es algo que el grupo no puede aceptar”, dijo el activista de derechos humanos yemení con sede en Viena.

La violencia y la discriminación contra las mujeres y niñas yemeníes se ha agravado como consecuencia de la guerra que ha asolado el país, dejando decenas de miles de muertos y millones de personas al borde de la hambruna.

Hamidi afirmó que la situación de las mujeres en Yemen -donde los huthis luchan contra un gobierno respaldado por una coalición militar liderada por Arabia Saudí- es “catastrófica”, y que todos los bandos enfrentados contribuyen a ella de una forma u otra. Pero es peor bajo los huthis, que han adoptado un modelo iraní del código moral musulmán.

“Las detenciones, las torturas, las desapariciones forzadas y la violencia sexual son especialmente frecuentes en Sanaa”, afirmó. Los rebeldes han atacado a las mujeres en cuanto a derechos económicos, libertad de movimiento y exclusión de los empleos del sector público. “Es una chica de 19 años llena de ambición, pero la situación es la que es, por desgracia”, dijo Hamidi sobre su cliente.

Una Nota informativa. Fuente: Agencias





Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube