Ángela Oraa: Los Rollings Stones con Dios y con el Diablo

26 de marzo de 2016

rollings stones en cuba




He seguido con detalle el conciertazo de los Rollings Stones en La Habana post la apoteósica visita de Barak Obama. Ayer te metían preso sí escuchabas la música de esos «demonios» y hoy hasta Fidel se menea en su silla de ruedas escuchando «simpatía por el diablo». Hubo un músico cubano que dijo: estamos muy viejos para escuchar esta banda y demasiado jóvenes para morir.

Rolling Stones y Fidel Castro vistos por EDO
Necesito que alguien me explique tanto aplauso. Cuando cayó el Muro de Berlín la celebración masiva frente a los maravillados ojos del mundo, ocurrió en paralelo al hecho palpable y contundente del muro volviéndose añicos. Vimos en vivo y en directo por TV, frenéticos mandarriazos de gente pulverizando ladrillos, testigos silentes del oprobio comunista.

Yo que soy especialista en fiestas, rumbas, guateques, picoteos y afines, cuando se organiza una celebración es porque hay un motivo.

La cacareada «apertura» es un deseo, una vaina aspiracional, una coquetería que como la define Milan Kundera: «es una promesa de coito no garantizada».

Deseos no preñan. Entre otras menudencias, en Cuba se pasa hambre, Guantánamo sigue en pie, las cárceles están repletas de presos políticos.
Cuba miseria 5

Lo que egoístamente más me duele de ese fiestón al que asistieron 500.000 personas gratis, es no haber conseguido pasaje para hacerme un selfie con Richard Gere y Naomi Campbell.

De pana, el mundo está al revés. Que siga la fiesta…

Rolling Stones Maduro pagó
P.S: al momento de escribir esta reflexión me entero por las noticias que el gobierno venezolano corrió con los gastos de la logística.



Ángela Oráa
Angela Oráa

Relacionia Pública, experta en imagen

angela.oraa@gmail.com
@angelaoraa






Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés