¿Ejecución? No, asesinato

25 de noviembre de 2012

Hamasejecuciones

La foto dio la vuelta al mundo ayer. Los pacíficos militantes de Hamás asesinaron a seis compatriotas en Gaza. Y arrastraron el cadáver de uno de ellos por ese territorio, desde una moto. Les acusaban de ser colaboracionistas con las autoridades de Israel. Puede que incluso fuera cierto que hubiese alguna cooperación. Y que esa colaboración pudiera ser considerada desde algún punto de vista traición. Pero nunca podremos saberlo con certeza.

La prensa occidental biempensante informaba ayer -incluso en portada- de que el supuesto colaborador de Israel había sido «ejecutado». ¡Ejecutado! Eso querría decir que había sido sometido a algún tipo de proceso que dictaminó una pena de muerte posteriormente «ejecutada». Pues más bien parece que no. Fue vilmente asesinado sin ningún tipo de proceso ni posible defensa de su actos. Y ya nunca se podrá defender más que ante Dios. Ante el mismo Dios -cualquiera que sea su advocación- ante el que esos biempensantes tampoco creen que pueda defenderse por la simple razón de que niegan su existencia.

Escudo israelí antimisiles «Cúpula de Hierro'»

Con todo, es posible que esta nueva batalla entre Israel y esta facción palestina de Hamás no pase a la historia por esta barbarie. Quizá sea más relevante el hecho de que Israel esté poniendo a prueba con enorme efectividad -por primera vez- su escudo antimisiles. La Franja de Gaza ha sido utilizada durante lustros como una base de lanzamiento de misiles contra Israel. En 2004, el último año completo en el que Gaza estuvo bajo control israelí, se dispararon desde ella 281 misiles. En 2006 la cifra llegó a los 1.777. Al fin, en 2008 Israel logró cortar de raíz esos ataques que ahora se reanudan. Pero el 90% de ellos son interceptados en el aire. Los misiles iraníes fracasan. Estamos en otra era.

Ramón Pérez-Maura
Periodista
Articulista del ABC de España
@PerezMaura

Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés