Carlos y Camila y su inoportuno viaje a Cuba

25 de marzo de 2019

Carlos de Inglaterra en Cuba foto 2





Es la primera vez que miembros de la familia real británica viajan a la isla, gobernada desde 1959 por una dictadura comunista. El evento muestra una mejora en las relaciones entre La Habana y Londres, pero puede significar un conflicto para el Reino Unido por las recientes críticas de su aliado Estados Unidos a la presencia cubana en Venezuela

El príncipe Carlos de Inglaterra y su esposa Camila, duquesa de Cornwall, llegaron este pasado domingo a Cuba en una visita de tres días, la primera oficial de miembros de la realeza británica al país caribeño gobernado desde 1959 por una dictadura comunista. Esta escala en la gira caribeña con seguridad y muy merecido, generará un conflicto entre Londres y Washington, que en los últimos tiempos ha redoblado sus críticas a La Habana por su rol en la crisis política en Venezuela.

El objetivo declarado del viaje es desplegar una “diplomacia constructiva” y estrechar los vínculos con La Habana. Londres inició el acercamiento en 2016 al calor del deshielo de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba. Ahora con Donald Trump en la Casa Blanca, las cosas han cambiado en Washington, pero el Reino Unido mantiene su interés económico por Cuba, especialmente ahora, en pleno Brexit.

Homenaje a José Martí

El domingo, primer día de visita, el heredero británico rindió homenaje en la Plaza de la Revolución a José Martí. Allí, con las efigies de Ernesto Che Guevara y Camilo Cienfuegos de fondo, Carlos de Inglaterra depositó una ofrenda floral en memoria del héroe nacional cubano.

“Hubiéramos querido que viniera uno de sus hijos”

En el programa de la pareja se incluyó también un paseo por la Habana Vieja y una reunión con el presidente Miguel Díaz-Canel. En los últimos días, el trabajo ha sido intenso en el parque Diana de La Habana, creado en memoria de la fallecida princesa Diana de Gales.

“Nosotros (estamos) muy contentos con que vengan, con que estén aquí. Hubiéramos querido que viniera uno de los hijos de Diana” explica Margarita Rego, responsable del jardín Diana.

El Reino Unido sigue su acercamiento a la isla pese a las sanciones de EEUU

Carlos de Inglaterra en Cuba 4 fotos
Carlos y Camilla también inaugurarán la construcción de un parque fotovoltaico financiado con fondos británicos y visitarán el Centro de Inmunología de La Habana, una de las instituciones que utiliza la mentirosa revolución añeja para mentir sobre su “maravillosa” investigación médica.

La Unión Europea es ya el principal socio comercial de Cuba y el Reino Unido, en pleno Brexit, no quiere quedarse al margen de las oportunidades de negocio. Londres se interesa, sobre todo, por dos sectores: el turismo (cerca de 200.000 británicos vienen cada año a la isla) y la energía.

En febrero, el senador estadounidense Rick Scott, ex gobernador de Florida, le escribió una carta a los monarcas para pedir que modifiquen sus planes. “Los invito a visitar Florida para conocer de primera mano las seis décadas de atrocidades, opresión y miseria que el régimen infligió a los cubanos”, escribió el republicano. “Será recibido por una vibrante población cubana dedicada a poner fin a las décadas de tortura, represión, encarcelamiento y muerte que ha sufrido el pueblo de Cuba”, añadió. No fue suficiente para convencer a la pareja.

Por supuesto príncipe heredero no tuvo ni tendrá encuentros con disidentes ni con los organismos de derechos humanos que denuncian las violaciones perpetradas por el régimen, ni tampoco ninguna referencia a la crisis política en Venezuela, donde tropas cubanas prestan apoyo al régimen chavista en contra del presidente interino Juan Guaidó.

Carlos de Inglaterra en Cuba foto 1
Antes, Carlos y Camila caminaron por La Habana Vieja acompañados por el esbirro “historiador de la ciudad”, Eusebio Leal, quien les mostró sitios históricos de la antigua villa, que cumplirá 500 años el próximo noviembre y fue tomada por tropas inglesas en 1762, que derrotaron al ejército español y ocuparon la plaza por once meses.

El martes se espera que el Príncipe de Gales presida la ceremonia de inicio de la construcción de un parque fotovoltaico de financiación británica en la Zona Especial de Desarrollo del Mariel, proyecto estrella del Gobierno cubano para seguir captando capital extranjero y continuar lo único que hacen bien que es ser chulos siempre a la espera de ver a quién le sacan dinero.

Mañana martes, también Carlos y Camila  asistirán a una gala cultural en el Gran Teatro de La Habana “Alicia Alonso”.

El miércoles 27, antes de partir en la tarde, Carlos y Camila visitarán el Centro de Inmunología Molecular de La Habana, un sector en el que el Reino Unido busca estrechar la colaboración.

La ajetreada agenda de la pareja en La Habana también incluirá contactos con emprendedores cubanos, recorridos por centros comunitarios, instituciones culturales y una visita a un club de autos clásicos británicos en La Habana. No está previsto, sin embargo, que el heredero al trono visite el Jardín Princesa Diana de Gales, dedicado en la capital cubana a la memoria de su ex mujer fallecida en 1997.

Lady Di se convirtió en un fenómeno global tras casarse en 1981 con Carlos y dedicar su vida a la defensa de minorías y el apoyo de causas sociales. Más aún, su figura generó mayor simpatía cuando se divorció de Carlos en 1992 en medio de una escándalo de infidelidad protagonizado por el príncipe y precisamente Camila Parker-Bowles, con quien luego se casó.

La historia trágica de la princesa Diana culminó en 1997, cuando perdió la vida en un accidente de tránsito mientras intentaba escapar de los paparazzi.

Pero lejos de parecer conocer el homenaje habanero a su ex mujer, el príncipe de Gales anunció que quiere conocer sobre las experiencias cubanas en la aplicación de la agricultura orgánica, el trabajo en las energías renovables, el desarrollo comunitario y la danza, por supuesto ni se da por aludido sobre los presos políticos  los 60 años de tiranía.

La duquesa de Cornwall por su parte tiene un interés particular en las iniciativas para combatir la violencia de género, así como los sistemas cubanos de educación y salud. Ella y su marido demostrando la complicidad con los esbirros cubanos.

Carlos y Camila se mostraron interesados en conocer “más sobre el reciente desarrollo del debate ciudadano en redes sociales dentro de la isla, que recientemente activó el servicio de internet móvil”. Pero por el momento no se ha confirmado que bajo esa fórmula eufemística la agenda de incluya una reunión con la disidencia local.

Cuba será una de las paradas en el viaje del Príncipe de Gales y la duquesa de Cornwall por varias naciones del Caribe, que incluye Santa Lucía, Barbados, San Vicente y las Granadinas, San Cristóbal y Nieves, Granada e Islas Caimán.

Según fuentes diplomáticas británicas, esta visita de tan alto nivel es un reflejo del buen estado de la relación entre el Reino Unido y la isla que hay que resaltar que la oprime una tiranía.

Ahora, el actual presidente estadounidense Donald Trump ha reimpuesto las restricciones al comercio y el turismo y ha aumentado sus críticas al gobierno comunista por su presencia con militares y agentes de inteligencia en Venezuela, en apoyo del dictador Nicolás Maduro.

“Por décadas las dictaduras socialistas de Cuba y Venezuela se han apoyado mutuamente en un esquema muy corrupto. Maduro no es un patriota venezolano, es un títere cubano”, dijo Trump en febrero.

La Habana y Londres han trabajado por estrechar sus vínculos desde la visita a Cuba en 2016 del entonces secretario de Estado para las Relaciones Exteriores del Reino Unido, Philip Anthony Hammond (actual ministro de Hacienda).

El diálogo bilateral recibió un impulso en noviembre pasado con la breve estancia en la capital británica del presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, en su primera gira por naciones de Europa y Asia tras recibir la jefatura del Estado de manos del expresidente Raúl Castro en abril de 2018.

Una Nota desde nuestra Mesa de Redacción
Fuente: Agencias


Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube