Jesús Peñalver titula: Memoria y cuenta

25 de enero de 2015

Memoria con chuleta




“La memoria es del demócrata, del
autócrata el olvido.”
Américo Martìn

Mucho se ha dicho sobre el nuevo circo montado en la gallera nacional, pero como las palabras se hicieron para decirlas, no me quedaré atrás. Además, quizás aquellas no salvan, pero el silencio condena.

Lo que ha debido ser el cumplimiento de una obligación de rango constitucional, una verdadera “memoria y cuenta” de lo ejecutado presupuestariamente, es decir, rendir lo recibido mediante la explicación detallada del uso de los recursos en obras y servicio de interés colectivo, como se vio y sin lugar a dudas, se convirtió en una sarta de mentiras y denuestos, un rosario de lugares comunes y desde luego, la odiosa y continuada mención al muerto Chávez, el mismo de la foto que ennegrece el hemiciclo.

Padre e hijo delincuentesEl mismo que mal gobernó hasta el hartazgo, 14 años de una pesadilla coloreada de un rojo alarmante. El país sufrió el hartazgo catorceañero a merced de un ser despreciable que encarnó la suma de todos los defectos morales del venezolano.

Como Chávez, Nicolast ha vuelto a atropellar todo el ordenamiento jurídico venezolano, se ha burlado de toda convención del derecho que lo obliga a presentar la Memoria y Cuenta conforme a la ley. Quizá un pin o un fax, hubiera sido mejor y ahorrado al país una cadena escandalosamente inútil.

Chávez NO expropió, despojó de su propiedad a innúmerables ciudadanos honestos, y en ese estilo con lenguaje de matón de barrio, Nicolast amenaza con expropiar, intervenir u ocupar propiedades ajenas, con el manido argumento de una “guerra económica” que solo existe en las mentes diabólicas de la revolución. (sic)

Como el muerto, el memorioso cuentista Maduro volvió a insultar en cadena, sin explicar siquiera si logró recoger unas puyas en su periplo, en su reciente gira alrededor del mundo con 80% de impopularidad.

Tampoco se refirió a la dupla Castro-siniestra ni a su acercamiento con el impero norteamericano. Mapurite sabe lo que hace, y los aires no están tan buenos, ni siquiera en la Patagonia.

Enajenada nuestra soberanía nacional a los designios de la oprobiosa dictadura cubana, y ahora a otras potencias del mundo, no sé si Dios en su misericordia infinita tendrá tiempo en su agenda y algunos milagros dispuestos a mandarlos a esta Tierra de Gracia. Yo creo que sí, pero debemos poner de nuestra parte.

Hampa maduroTampoco se refirió en su “mensaje” a la acción asesina del hampa y del malandraje que reina en el país, como buen alumno que es de aquel muerto que llamó “bienandro” a un delincuente. Sin eufemismo, nos están matando, no solo el hampa común sino también la administrada, con total impunidad garantizada.

Un miserable sigue convenciendo a un pueblo noble e inerme, escaso de talento para advertir la verdad y frente a las injusticias públicas y ante la violencia de los particulares, sea lícito decir lo siguiente: denunciemos todas las violencias que oprimen, explotan, aplastan y matan al hombre; y, al mismo tiempo, ataquemos duramente la conciencia de todos los responsables.

No colaboremos con ninguna de las violencias, con ninguna injustica, sea cual sea, y no seamos nunca cómplices de ello por el silencio.

Conviene desobedecer las leyes injustas. Ningún hombre, debe obedecer una ley injusta.

Uno de los más fascinantes episodios de la novela Cien años de soledad, es el de la peste del insomnio, cuya consecuencia es el olvido, pero hoy quise referirme a la trágica que nos toca protagonizar en Venezuela.



Jesus Peñalver foto 2014

Jesús Peñalver es abogado

Columnista de Opinión
penalver15@gmail.com / @jpenalver





Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés