Pobreza y violencia, telón de fondo en las elecciones hondureñas

24 de noviembre de 2013

Honduras pobreza

 
Dos candidatos igualados en las encuestas enfrentan modelos antagónicos para salvar a un país en caída libre
 Honduras candidatos

Las elecciones generales que se celebran este domingo en Honduras suponen el final del bipartidismo de signo conservador que ha dominado la política del país durante más de un siglo. Si el Nacional y el Liberal se han repartido la presidencia desde finales del siglo XIX, en alternancia sólo interrumpida por tres golpes de Estado, la irrupción en estos comicios del Partido Libertad y Refundación (Libre), de corte izquierdista, pone sobre las urnas un modelo diferente para afrontar el futuro del país más pobre de Iberoamérica y el más violento de todo el planeta.
 
Xiomara Castro, esposa del depuesto presidente Manuel Zelaya, ha recuperado en campaña las « recetas» que condujeron a su esposo al exilio, a punta de metralleta, cuando intentó aplicarlas en 2009 al margen de la ley y de las instituciones. En esencia, su programa promueve la convocatoria de una Asamblea Constituyente que «refunde el país» y lo mueva hacia un «socialismo democrático» de inspiración chavista. La meta es revertir las cifras que sitúan al 67 por ciento de los ocho millones de hondureños en la pobreza, y a un 43 por ciento en la indigencia. Según el último sondeo electoral de Gallup, Castro suma el 28 por ciento de las preferencias electorales.
 
Honduras violencia20 muertes violentas al día
 
Con el 27 por ciento de las intenciones de voto, el candidato oficialista Juan Orlando Hernández centró su campaña en el otro gran problema del país: la inseguridad. Con el mayor índice de asesinatos de todo el mundo, 85 por cada 100.000 habitantes, en Honduras mueren de forma violenta un promedio de 20 personas al día. Para combatir esta sangría, Hernández propone la definitiva implantación de un cuerpo especial armado, la Policía Militar, que sustituya a la corrupta e ineficiente policía civil.
  
Honduras, agobiado por una severa crisis económica, obtuvo en 2010 del Fondo Monetario Internacional financiación por 202 millones de dólares, pero en 2012 no pudo renovar el préstamo al no cumplir con las objetivos pactados. La deuda interna se ha multiplicado por cuatro en los últimos seis años, hasta alcanzar los 2.900 millones de dólares, y el déficit fiscal previsto para 2013 del 6 por ciento del PIB se hace difícil de financiar. Tanto Castro como Hernández coinciden en que buscarán el apoyo del FMI, pero ambos descartan devaluar el lempira, la moneda nacional, como reclama dicho organismo entre otra serie de medidas para alcanzar un nuevo acuerdo.
 
Dinero sangreEl poder de los «turcos»
 
Es también el país con mayor desigualdad del continente. Frente al salario mínimo más bajo de la zona, el segmento más rico de la población participa en más del 40 por ciento del ingreso nacional. La riqueza sigue concentrada en un reducido grupo de familias inmigrantes establecidas en el país desde hace un siglo: los Facussé, los Canahuati, los Nasser o los Larach; son los llamados «turcos», cristianos de origen palestino y, en menor medida, sirio y libanés, que acaparan la economía, la prensa y la política, pues su influencia es notable tanto en el Nacional como en el Liberal.
 
Ante ello, Xiomara Castro propone revertir las privatizaciones de sectores estratégicos, promover una reforma agraria y revocar las leyes que, a su juicio, violan los derechos de los trabajadores. Por el contrario, Hernández abandera las políticas de libre mercado y busca privatizar carreteras y ampliar la base tributaria.
 Honduras elecciones 2013
Los catrachos, como se conoce en la región a los hondureños en referencia al general Florencio Xatruch, elegirán a casi tres mil cargos públicos ante la vigilancia de 250 observadores internacionales.
 
 
 
Manuel M Cascante

Manuel M. Cascante
Periodista espeñol
Corresponsal del ABC de España en Ciudad de México






Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés