La caravana de migrantes, un regalo para Trump

24 de octubre de 2018

Caravana de Migrantes Oct 2018 foto 4






Trump atiza la xenofobia de sus seguidores de cara a las elecciones de mitad de mandato como lo hizo en 2016 durante su campaña por la presidencia de EE. UU.

Este pasado martes (23.10.2018), en uno de varios mensajes dedicados a la llamada “caravana de migrantes” latinoamericanos encaminados hacia Estados Unidos, el presidente Donald Trump escribió en la red social Twitter: “Recuerden las elecciones de mitad de mandato”. Usando una jerga militarista para describir a las millares de personas que avanzan hacia la frontera estadounidense –y alegando sin evidencia que criminales y “desconocidos del Medio Oriente” viajaban en medio de la multitud–, el mandatario culpó a los demócratas y a las cortes del país de haber impedido la implementación de políticas migratorias más severas. Al mismo tiempo, la Casa Blanca acusó a los Gobiernos de El Salvador, Guatemala y Honduras, los países de origen de la mayoría de los migrantes en cuestión, de no haberles prohibido la riesgosa travesía.

Caravana de Migrantes Oct 2018
“El hecho de que esto ocurra en este momento no podría ser mejor para Trump; esta ‘caravana’ es un regalo para él y para el Partido Republicano de cara a los comicios de mitad de mandato”, sostiene Cynthia Arnson, directora del programa latinoamericano del Wilson Center, uno de los centros de investigación independientes más importantes de la nación norteamericana para el desarrollo de políticas globales.

Cynthia Arnson
La experta agrega que al asociar a los migrantes centroamericanos con el crimen organizado y el terrorismo, Trump simplemente recurre a una táctica electoral que lo ayudó en las urnas en 2016. “Yo creo que ese es el impulso que lo lleva a hacer los comentarios que hace en Twitter y a atizar la xenofobia de sus seguidores. Su Ejecutivo ha sido consistente a la hora de vincular a los migrantes con el crimen en contra de toda evidencia”, dice Arnson.

Trump no puede contra migrantes desesperados

Caravana de Migrantes Oct 2018 foto 2
Aunque es poco probable que el discurso populista de Trump persuada a los votantes indecisos, se da por sentado que éste será bien acogido entre sus simpatizantes más leales, y éstos podrían sellar una nueva victoria para el presidente si se toman en serio las elecciones de mitad de mandato y van a las urnas masivamente. “Esta elección la decidirá el factor ‘participación’.

Karen Alter

Politóloga Karen Alter

Trump está apelando a los temores de mucha gente y prometiendo detener los flujos inmigratorios con la esperanza de que eso convenza a sus acólitos de votar”, señala la politóloga Karen Alter, de la Universidad del Noroeste, situada en Evanston, Illinois. Una encuesta publicada a principios de octubre por el Pew Research Center apunta a que la fijación estratégica de Trump en la cuestión migratoria podría generar los resultados esperados en el Salón Oval.

El sondeo reveló que “la inmigración ilegal es el principal problema del país a los ojos de quienes suelen votar por el Partido Republicano, pero aparece en el puesto 18 del ranking de los asuntos que preocupan a quienes tienden a votar por el Partido Demócrata”. De más está decir que la política de “mano dura” anunciada por Trump no evitará que Estados Unidos siga siendo un imán para decenas de miles de latinoamericanos, advierte Alter. “El verdadero problema es que en América Latina hay Gobiernos cayéndose a pedazos como los vagones de un tren que se descarrila en cámara lenta; es esa situación la que genera esta crisis migratoria”, explica la especialista de la Universidad del Noroeste. En El Salvador, Honduras y otros países de la región, tanto la violencia política como la criminal obliga a familias enteras a emigrar en busca de seguridad.

Atacando la raíz del problema

La corrupción generalizada de las fuerzas policiales y la actuación de pandillas y carteles de la droga superan la capacidad de los Gobiernos para garantizarle a la ciudadanía el más fundamental de los derechos, el derecho a la vida. “La gente está abandonando esos países por desesperación. De ahí que nada de lo que haga Trump –ni amenazar con suspender la cooperación bilateral para el desarrollo, ni jurar que va a construir una pared en la frontera mexicano-estadounidense– pueda detenerlos”, alerta Alter. Es más: interrumpir el auxilio económico proveído por Washington a El Salvador, Guatemala y Honduras sólo agravaría las estrecheces que atraviesan sus habitantes y llevaría a miles de ellos a intentar buscar refugio en Estados Unidos. Las soluciones para este complejo escenario pasan por un cambio de políticas de la Casa Blanca hacia Latinoamérica.

Caravana de Migrantes Oct 2018 foto 5
“La única respuesta duradera a estos problemas debe ser buscada en la región y debe incluir la superación de las penurias y la violencia que dan pie a la emigración porque la gente percibe que no tiene ni futuro ni seguridad en su tierra natal”, esgrime Arnson.

Alter acota que Estados Unidos tendrá que prestarle más atención a América Latina de la que le ha prestado en varios lustros. “La buena noticia es que no tenemos a terroristas fundamentalistas en América Latina y que las causas de la emigración en el subcontinente son crisis internas que Washington realmente podría contribuir a aliviar”, arguye Alter.

Una nota informativa de Michael Knigge



Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés