¿Y cómo se llaman los dedos de los pies?

24 de agosto de 2014

Dedos de los pies




Seguramente alguna vez le ha caído un objeto pesado en el pie, y al querer decir en qué dedo, ha dicho algo como “…aquí, en el que está al lado del dedo chiquito”. Y es que nadie nos ha dicho cómo se llaman. Lo que sí está clarísimo es que no se llaman igual que los de las manos.

dedos del pie“Dedo” viene del latín “digitus”. La palabra “digital” es un cultismo referido a los números que se pueden contar con los dedos. En cuanto a los nombres particulares de estos útiles amiguitos, sabemos que el meñique, “el dedo pequeño”, proviene del cruce de “menino” (niño, en portugués) y “mermellique” o “*margarique”, del francés antiguo “margariz” (renegado, traidor, papel a veces atribuido en consejas a este dedo). También es conocido como “auricular”, de “auris” (oreja), ya que puede adentrarse un poco más que sus compañeros en el orificio auditivo.

El dedo anular (“anularis”, “del anillo”), se denomina así por la costumbre de llevar el aro nupcial en él, costumbre iniciada en el antiguo Egipto y que de Roma pasó a otras civilizaciones. Quizás esto provenga de la creencia de que este dedo se unía directamente con el órgano del corazón por medio de un nervio (representado en algunas láminas anatómicas chinas). Es posible que de aquí provenga la ilusión de muchas por el anillo de boda: tras el dedo estaría el corazón.

Manos dedos“Del corazón” se llama precisamente el dedo cordial o dedo medio, pues está en el centro de la mano así como el corazón es centro motor de nuestro cuerpo. En cuanto al índice, no es difícil entender que viene del latín “index” (indicador); es llamado también dedo mostrador o dedo saludador.

Debemos detenernos en el especial caso del pulgar. Su nombre proviene del latín “pollex”, que según etimología popular vendría de su empleo para aplastar las pulgas (pullex = pulga). De hecho, en Mallorca se le llama “matapuces”, y en gallego “matapiollos”. De la importancia funcional que se le daba al pulgar ya en la antigüedad nos hablan hechos como que Julio César castigara con la amputación de este dedo a los galos rebeldes, que los legionarios romanos que habían perdido el pulgar en batalla fueran licenciados inmediatamente, o que en el algunos países del Medioevo se castigara con la amputación del pulgar a aquel que hubiese ocasionado graves lesiones a su adversario en una pelea. Es además el dedo que ha dado lugar al nombre de una unidad de medida, la “pulgada”.

dedos del pie 2En cambio, los dedos del pie no tienen nombre, sino número, contado siempre desde el borde interno al externo del pie. Solo el primer dedo tiene nombre además del número ordinal: es el dedo gordo, grueso o hallux… pero nunca pulgar, pues este no funciona en el pie de la misma forma (tampoco en la mano existe “dedo gordo” sino “pulgar”). Desde el dedo gordo, los demás irán numerados desde el segundo al quinto. Cabe aclarar que según la RAE, “artejo” proviene del latín “articulus” (nudo) y sería en zoología ‘cada una de las piezas, articuladas entre sí, que forman los apéndices de los artrópodos’ (no se refiere específicamente a los dedos humanos).

JuanetePara terminar, ¿han oído hablar del “sexto dedo”? ¿Sabía que una de sus más orgullosas embajadoras es Victoria Beckham? Me refiero al famoso “juanete” (hallux valgus).

Y sí, viene de “Juan”, ‘nombre rústico frecuente, pues se atribuía a rústicos ser juanetudo’ (DRAE, 2001) y está relacionado con un antiguo dicho popular: “A Juan le salió un juanete”, o sea una protuberancia que alcanzaba casi el tamaño del susodicho.


Karent Urízar González
Universidad de Piura
Perú







Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés