Nuestra hipocresía con Egipto

24 de agosto de 2013

Egipto 909

 
Europa, incluyendo España, Estados Unidos, Rusia, China, la India, Israel, en realidad la mayoría del mundo, aplauden a escondidas el golpe de Estado de los militares egipcios, aunque lo condenen verbalmente y digan escandalizarse con la sangre que inunda el país. 
 Egipto 0800
Los medios informativos muestran el dolor de los familiares de los muertos, la mayoría seguidores del presidente islamista depuesto, Mohamed Mursi, y la opinión pública, recordando otros aciagos golpes militares, llama genocidas a los espadones egipcios. 
 
Esa visión del dolor impide recordar que así se construye la historia: todos los países son herederos de guerras muchas veces entre malos y peores. 
 Egipto 0600
En este caso el Alá de los militares es sanguinario, pero menos sádico que el de los Hermanos Musulmanes (HHMM) de Mursi. 
 
Esos hombres ensangrentados y sus mujeres mentalmente tiranizadas, que inspiran piedad, están así porque los militares les han impedido imponer las ablaciones, el derecho a capturar esclavas sexuales, preferentemente cristianas, a lapidar mujeres, a ahorcar homosexuales y ejercer otras formas del más sórdido machismo medieval. 
 Egipto 782
El islam político más que una fe es un disfraz del machismo, y los islamistas, ahora asustados, asesinan sádicamente a quienes niegan sus derechos viriles. 
 
Con Mursi, los HHMM habían comenzado ya la caza de los entre siete y diez millones de cristianos, trataban de fanatizar al resto de los egipcios, y aterrorizaban a las mujeres que veían independientes. 
 
Con la posibilidad de un Oriente Cercano bajo los islamistas, que siguen luchando en Siria y se extienden por el resto de los países, las naciones no islamistas se alarmaron y dieron por bienvenido el golpe. 
 
Igual que la salafista Arabia, que tiene otros planes más sutiles para el expansionismo global del islam. 
  Abdel Fattah al Sisi
Todos niegan que apoyan silenciosamente al general Al Sisi como si aplicaran la taqiyya, el derecho musulmán a engañar para imponer su religión.


Manuel Molares do Val
Manuel Molares do Val (*)
molares@yahoo.es
*Periodista español, trabajó para la Agencia EFE como corresponsal permanente en México, Bélgica, la República Popular China –el primer periodista español destinado allí–, y EE.UU. Fue enviado especial en todo tipo de acontecimientos en los cinco continentes.


 
Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés