Científicos chinos muestran que comer menos alarga la vida

24 de julio de 2013

Comer poco

 
La restricción de calorías derivada de estar a dieta puede ayudar a alargar el tiempo de vida en animales y también en humanos. Comer menos expande la flora bacteriana saludable en el aparato digestivo. Esto reduce el número del tipo de bacterias que pueden dañar el organismo.
 
No parece que comer mucho, demasiado, alargue la vida y sin embargo la austeridad a la hora de alimentarse sí nos aparece vinculada a personas centenarias, cuando no a sabios y eremitas que comiendo frugalmente disfrutan de una larga existencia. Pero más allá de lugares comunes la ciencia ha demostrado que comer menos alarga la vida. Un equipo de científicos chinos de la Universidad de Jiao Tong, en Shanghái (China) asegura haber descubierto, tras una serie de experimentos en ratones, que la restricción de calorías derivada de estar a dieta puede ayudar a alargar el tiempo de vida en muchos animales, y también en humanos.
 Shanghai University

Las pruebas en ratones mostraron que comer menos favorece la expansión de flora bacteriana saludable en el aparato digestivo, lo que reduce a la vez el número del tipo de bacterias cuya actividad acaba siendo dañina para el organismo. El estudio de Jiaotong permite confirmar así los efectos positivos de las dietas en humanos. Según Zhao Liping, investigador jefe de la Escuela de Biotecnología y Ciencias de la Vida de la universidad china, se ha conseguido demostrar que estos niveles de bacterias son una clave para determinar la salud y el tiempo de vida en los humanos.


Raton comiendo“La restricción de calorías se percibe como el único régimen experimental que puede extender de manera eficaz el tiempo de vida en varios modelos animales, pero el mecanismo que lo hace posible sigue siendo controvertido”, explica el resumen del artículo que publicar la web de la revista Nature.

Los microorganismos intestinales tienen un papel crucial en la salud de sus huéspedes, “y a su estructura le da forma sobre todo la dieta”, continúa. “Aquí mostramos cómo una restricción de calorías a lo largo de toda la vida, en dietas tanto altas como bajas en grasas, y no el ejercicio voluntario, cambian significativamente la estructura general de la colonia de microorganismos intestinales del ratón”, precisa el grupo encabezado por Zhao.

El resultado de aplicar este tipo de dietas, señala, “sugiere que los animales bajo una restricción calórica pueden establecer una arquitectura de microbios intestinales estructuralmente equilibrada, que puede forzar un beneficio de salud para el huésped por la reducción de la carga de antígenos del sistema digestivo”.

LactobacilosLos investigadores chinos descubrieron así que algunos tipos de bacteria, como los lactobacilos, contribuyen a alargar el tiempo de vida y se benefician de la restricción de calorías. Al mismo tiempo, vieron que la dieta reduce el número de bacterias que contribuyen a acortar el tiempo de vida, y comprobaron que también se reducían los niveles en el suero sanguíneo de un tipo de toxina, la proteína del lipopolisacárido (LPS), un indicador asociado habitualmente con las inflamaciones.

Una Nota Informativa desde nuestra Mesa de Redacción
Fuente: Agencias
 


Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés