Pedro Corzo titula: Sudamérica en Elecciones

24 de enero de 2021

Latinoamérica elecciones 2021




Varios países de América Latina celebran elecciones este año enmarcadas en la pandemia del coronavirus, que como dice el periodista ecuatoriano Fernando Aguayo, a pesar de su nocividad, es mucho menos dañino que el Socialismo del Siglo XXI, comentario para el cual cuenta con experiencia porque padeció las dos pestes.

Ambos virus, el biológico y el ideológico, afectan profundamente la condición humana, y en tiempo de elecciones cuando la responsabilidad ciudadana es más capital, es particularmente peligroso que un electorado ganado por la apatía les preste su respaldo a postulantes enfebrecidos por la envidia, la frustración y el resentimiento, emociones que solo son capaces de cambiar las cosas para peor.

Ecuador es el primer país del hemisferio que va a las urnas bajo la sombra ominosa de Rafael Correa, convicto por varios delitos y exiliado en Bélgica. El ex presidente intento postularse nuevamente, pero una sanción judicial en su contra lo invalidó. No obstante, el liderazgo que aun detenta sobre un sector de la población, le ha permitido seguir en el juego a través de su protegido-candidato, Andrés Arauz.

De ser Arauz electo presidente veremos a Correa libre de toda culpa, tal y como ocurrió en Bolivia con Evo Morales, otro delincuente que quedó libre de sus crímenes porque su elegido, Luis Arce, ganó las elecciones. Ambos caudillos afectaron gravemente la institucionalidad de sus respectivos países, pero lo peor es que siguen contando con el respaldo de un por ciento importante de la población para el que no son relevantes los abusos ni depredaciones de los caudillos. Para estas personas solo son significativas las promesas de cambios que impulsan políticas económicas de subsidios que envilecen a la ciudadanía, tal y como apreciamos en la Argentina de los Fernández.

El segundo país en tener elecciones generales es Perú, lugar donde posiblemente se inició la decadencia de los partidos políticos tradicionales, situación que se ha ido repitiendo en muchas naciones del continente en las que los Partidos han sido sustituidos por pandillas cuyos objetivos no son ideológicos ni políticos, sino el control permanente del estado para beneficio exclusivo de la jerarquía en el poder, un escenario que se aprecia en toda su desgracias en Venezuela, donde una banda de criminales se ha apoderado de las instituciones del estado para su exclusivo provecho.

Perú, la tierra del otrora poderoso partido, Alianza Popular Revolucionaria Americana, APRA, el primero de América con proyección internacional, fue donde por primera en estos tiempos modernos un civil, Alberto Fujimori, gano elecciones sin estar afiliado a ninguna fuerza política importante, una situación que al parecer se repite porque la fotografía electoral del momento, nos dice Víctor Ponce de la publicación Montoneros, indica que el candidato con mayor simpatía popular en el momento es ex futbolista George Forsyth, acentuando que el panorama electoral es imprevisible pero que el país deberá escoger si sigue en la ruta de la libertad y el desarrollo económico o elige el camino del chavismo que conduce al desastre venezolano.

Un tercer país, Chile, también se prepara para elecciones presidenciales en la que deberán elegir el relevo de Sebastián Piñera, un mandatario muy cuestionado por la pandemia del Covid 19 y que ha enfrentado serias protestas populares que para muchos observadores formaban parte de una agenda subversiva más que política.

Además, el país este año elegirá un número de personas para iniciar la redacción de una nueva Carta Magna que regirá los destinos de la nación, dejando atrás el legado constitucional del régimen de Augusto Pinochet.

Chile es para los países influenciados o controlados por el castro chavismo un objetivo importante por su notable carga simbólica, ya que fue el primer país de América en el que un dirigente de la izquierda, Salvador Allende, apoyado por el castrismo llegó al poder.

Honduras y Nicaragua tienen elecciones generales este año, pero esos son temas para otro espacio porque en ambos países hay complejidades que merecen ser analizadas con particular detenimiento, principalmente Nicaragua, donde manda, no gobierna un dinosaurio que sobrevivió a la Guerra Fría.



pedro-corzo-2017
Pedro Corzo (*)
 
@PedroCorzo43
* Periodista y Director del Instituto
de la Memoria Histórica Cubana contra el Totalitarismo

 

 

 

Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés