Steven Sotloff, el otro periodista que pudiera ser ejecutado por yihadistas

23 de agosto de 2014




Los yihadistas del Estado Islámico (EI, antes conocido como ISIS) podrían matar a otro hombre de prensa, el también estadounidense Steven Joel Sotloff, quien habría sido secuestrado el 4 de agosto de 2013 en Alepo, Siria, cerca de la frontera con Turquía. 

article-2729287-20A5F4A900000578-376_306x423Sotloff fue visto el martes pasado, con el cráneo rapado, de rodillas y sujetado por el cuello de su túnica anaranjada por un yihadista encapuchado, en un video que revela al mundo entero la decapitación de su compatriota, James Foley, en represalia por los bombardeos aéreos estadounidenses contra posiciones del EI en Irak.

Luego de asesinar a Foley, los terroristas señalaron a Sotloff como la siguiente victima: «Obama, la vida de este ciudadano estadounidense depende tu próxima decisión».

Colaborador freelance

Nativo de Miami (Florida, sureste), y diplomado en Periodismo por la Universidad de Florida Central, trabajó como freelance para la revista Time, el semanario estadounidense Christian Science Monitor, la publicación Foreign Policy y más recientemente para el diario World Affairs.

Su última residencia estable la tenía en Bengasi, Libia, desde donde se trasladó a Siria en una asignación de trabajo a finales de julio de 2013.

«Vivió durante dos años en Yemen, hablaba bien el árabe, amaba profundamente al mundo musulmán (…), es por eso por lo que amenazan con decapitarlo», tuiteó su amiga Anne Marloe, quien lo conoció durante el conflicto en Libia.

Sotloff publicaba en Instagram y Facebook imágenes desgarradoras de civiles prisioneros o niños de un campo de refugiados sirios.

En Twitter hacía referencia al conflicto en Siria, la Primavera Árabe en Egipto o el régimen de Gadafi, pero también comentaba la suerte de su equipo de baloncesto favorito, los Miami Heat.

Precisamente, el último tuit que publicó con fecha de 3 de agosto de 2013, hace mención a la llegada a Miami del jugador Greg Oden para la temporada 2013-2014. Sotloff se preguntaba el impacto que tendría en el equipo la incorporación del «gran Oden».

Al día siguiente, desapareció.

Janine di  Giovanni, editora para Medio Oriente de Newsweek, quien trabajó con él en Siria, dijo que Sotloff «Vivía en Bengasi, en Libia, vivía efectivamente allí. Es uno de esos raros periodistas freelance que pensaban que debía vivir en el lugar para hacer bien su trabajo».

Periodista comprometido 

El último medio para el que trabajó, World Affairs, lo describió como «un periodista reflexivo, honesto, que se dedicó a comprender las cosas con una perspectiva local y a transmitir sus conclusiones con franqueza. Tiene, sin ninguna duda, coraje».

En julio de 2013 narró desde Egipto los acontecimientos que siguieron al derrocamiento del entonces presidente Mohamed Morsi por parte del ejército, y durante los meses anteriores siguió de cerca el desarrollo de la guerra civil en Siria y la situación en Libia.

El último artículo que publicó en Time tiene fecha de 26 de noviembre de 2012 y trataba sobre “La nueva crisis de Libia”.

Familia de Sotloff rompe silencio

Muchos de los casos de periodistas capturados en Siria se manejan en privado, por recomendación de las autoridades. Es por eso que los padres de Steven Sotloff –Arthur y Shirley- y su hermana, Lauren, residentes en Florida, habían seguido el consejo del gobierno de EE.UU de no hacer pública la desaparición de su hijo y hermano. Sin embargo, ahora con la urgencia de la amenaza expuesta por EI, la familia de Sotloff ha dejado a un lado la privacidad y ha puesto en marcha distintas peticiones públicas para conseguir su liberación.

La familia de Sotloff hizo una petición al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para que tome «las medidas inmediatas para salvarle la vida a Steven por todos los medios necesarios».

Frank Castle, compañero de la hermana de Sotloff, escribió en la red social Facebook un mensaje en el que explica la situación y le pide a la gente no sólo que firme la petición por la liberación de Sotloff sino también que comparta el enlace lo máximo posible. 

«Por favor, fírmela, compártala y rece por su regreso seguro a casa», concluye Castle.



Una Nota Informativa desde Nuestra Mesa de Redacción
Fuente: Agencias

 

Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés