Her­mann Ter­tsch: La vo­la­du­ra de Eu­ro­pa

23 de junio de 2018

Europa tomada




El de­ba­te so­bre la in­mi­gra­ción es ya una lu­cha po­lí­ti­ca en­car­ni­za­da. De­fi­ni­ti­va­men­te vi­cia­do por la men­ti­ra, la hi­po­cre­sía, la ma­ni­pu­la­ción y la vo­lun­tad de des­truir al ad­ver­sa­rio. Se ra­di­ca­li­za sin pau­sa en­tre ban­dos irre­con­ci­lia­bles. To­da la iz­quier­da, con la so­cial­de­mo­cra­cia, que hoy in­clu­ye a la ma­yo­ría de los par­ti­dos cen­tris­tas, po­pu­la­res y so­cial­cris­tia­nos, se ha iden­ti­fi­ca­do con un prin­ci­pio de fron­te­ras abier­tas. Y acu­san abier­ta­men­te de cruel­dad, ra­cis­mo y sa­dis­mo a to­do el que no se so­me­ta a la ló­gi­ca de unas eli­tes que alar­dean de bue­na con­cien­cia con la de­fen­sa de me­di­das, la acep­ta­ción de la in­mi­gra­ción ile­gal, cu­yos efec­tos ellos no su­fren. Pe­ro que son efec­tos dra­má­ti­cos pa­ra los seg­men­tos más po­bres de la ciu­da­da­nía de las so­cie­da­des desa­rro­lla­das.

Merkel y un musulmán
La po­lí­ti­ca de puer­tas abier­tas de An­ge­la Mer­kel en 2015 dis­pa­ró la cri­sis. Re­bo­sa ya el ba­rril de la in­dig­na­ción en­tre quie­nes pa­gan esa po­lí­ti­ca de in­mi­gra­ción ile­gal per­ma­nen­te con el fin de su se­gu­ri­dad, la des­truc­ción de su en­torno, ca­li­dad y há­bi­tos de vi­da y el fin de su pros­pe­ri­dad. En la UE y en EE.UU. se ex­tien­de la con­vic­ción de que es­ta­mos an­te el fin de la so­cie­dad abier­ta oc­ci­den­tal y sus for­mas de vi­da si es­ta no re­to­ma el con­trol de sus fron­te­ras, de su te­rri­to­rio y de las per­so­nas a las que se per­mi­te ac­ce­so.

Es­to ex­pli­ca la re­be­lión de la po­bla­ción afec­ta­da y el vi­ru­len­to cho­que en­tre el pre­di­ca­men­to mo­ral de unas eli­tes y la cru­da reali­dad del hom­bre de la ca­lle, har­to de ver el per­ma­nen­te de­te­rio­ro de su ca­li­dad de vi­da de­bi­do a la in­mi­gra­ción. El con­flic­to ame­na­za con ha­cer sal­tar por los ai­res la UE. Ha he­cho ya caer go­bier­nos, trans­for­ma­do los ma­pas po­lí­ti­cos y aho­ra pue­de aca­bar con el Go­bierno ale­mán de la can­ci­ller Mer­kel, sím­bo­lo de una pos­tu­ra irre­den­ta, que se nie­ga a re­co­no­cer su res­pon­sa­bi­li­dad y a la en­mien­da.

Merkel en Frankfurter Allgemeine
Este 21 de junio, el Frank­fur­ter All­ge­mei­ne, que ha de­fen­di­do a la can­ci­ller con te­na­ci­dad, pu­bli­ca­ba un de­mo­le­dor ar­tícu­lo en el que acu­sa­ba a Mer­kel de rom­per la UE, de ser cau­san­te del Bre­xit y de cau­sar un da­ño in­men­so al te­ji­do so­cial y po­lí­ti­co ale­mán y eu­ro­peo. En reali­dad de­cía to­do aque­llo que el mis­mo dia­rio ta­cha­ba de «agre­sión ul­tra­de­re­chis­ta» con­tra la can­ci­ller ha­ce aún me­nos de un año.

Y es que el dis­cur­so de des­ca­li­fi­ca­ción y ata­que con­tra to­dos los que quie­ren po­ner fin a la in­mi­gra­ción ile­gal ha si­do im­pla­ca­ble des­de la in­men­sa ma­yo­ría de los me­dios eu­ro­peos. El úl­ti­mo ejem­plo nau­sea­bun­do ha si­do la pre­ten­sión del co­ro me­diá­ti­co de pre­sen­tar an­te el mun­do al pre­si­den­te Do­nald Trump co­mo el sá­di­co in­ven­tor de un mé­to­do es­pe­cial pa­ra tor­tu­rar a ni­ños pe­que­ños arre­ba­tán­do­se­los a sus pa­dres en las fron­te­ras.

Lo cier­to es que siem­pre se se­pa­ró a los ni­ños de pa­dres y otros adul­tos por­que no se en­car­ce­la a los ni­ños. Has­ta que Trump or­de­nó po­ner fin a una prác­ti­ca de to­dos sus an­te­ce­so­res, los me­dios han agi­ta­do al mun­do con des­ver­güen­za inau­di­ta. Hay mil ejem­plos de có­mo se in­sul­ta a Trump por al­go que se aplau­día en Oba­ma o Clin­ton.

Clinton Trump y Obama y los niños migrantesAquí con ese chan­ta­je mo­ral in­fec­to en el de­ba­te mi­gra­to­rio que de­mo­ni­za a to­do el que no se re­sig­ne a que su pa­tria pron­to pa­rez­ca uno de los ba­rrios mul­ti­cul­tu­ra­les de las ur­bes de Eu­ro­pa oc­ci­den­tal. La cum­bre con­vo­ca­da pa­ra el do­min­go en Bru­se­las po­dría ha­ber fra­ca­sa­do ya.
Visegrad Group
Los paí­ses de Vi­se­gra­do anun­cia­ban ayer su boi­cot y el pri­mer mi­nis­tro ita­liano, Con­te, po­nía con­di­cio­nes. Mer­kel te­nía que re­ti­rar un do­cu­men­to, pa­ra sal­var la ca­ra, que se de­nun­ció co­mo tram­po­so. Cla­ra es­tá una co­sa: si no se avie­nen to­dos a ce­rrar las puer­tas a la ma­rea mi­gra­to­ria, se irá ca­da uno a ce­rrar­las por su cuen­ta. Y la Eu­ro­pa uni­da ha­brá si­do una anéc­do­ta en la his­to­ria mi­le­na­ria del con­ti­nen­te.

Hermhermann-tertsch-creditos-enero-2017ann Tertsch
@hermanntertsch

Periodista español. Columnista del ABC de España. Comentarista de Televisión





Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés