Tomar una decisión no debe ser angustiante

23 de febrero de 2020

Estress y cerebro consejos





Alguien dijo una vez que la vida era una sucesión de decisiones, y
 es que, en casi en todo momento, a veces hasta sin darnos cuenta, estamos haciendo elecciones, una detrás de otra: desde la calle por la que nos dirigimos a un sitio hasta qué pedimos para comer o qué ropa nos ponemos.

Sin embargo, para algunas personas el hecho de decidir puede ser extremadamente complejo y hasta agónico.

Y si nos tenemos que enfrentar a una gran decisión, para muchos puede ser difícil saber por dónde empezar.

«Algunas decisiones son pequeñas, como qué vestir. Pero algunas pueden marcar nuestras vidas por años o para siempre, como elegir una carrera», dice la doctora Radha Modgil.

La experta compartió con BBC IDEAS algunos consejos que nos pueden ayudar a la hora de tomar decisiones en nuestra vida cotidiana.

Según ella, son tres los elementos básicos que debíamos de tomar en cuenta cuando nos sintamos indecisos sobre qué opción tomar.

1- Enfócate en lo verdaderamente importante

Enfócate
Al eliminar las pequeñas opciones en la vida, salvas lo mejor de las habilidades de tu cerebro para las decisiones más importantes.

Cuando estaba en el gobierno, Barack Obama decidió dejar de tomar una decisión cotidiana en su día a día: elegir qué vestir.

«Era siempre un traje azul o gris, con una camisa blanca, porque sabía la ciencia detrás de las decisiones y al utilizar una especie de uniforme salvaba energía para las decisiones verdaderamente importantes», señala Mogdil.

Según la especialista, los científicos que estudian el cerebro han encontrado que todas las decisiones, grandes o pequeñas, consumen la misma cantidad de energía.

O sea, que una decisión pequeña conlleva la misma cantidad de energía que una decisión importante.

«Entonces, cuando tengas que tomar decisiones verdaderamente importantes, como a qué universidad aplicar o si debes o no cambiar de trabajo, estate atento a no desperdiciar energía en decisiones que no van a traer un cambio real a tu vida», sugiere la doctora.

«Consérvala para las cosas verdaderamente importantes», agrega.

2- Dale a tu cerebro la «gasolina» que necesita

Cerebro y Motivación
Tu cerebro necesita energía para pensar, de la misma forma que tu cuerpo la requiere para moverse.

Gracias a las nuevas tecnologías médicas en la actualidad, podemos ver el cerebro trabajar como nunca antes.

Es el órgano más complejo que tenemos y el que más energía consume.

Si tenemos hambre, los neurotransmisores no funcionan bien, lo que incide en la comunicación entre los 86.000 millones de neuronas que tiene aproximadamente nuestro cerebro.

«Esto compromete nuestra capacidad para pensar y tomar decisiones», opina Mogdil.

«Así que este consejo es muy sencillo: cuando necesites tomar una decisión importante, asegúrate de que no tengas hambre», agrega.

Las investigaciones muestran que tomar abundante agua y tomar un desayuno bajo en carbohidratos, con cereales o avena, puede ayudarte a pensar con mayor claridad.

Productos con omega 3 también son un gran alimento para nuestro cerebro: los puedes encontrar en algunos pescados y en las semillas de calabaza o de girasol.

«Esto no significa que no puedas comer las cosas que te gustan, pero al menos trata de darle estos alimentos también a tu cerebro», indica la doctora.

3- Habla de tus opciones con un buen amigo

Hablar con un amigo
«El último consejo es abandonar el sentimiento de pérdida que domina tu toma de decisiones», señala la experta.

El premio Nobel Daniel Kahneman pasó décadas estudiando la forma en la que los seres humanos tomamos decisiones y encontró que en los grandes momentos en que tenemos que elegir, sentimos un temor sobre lo que podemos perder que es mayor que la motivación por lo que podemos ganar.

De acuerdo con sus investigaciones, es por eso que siempre tratamos de elegir la opción más segura en lugar de la que tendría un mayor impacto positivo en nuestras vidas.

«Kahneman solía dar una recomendación muy interesante para vencer este miedo a la pérdida: pregúntale a un amigo que sea lo suficientemente honesto para decirte cosas que tal vez no quieras escuchar», recuerda la especialista.

La doctora sugiere que un amigo que sea objetivo en sus recomendaciones puede ayudarte a identificar la mejor decisión, principalmente porque ellos no están influenciados por la sensación de temor a la pérdida que puedes tener tú.

«Al final la decisión siempre será tuya, pero ayuda mucho buscar este tipo de consejos», indica.

«Entonces, la próxima vez que tengas que tomar una decisión importante: libera tu mente de decisiones importantes, dale una buena «gasolina» a tu cerebro para que funcione y consulta con un amigo que se preocupe más por tu futuro que por tus temores», concluye.


Una Nota informativa desde nuestra Mesa de Redacción
Fuente: Agencias



Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés