¿Por qué América Latina adora al Chavo?

23 de febrero de 2020




Si eres mexicano o mexicana y ya viajaste a algún país de Latinoamérica quizá ya te pasó: ¡Chespirito!, ¡lo amo!, ¡México, la tierra del Chavo!, ¡el Chapulín Colorado!

Google dedicó este pasado 22 de febrero de 2020 el doodle a Roberto Gómez Bolaños, quien hoy cumpliría 91 años de edad.

Roberto Gómez Bolaños creador del ChavoY no solo Google lo recuerda. Esta mañana, EA Sports anunció que ya está disponible el uniforme del Chapulín Colorado en el FIFA 20.

“Chespirito” -como era conocido- murió a los 85 años de edad el 28 de noviembre de 2014, pero su legado sigue, especialmente en los corazones de los latinoamericanos.

El amor de América Latina por “Chespirito”

En la década de los 70 se creó Televisa, empresa que inició su expansión a América del Sur y entre sus programas estrella -aquellos que más impulsó en la región- estaba “El Chavo”.

El especialista en televisión Álvaro Cueva explicó en 2014 al diario El País que mientras la mayoría de las estrellas de la televisión en su época miraban hacia Estados Unidos y Europa, Gómez Bolaños entendió que su mercado y su audiencia estaban en América Latina, tanto, que en su primera gira fuera de México visitó El Salvador.

“Fue uno de los pocos talentos que entendió la importancia de la unión latinoamericana. Se tomaba la molestia de ir a los países donde no iba nadie”, explicó Cueva en esta entrevista.

Chapulín y el Chavo
Además, Cueva explicó a BBC Mundo que los personajes de Chespirito “son representaciones simbólicas de personajes que existen en todas partes del mundo, son estereotipos sociales”.

“Chespirito” también construyó un lenguaje que toda América Latina pudiera entender, no nada más los mexicanos, explicó Cueva en otra entrevista.

Uno de sus fans latinoamericanos más famosos: Maradona

Sí, el futbolista argentino amaba a “Chespirito”, tanto, que hasta lo invitó a su programa La noche del 10 en 2005 (porque, sí, Maradona tuvo un show televisivo que solo duró una temporada y 13 episodios).

Una Nota periodística de Mayra Zepeda


Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube