Mercedes Montero pregunta: ¿Qué nos está pasando a los venezolanos?

22 de septiembre de 2013

Que pasa 1

 
Ante la paliza diaria que hemos recibido los venezolanos durante los tres últimos quinquenios por parte de los gobernantes de nuestro país, mejor identificados como representantes venezolanos del Castro comunismo, que al llegar al poder en Cuba se propuso apoderarse de Venezuela para alcanzar sus fines malévolos a nivel continental, tanto la resistencia como la propia embestida se han profundizado en intensidad y contradicción, dejando de lado los principios de la democracia, irrespetando la Constitución, debilitando sus liderazgos, pero por sobre todo está el desconocimiento que el ejercicio de los derechos y debido cumplimiento de sus deberes por parte de los pueblos es la negación de la libertad y de la sanidad social,  factores que conducen al crecimiento de los países como tales y a la verdadera paz y tranquilidad.

Abrumado
Los venezolanos somos testigos del destrozo de todas las instituciones públicas y  privadas del país, de la continua agresión contra nuestra moral mediante la denegación de justicia, la diseminación de una corrupción rampante en todos los niveles socioeconómicos de la población. La violencia desatada y la confiscación de la libertad de expresión como armas para lograr la sumisión. El derrumbamiento del Sistema de Salud en los sectores público y privado como negación de los derechos a la vida y salud de Grito 7sus habitantes.  El adoctrinamiento como forma de degradación a todos los niveles de la educación para lograr el embrutecimiento de los ciudadanos, con el aditivo del despliegue de ignorancia (que nadie sabe si es solo en apariencia) de parte de Maduro para demostrar que la torpeza, con todo el mal que hace, también puede llegar a la presidencia, darle validez a la entrega del país a los tiranos de la isla cárcel y ante semejante aberración exclamar “tenemos patria”.

El pregonar que hay soberanía alimentaria cuando fue arruinada la Agricultura nacional y decir que los venezolanos comen más, cuando la realidad es que hay millones de ciudadanos que se acuestan con la misma hambre que se levantaron. Haber transformado una Fuerza Armada en una pandilla de abusadores y hasta ladrones de baja ralea y regalar el tesoro y trozos de nuestro territorio a los aliados que ordenan los Castro. Hacerle creer al pueblo que votar al haber irrespetado las condiciones electorales que constituyen sus derechos políticos es haber elegido “legítimamente” a las nuevas autoridades del país. 

Pero lo cierto es que ante tal paradoja los ciudadanos de ambos lados pareciéramos estar  paralizados. Los seguidores conscientes de ambos adversarios políticos estamos cansados del desparpajo con el que nos miente el régimen, que se tome como válido el tratar de ignorar el pasado,  borrarlo, y tergiversarlo a conveniencia como la mejor forma de destrozar un presente que sirva de base para construir un futuro.

También sabemos que esos mismos ciudadanos han hecho planteamientos serios para la reconstrucción del país, donde han participado economistas, politólogos, internacionalistas, educadores, médicos, ingenieros, sociólogos, psicólogos, y pare de contar. Que la Iglesia, las universidades, los estudiantes, los colegios profesionales, los sindicatos, la Gente del Petróleo, organizaciones de defensores de los DDHH,   de la pulcritud electoral, y organizaciones que hacen seguimiento al estado de la economía como Transparencia Venezuela parten del principio que la reconciliación entre los venezolanos es perentoria para poder establecer un verdadero diálogo que lleve al reconocimiento que venezolanos somos todos y que Venezuela es el único país que tiene su gran mayoría, que el petróleo y todas las riquezas de nuestro suelo le pertenecen a la nación y no al gobierno de turno, que tiene como obligaciones principales respetarlo y rendirle cuentas claras.  

Para alcanzar lo anterior se necesitan nuevos mecanismos, nuevas acciones, como ejemplos tenemos las que hemos visto publicadas y desplegadas en regiones como el Táchira,  como el movimiento de Asamblea Constituyente publicado por el Ing. Luis Manuel Aguana. Estas bien vale la pena revisarlas.

Venezuela 12
Hay que encontrar el camino que nos lleve de regreso a la democracia por vía de la legítima legalidad para que el voto realmente sirva para dirimir nuestras diferencias e imponga el  respeto hacia aquellos que opinan diferente.


Lo difícil de nuestro reto es lograr enlazar todas nuestras preocupaciones y angustias para transformarlas en acciones que motiven


Mercedes Montero foto1

Mercedes Montero
Columnista de Opinión
mechemon99@yahoo.co.uk

 



Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés