La guerra al mal

22 de abril de 2013

Boston obama

Estados Unidos ha demostrado que las tragedias las asume toda la nación. Así sale victoriosa
Boston tomado
Una ciudad cerrada y paralizada. Toda la población de la región pendiente de las instrucciones de la policía. Toda la nación a la espera de las noticias de sus fuerzas de seguridad en plena lucha contra el enemigo, contra el mal. En directo. El enemigo ya quedó pronto claramente identificado.
Boston Dzhokar Tsarnaev
En la imagen de un joven delgado, de pelo acaracolado y aspecto frágil, que ya encarna como nadie la tragedia que se ha abatido sobre Estados Unidos esta semana. «Creo que es justo decir que durante toda esta semana hemos tenido un enfrentamiento realmente directo con el mal», dijo ayer el secretario de Estado John Kerry. Y pocos norteamericanos se lo negarán. Las bombas del maratón contra deportistas y familias como el atentado más artero y miserable que cabe imaginar; las cartas con veneno a políticos, presidente Barack Obama incluido; la explosión accidental de la fábrica de fertilizantes en West en Texas con sus doce muertos y 200 heridos; la semana ha sido una cadena de sobresaltos trágicos sin solución de continuidad. La suma de todo ha llevado a la sociedad a un estado de ánimo de terrible ansiedad y cercano a la paranoia, en la que toda noticia inesperada parece un nuevo ataque.
Boston ciudad bonita
Pero pocas sociedades reaccionan mejor ante el ataque, de la fatalidad o el peor enemigo y ayer estaba ya en todos los frentes en la ofensiva. Y ayer, con los rescoldos aún vivos del paisaje de guerra que dejó la terrible explosión en Texas, toda la épica de la lucha de los norteamericanos contra el mal y la desgracia había vuelto al muy urbano y cuidado paisaje de Boston y sus alrededores.



Hermann Tertsch

Hermann Tertsch
@hermanntertsch
Periodista español. Columnista del ABC de España. Comentarista de Televisión
Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés