Her­mann Ter­tsch titula: La pe­sa­di­lla de Mer­kel

21 de diciembre de 2016

merkel-pesadilla




L
a Po­li­cía re­tra­sa con­fir­mar la cau­sa te­rro­ris­ta pa­ra evi­tar reac­cio­nes es­pon­tá­neas El go­teo de aten­ta­dos de es­te pa­sa­do ve­rano ale­mán era so­lo un ade­lan­to de lo peor. Aque­llos aten­ta­dos con un muer­to o dos y al­gu­nos he­ri­dos aca­ba­ban sien­do tra­ta­dos co­mo in­ci­den­tes me­no­res. Co­mo ac­cio­nes ais­la­das de des­equi­li­bra­dos, aun­que siem­pre, eso sí, des­equi­li­bra­dos mu­sul­ma­nes. La pren­sa ale­ma­na es­ta­ba de acuer­do con el Go­bierno y los gran­des par­ti­dos en no dar­les mu­cha pu­bli­ci­dad. No fue­ran a apro­ve­char­lo los ra­cis­tas y la ex­tre­ma de­re­cha. To­do se su­bor­di­na al ob­je­ti­vo de «com­ba­tir» la xe­no­fo­bia y la is­la­mo­fo­bia. A ser po­si­ble con si­len­cio. Des­de el lu­nes se­rá más di­fí­cil.

berlin-mercado-navideno
El peor es­ce­na­rio ima­gi­na­ble se ha he­cho reali­dad con la en­tra­da del ca­mión en el mer­ca­di­llo na­vi­de­ño en el co­ra­zón del vie­jo Ber­lín oes­te, jun­to a la Ge­däch­nis­kir­che. Los do­ce muer­tos y 48 he­ri­dos han he­la­do el al­ma a Ale­ma­nia. Su so­cie­dad es­tá pas­ma­da por el mie­do a los te­rro­ris­tas. Pe­ro tam­bién a su pro­pia reac­ción.

Es la pe­sa­di­lla ab­so­lu­ta de Mer­kel. No so­lo la ul­tra­de­re­cha es­ta­ble­ce una re­la­ción en­tre es­ta ma­tan­za y aque­lla de­ci­sión per­so­nal y es­pon­tá­nea de Mer­kel del 4 de sep­tiem­bre del 2015, sin con­sul­ta ni a Par­la­men­to ni otras ins­ti­tu­cio­nes, de abrir las fron­te­ras a ma­sas de in­mi­gran­tes in­con­tro­la­dos. Es la de­ci­sión con ma­yo­res con­se­cuen­cias pa­ra la his­to­ria de Ale­ma­nia y Eu­ro­pa to­ma­da has­ta aho­ra en el si­glo XXI.

Otro aten­ta­do de es­tos y na­die sa­be si Mer­kel po­drá vol­ver a ex­pre­sar en pú­bli­co su pe­sar y pe­dir se ha­ga vi­da nor­mal. Por­que la vi­da pa­ra mu­chos ale­ma­nes no es nor­mal des­de aque­lla fe­cha.

merkel-y-los-musulmanes
Y sus go­ber­nan­tes te­men que cual­quier día un aten­ta­do is­la­mis­ta ten­ga otras con­se­cuen­cias. La po­li­cía re­tra­sa con­fir­mar la cau­sa te­rro­ris­ta pa­ra evi­tar reac­cio­nes es­pon­tá­neas. Y que por ejem­plo al­ber­gues de re­fu­gia­dos, que se in­cen­dian una y otra vez, pu­die­ran ar­der de gol­pe. La so­cie­dad ale­ma­na se au­to­con­tro­la. Pe­ro no es hoy una so­cie­dad se­re­na. El des­pre­cio de la canciller a sus inquie­tu­des se ven­ga aho­ra. Mer­kel sa­be que es­tá en jue­go mu­cho más que su pro­pio fu­tu­ro.

Hermann Tertsch créditos Oc29 2015

Hermann Tertsch
@hermanntertsch
Periodista español. Columnista del ABC de España. Comentarista de Televisión








Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés