Hermann Tertsch titula: El severo redentor

21 de septiembre de 2013

Reich Ranicki



Siempre le parecería extraño que le dejaran terminar el Bachillerato en Berlín cuando ya regían, desde hacía más de tres años, las «leyes de Núremberg» que hacían de los judíos seres inferiores. No le extrañó que, pese a que le dijeron que lo merecía, no le dieran el sobresaliente en lengua alemana.

Tampoco era cuestión de excederse en la generosidad, es decir, en la justicia, con el niño judío. Eso habría sido reconocer que había superado a todos los compañeros arios en el dominio y Schauspielhausconocimiento de la lengua de la raza del superhombre. Contaba Reich-Ranicki que incluso de aquellos años en que Hitler ya había llegado al poder recordaba con inmenso placer los momentos en que más feliz había sido. Y que prácticamente todos se habían dado en los teatros berlineses, especialmente en el Schauspielhaus del Mercado de la Gendarmería.

Su infancia berlinesa, tan magníficamente evocada en su libro «Mi vida», es un vademécum de la alta cultura de la República de Weimar. Aquella que habría de extinguirse de forma lenta. Se percibía por la escalonada desaparición de las carteleras de actores y autores judíos, de todo lo ajeno al espíritu ario.

Campo naziMarcel Reich-Ranicki, que murió el miércoles en Fráncfort a los 93 años, ha sido uno de los últimos en poder contarnos aquella terrible experiencia de muchos judíos en la Alemania definitivamente lanzada por la deriva nacionalista hacia el poder total del nacionalsocialismo. Esa fue una experiencia común de muchos. Sin embargo, Reich-Ranicki tuvo la experiencia única posterior del retorno inaudito desde el paisaje del horror y de la muerte al escenario de su infancia. Para lograr un inmenso triunfo en el país de los verdugos de sus padres.

El 27 de enero del pasado año, aún hablaba ante el Parlamento alemán. En el Reichstag que él había visto arder. En la conmemoración del Holocausto, Reich-Ranicki evocó su paso por el gueto de Varsovia, a toda su familia gaseada e incinerada en Auschwitz y su propia vida milagrosa. Porque allí estaba él, en el Reichstag de Berlín, recibiendo el homenaje de los representantes de todo el pueblo alemán, aquel pequeño judío deportado en 1938, con sus mejores notas en lengua alemana.

Gueto 8
Allí estaba el niño perseguido y expulsado, predestinado a los hornos, convertido no sólo en el crítico literario más importante jamás habido en Alemania, sino también en autoridad máxima cultural y referencia moral. Definitivamente, el niño judío había vencido a Hitler. Pero además había triunfado con su decisiva aportación a la redención y re-civilización alemana.

Reich-Ranicki es de los últimos que vivieron los años de la deriva, los años en los que aún se podía haber parado el hundimiento moral del pueblo alemán en el delirio nacionalista. Él sería expulsado en 1938, año en el que, en la noche del 9 de noviembre –pronto se cumplirán los 75 años–, se produjo el primer acto masivo de brutalidad popular, la noche de los cristales rotos (Reichskristallnacht).

Nazis 56
Es un momento de inflexión en el que el régimen nazi fuerza definitivamente la complicidad del pueblo en el crimen. Hasta entonces habría sido posible haber parado aquel proceso demencial y a todas luces amoral de Hitler y su partido. Su carácter criminal estaba confirmado desde 1934, con sus leyes de Núremberg y la matanza de Erich Röhm y sus secuaces de las SA.

Reich Ranicki 2
Aquellos cuatro años en los que las elites alemanas no actuaron, por indolencia o cobardía, contra la sinrazón y la brutalidad, sellaron el hundimiento de Alemania en la barbarie y la destrucción. El mal no atajado los devoró a todos, como advertía el niño judío ya convertido en institución alemana.


Hermann Tertsch


Hermann Tertsch

@hermanntertsch
Periodista español. Columnista del ABC de España. Comentarista de Televisión


Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés