Hermann Tertsch convida… ¡Mirar a Alemania!

21 de agosto de 2013

Mirar Alemania

Dentro de dos meses llegamos al ecuador de la legislatura. Han sido dos años terroríficos, por decirlo de algún modo. En su dureza, en su crudeza, en su crispación y amargura. Hemos estado durante mucho tiempo convencidos de que nuestro naufragio era poco menos que inevitable. En estos dos años hemos comprobado que el daño que se ha hecho a España en las legislaturas pasadas no ha sido sólo económico. Por la conocida voluntad de engaño que llevó a no acometer reformas y a no tomar las medidas imprescindibles para evitar los efectos catastróficos que hemos acabado sufriendo. También en la política y en el mensaje a una nación convulsa, inquieta y atenazada por las incertidumbres. Nuestra unidad está en peligro, la territorial, la del consenso básico constitucional y la de nuestra convivencia pacífica, amenazada por las cada vez más frecuentes descalificaciones totales del adversario como enemigo. Se han abierto heridas muy serias y graves con las que antes no había tenido que lidiar ningún Gobierno. Se han cruzado líneas rojas que jamás se deberían haber traspasado. Ya está hecho.
 
Los pasados años han de ser vistos como una desgracia más, un tragedia nacional cuyos efectos todos debemos ayudar a superar. Ahora nos enfrentamos a dos años de legislatura que habrán de ser muy distintos. Sin pausa habrá que continuar las reformas que en este país siempre amenazan con quedar abortadas u olvidadas. Los cambios han de ser radicales. Muchos quizás mayores que los habidos. Porque hay reformas que la realidad impondrá pese a la resistencia de los políticos a acometerlas. Cambios que parecen imposibles habrán de acometerse.
 Angela Merkel 55

Habría que mirar un poco más a Alemania que ahora se enfrenta a unas elecciones que con seguridad ganará la canciller Angela Merkel. Y que también se plantea nuevas y profundas reformas. Porque todos los países europeos y la Unión Europea como tal han de hacer esos cambios si no quieren sucumbir, juntos y por separado. Y muchos de los cambios que todavía no se entienden serán asumidos por las sociedades europea como lo fueron otros. Alemania implantó hace ya una década, de forma mucho más consecuente y radical, las reformas que nosotros estamos haciendo en el peor momento posible. Lo hicieron con no pocos reveses, con varios intentos, con esfuerzos fallidos y muchas enmiendas. Porque no había precedentes ni referentes. Hubo por supuesto muchas protestas porque se estaba desmantelando, cierto, todo un sistema que había funcionado. Pero que, con éxito se explicó, ya había dejado de ser viable. Todo intento de preservarlo era un fracaso lastrado por la melancolía. Así se produjeron los cambios en la economía alemana que permitieron al país salir de la depresión en que se había hundido tras la unificación. La unidad de Alemania fue un objetivo histórico al que dedicaron todos sus esfuerzos cuando se hizo posible con la caída del comunismo. Nosotros que tenemos esa unidad desde hace 500 años, la estamos dinamitando.
 Alemania economía

Después llegó la reforma de competencias que trajo consigo por primera vez la recentralización de ciertos poderes. Parecía imposible. Hoy todos saben que fue eficaz. Y ya está sobre el tapete otra centralización que sería la educación. Pensemos en ello. También se debate ya la unificación de varios estados en uno. Turingia, Sajonia y Sajonia Anhalt podrían ser pronto el estado unificado de Alemania Central. Son pasos racionales para una mayor eficacia del país y a la postre un mayor bienestar para todos. Y se harán por el bien de todos. Aunque intereses egoístas los intenten impedir. Porque un Gobierno con fuerza y convicción las sabe implantar y explicar. ¿Por qué no vamos a poder hacer nosotros lo mismos?


Hermann Tertsch


Hermann Tertsch
@hermanntertsch
Periodista español. Columnista del ABC de España. Comentarista de Televisión


Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés