El muerto viviente… Titula hoy Herman Tertsch

21 de julio de 2012

alassadportada

Nuestras fuerzas armadas purifican la zona de Al Midan de los mercenarios terroristas y reinstauran la seguridad». Así se inventaba la realidad ayer la agencia oficial de lo que queda del régimen de Bashar al Assad. Ni siquiera todo era mentira. Porque es cierto que ayer por la tarde las fuerzas rebeldes del Ejército Libre de Siria se habían retirado del barrio céntrico de Midan. Entre otras cosas, para dar un respiro allí a una maltratada población que lleva varios días encerrada y bajo fuertes bombardeos de los helicópteros de Assad.

Pero lo de reinstaurar la seguridad es ya todo un involuntario sarcasmo. Precisamente cuando había de anunciarse la muerte del general Hisham Ijtiar, jefe de la seguridad del régimen, herido en el atentado que se llevó por delante al ministro de Defensa, al cuñado del presidente y al principal asesor del mismo.

La seguridad no volverá a existir para los supervivientes del régimen. Ni en Damasco ni en ningún rincón del país. Cierto que el aparato del régimen tiene aún capacidad de hacer daño infinito. Que puede convertir en paisaje de ruinas la maravillosa ciudad de Damasco como ha hecho ya con otras joyas menores. Pero Assad ha perdido el control de la capital y de las fronteras, con pasos fronterizos a Irak y Turquía controlados por sus enemigos.

Aun puede moverse. Y trasladarse a Lataquia, en la costa en el norte, donde la secta alauita -nada que ver con los alevitas turcos ni la dinastía alauita marroquí- a la que pertenece, es posible que luche por él por agradecimiento a los privilegios habidos y por miedo a compartir la suerte de su líder ante una revancha de la mayoría sunní. Assad es un muerto que aun puede matar. Pero aun cuando muera, hay que temer que Siria tendrá un largo vadeo por sangre.

 

 

Hermann Tertsch
@hermanntertsch
Periodista español. Columnista del ABC de España. Comentarista de Televisión

Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés