Multitudinaria manifestación a favor de las armas en EE.UU.

21 de enero de 2020

En Pro de tenencia de armas




Miles de personas, en su mayoría armadas con revólveres, escopetas y fusiles, rodearon este pasado lunes 20 de enero el Capitolio de Virginia, en Richmond, en protesta contra nuevas leyes que restringirán la compra y tenencia de armas en este Estado tradicionalmente conservador. Entre unas medidas de seguridad sin precedentes, con el estado de emergencia en vigor, los manifestantes amenazaron con crear una resistencia armada en contra del gobierno.

«¡Resistencia armada contra los tiranos!», gritaba este pasado lunes Brandon Howard, de 44 años, sujetando un fusil de asalto con un cargador de 25 cartuchos, prohibido por las nuevas leyes aprobadas en Virginia. La palabra «tirano» estaba este paado lunes en boca de muchos de estos manifestantes, porque el escudo de la Mancomunidad de Virginia muestra a la virtud victoriosa ante la tiranía, sobre el lema en latín «sic semper tyrannis» («así siempre con los tiranos»).

Tenencia de armas
La concentración fue un repudio en toda regla de los demócratas, que desde el 8 de enero y por primera vez en dos décadas son mayoría en el parlamento estatal. En menos de dos semanas han aprobado tres leyes que restringen notablemente la compra, tenencia y traspaso de armas. El gobernador, el también demócrata Ralph Northam, incluso ha planteado la posibilidad de requisar fusiles de asalto en un futuro.

Para los manifestantes de este lunes, ganar unas elecciones no es motivo suficiente para restringir un derecho recogido por la Constitución, como es la tenencia de armas. «Empiezan con las armas, y después irán quitándonos el resto de derechos, uno a uno», denunciaba este lunes Brandon Lewis, que a sus 36 años es dueño de un campo de tiro en Nueva York y que condujo más de nueve horas para venir a la manifestación junto con su mujer.

Lewis lucía chaleco y casco antibalas, y apoyaba sobre su hombro derecho un enorme fusil de alta potencia con mira telescópica, propio de una zona de guerra y que de hecho ha sido usado por las fuerzas armadas norteamericanas en las guerras de Afganistán e Irak.

De hecho, este lunes el ambiente alrededor del Capitolio de Virginia era, a tramos, bélico, pero no violento. Mandaba una tensa calma, rota por gritos contra los demócratas y a favor de la reelección de 


Después de que el FBI detuviera la semana pasada a tres extremistas que planeaban ataques violentos en la manifestación de este lunes, el gobernador de Virginia declaró el estado de emergencia, mandó acordonar el Capitolio y prohibió las armas dentro del perímetro. En circunstancias normales sí se permite entrar con pistolas o fusiles en ese edificio, sede del poder legislativo de Virginia, un estado con 8,5 millones de habitantes.

Temían las autoridades que se repitieran los altercados de hace tres años, cuando una manifestación de supremacistas en Charlottesville, no muy lejos de Richmond, se saldó con tres muertos y 30 heridos. Este lunes, las armas se quedaron fuera del Capitolio. Y las había a miles, cortas y largas. Los que las portaban vinieron a Richmond simplemente para mostrarlas, en un ejercicio de desafío a las autoridades.

En Pro de tenencia de armas foto 2
Dos amigos, David Johnson, de 23 años, y Levi Clark, de 22, condujeron desde Pensilvania y Ohio con sus fusiles de asalto, para conocer a otros amantes de las armas. «Cuantos más seamos, mejor, porque puede que tengamos que comenzar otra revolución», según Johnson. «Al fin y al cabo este país ya hizo una revolución con éxito», añadió en referencia a la independencia de Reino Unido.

Dentro del Capitolio y otros edificios públicos, los diputados y senadores de Virginia atendían las peticiones de los votantes en una jornada de puertas abiertas que tiene lugar cada año el mismo día en que se conmemora al reverendo negro Martin Luther King, líder de los derechos civiles y de la resistencia pacífica.

Derecho constitucional

La segunda enmienda de la Constitución, aprobada en 1791, afirma que «siendo necesaria una milicia bien organizada para la seguridad de un Estado libre, el derecho del Pueblo a poseer y portar armas no será infringido». La Corte Suprema de Estados Unidos ha interpretado esta provisión como que «la segunda enmienda protege el derecho a portar armas, incluso las que no existían en el tiempo en el que la enmienda fue ratificada» y que esta protección no se limita solo a «armas para hacer la guerra».

Los demócratas defienden que es necesario limitar la tenencia de armas, sobre todo después de una larga serie de matanzas indiscriminadas. En junio, DeWayne Antonio Craddock mató a 12 personas en un edificio municipal de la localidad de Virginia Beach con dos pistolas cortas. Una de las peores masacres en la historia reciente ocurrió en 2007 en la universidad de Virginia Tech, en Blacksburg, cuando Seung-Hui Cho mató a 32 personas con dos pistolas cortas y después se suicidó.

Los cambios en la legislación sobre armas

Los demócratas aprobaron el 16 de enero tres leyes que limitan la tenencia de armas en Virginia:

– Verificación legal de antecedentes en cualquier traspaso o venta de armas entre particulares.

– Limitación en la compra de armas a una por mes a cada ciudadano.


– Los ayuntamientos reciben la potestad de limitar la tenencia de armas en determinados recintos.


Una cuarta ley, que hubiera prohibido la tenencia de fusiles de asalto y silenciadores, entre otros, no fue aprobada.

Un centenar de condados, ciudades, pueblos y pedanías de Virginia se han declarado santuarios donde es legal la tenencia de cualquier arma. Esas proclamaciones no tienen valor legal.

Una Nota informativa de David Alandete


Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube