GENTIUNO, libertad de expresión

20 de junio de 2012

Gentiunolibertadportada

Que alegría nos ha dado a quienes teníamos el honor de ver publicados nuestros artículos en GENTIUNO, que esta “casa” haya reabierto sus puertas. Una vez recuperada del ataque cibernético del que fuera objeto, por parte de aquellos que tienen como objetivo silenciar a todo medio de comunicación que albergue voces disidentes, que digan la verdad acerca del hondo proceso de destrucción al que ha sido sometida Venezuela, con el fin de anexarnos al castrismo cubano, vuelve a ofrecernos este espacio de excelente calidad que tanto extrañábamos.

Quizás se dañaron y perdieron los archivos y se destruyó su plataforma, pero permanecieron intactas la dignidad, la decencia y la convicción de que cuando se funda un medio es para servir a ese derecho universal que es la libertad de expresión.

Los verdaderos profesionales de la comunicación, saben que los medios tienen como derechos: establecer una línea editorial, unos estándares, un estilo, seleccionar a sus columnistas y colaboradores. En los países en lo que se vive en democracia hay medios de comunicación con líneas editoriales de diferentes tendencias y no hay ni diatriba, ni censura, sino respeto.

Hay una clara diferencia entre lo que es el establecimiento de una discusión de altura entre medios con líneas editoriales diferentes, y, un ataque a la planta física de un medio, a los reporteros y sus equipos cuando van a cubrir un evento, y en el caso de los medios electrónicos, el hacheo aplicado para su destrucción. Estos últimos son simplemente delitos, que en un país en el que predomine el Imperio de la Ley, serían investigados, y castigados. Cuando se destruye o confisca un medio, se están violando derechos humanos fundamentales, como lo son las libertades de pensamiento y expresión. Por lo tanto cuando así se procede se está cometiendo un delito, que debe ser penado por la ley, además de estar dando demostración evidente de la intolerancia característica de los regímenes totalitarios.

Lamentablemente Venezuela está desgobernada por una dictadura castro comunista, por lo tanto la independencia de los poderes del Estado desapareció. Al no haber justicia, sino un mal remedo de lo justo, los delitos cometidos contra los medios no son castigados, sino todo lo contrario son aupados y festejados. De acuerdo con el lenguaje marcial utilizado por la “revolución” son considerados como “acciones de liberación” o “territorios liberados”.

El discurso del comandante presidente, tiene como característica principal la descalificación de un adversario por el cual no siente respeto alguno, a pesar de estar obligado a respetarlo. A ese adversario pertenecen los medios de comunicación que representan la voz de esa gran parte del pueblo a la que también le corresponden los derechos de las libertades de pensamiento y expresión.

Volver a tener el espacio que GENTIUNO, nos ofrece a quienes hemos sido invitados a exponer nuestras ideas y opiniones representa volver a respirar el aire de la libertad.

Mercedes Montero
Columnista de Opinión
mechemon99@yahoo.co.uk

Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés