Luis José Uzcátegui: ¡Y si mi deseo es el deseo de todos!

20 de marzo de 2016

hechos deseos




Hay una ciencia que estudia lo más trivial en todas las verdades. Es hasta tal punto lo más ligero, y hasta tal punto lo más esencial, no hay venezolano que no sea guiado todos los días por el deseo. El deseo es la expresión más genuina de lo trivial.

El contenido de la mente está poblado de deseos. Los deseos son lentes que hacen ver el mundo externo y a sí mismo con un color diferente de como lo ve el vecino, el amigo, la pareja, el familiar, el columnista, el político, el gobernante. Los deseos son consecuencia de lo que oigo cuando hago cola, lo que me comenta el amigo, lo que se habla en familia, lo que dicen las noticias, lo que leo en las redes sociales, de la realidad y -al final- de lo que pienso y siento.

Los deseos propios son muy válidos y con mucha frecuencia son la única fuente de “sabiduría” inabordable dado que -sin estar consciente- es lo mejor que la persona conoce de sí misma. Casi siempre los deseos son la única referencia para pensar y generar emociones como miedo, desesperanza, infortunio, alegría, ilusión, etc., además que la mente extrapola y cree que los deseos propios son similares a los deseos de los otros.

Arbol de deseos

El árbol de los deseos


¡Los deseos tienen un alto grado de error! Estos se generan por interpretaciones limitadas y experiencias reducidas y a pesar de las realidades y evidencias el cerebro se vuelve “ciego” y se mantiene fiel a los deseos propios – es lo que la ciencia cognitiva denomina “sesgo”.

Venezuela en este momento es un mar de deseos personales. Para muchos políticos la solución a la tragedia nacional simplemente se circunscribe a sus intereses. Para muchos columnista y generadores de opinión es vital imponer sus puntos de vista como única verdad. Para algunos encuestadores a pesar que los resultados de las encuestas dicen otra cosa sus núcleos histriónicos los convierten en promotores de sus apetitos.

Lo extraordinario en el país es que se está dando un fenómeno nada trivial, ciertamente verdadero y esencial: La coincidencia de millones de seres en un deseo gigantesco: ¡Salir de este infierno en que se vive! ¿Habrán líderes o personajes que sepan canalizar el deseo de esta formidable mayoría?

Luis José 7 de febrero 2015

Luis José Uzcátegui

Médico psiquiatra y antropólogo
ljuv2000@gmail.com / @LuisJUzcategui

Clínica de Problemas de Ansiedad

Click a: https://drluisjoseuzcategui.wordpress.com/2016/04/18/situaciones-emocionales/ 









Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés