José Obdulio Gaviria entrevistado por Ricardo Angoso

20 de febrero de 2015

José Obdulio Gaviria tapa



El entrevistado es Senador de la República de Colombia por el Centro Democrático, analista político y asesor de Alvaro Uribe.

Ricardo Angoso: ¿Qué percepción tienes de la situación de la seguridad en Colombia?


FARC armas 6José Obdulio Gaviria: No es una percepción, tenemos cifras que nos dicen que la criminalidad proveniente de la acción guerrillera, es decir, de las FARC y el ELN, principalmente, se ha incrementado. La actividad de estos grupos ha crecido, es evidente. Pero hay indicadores todavía mucho peores, como que por ejemplo el ejército del Ecuador capturó y allanó una fábrica de armas en el territorio de su país que pertenecía a las FARC e iban a ser destinadas a los terroristas. Y el jefe de esa región militar en el el Ecuador llegó a decir que nunca como hasta ahora se estaban produciendo y traficando con tantas armas para las FARC.

Un segundo elemento que debemos de poner encima la mesa es que una entidad norteamericana aseguró que las FARC tenían un nivel de armamento que se asemejaba al de un Estado africano de tipo medio, tal como había llegado asegurar Simón Trinidad cuando dijo que su organización era un Estado embrionario.

Y tercero, anote con curiosidad que en Italia apareció una noticia que poco trascendió en Colombia, más bien ni siquiera se escuchó, y en la que se señalaba que un antiguo parlamentario de Berlusconi fue capturado en Montenegro en una operación tripartita en la que trabajaron los Estados Unidos, Italia y Montenegro, sin participación colombiana, y en la que actuaba como el jefe de una organización dedicada al tráfico de armas. Y las armas iban destinadas a las FARC. Entonces, esos elementos nos dicen que las FARC, con su alianza demostrada con Al Qaeda, sigue siendo un peligro grave y latente, aparte de que ataca y mata. No es un peligro congelado, sino activo y que está ahí presente atacando. Su capacidad permanente la aplican en sus ataques a la fuerza pública y a otros objetivos. Además, siguen reclutando gente y son los jefes absolutos del narcotráfico en Colombia, ya que controlan la producción y tienen alianzas con los carteles mexicanos que les permiten la distribución. Pero las FARC también tienen alianzas con los traficantes venezolanos que actúan en complicidad con las autoridades y que han convertido este negocio en algo multimillonario.

R.A.: ¿Se dice que el Centro Democrático, el uribismo, se ha moderado con respecto al proceso de paz, ¿es así?

José Obdulio Gaviria 1
J.O.G.: Nosotros hemos sido moderados siempre. Estamos de acuerdo con que se llegue a un acuerdo para desmovilizar las FARC, pero nos preocupa mucho el carácter de actor político que se les ha dado y también del protagonismo militar que se les ha otorgado al definirlos como fuerza beligerante. Y, además, nos preocupa que se les haya prometido en las negociaciones que se les va a convertir en un gran partido político, que sería una grave amenaza para el país porque estamos hablando de criminales de vocación. Si acaban actuando como partido actuarán como una suerte de mafia de extrema izquierda. Nosotros hemos tratado de frenar un avance hacia un proceso con impunidad, y también nos oponemos al fortalecimiento de las FARC al convertirse en una fuerza política ad portas de gobernar Colombia.

R.A.: Parece que estamos ante un proceso de paz parecido al de El Salvador, en el sentido de insertar a la guerrilla en el juego político y que tenga, incluso posibilidades de llegar al gobierno, ¿cree qué puede ser así?

J.O.G.: Sí, eso me queda claro. Muy parecido también a como se hizo en Venezuela, en donde las fuerzas que apoyaron a Chávez eran las mismas que se habían desmovilizado durante los gobiernos anteriores y sin ninguna prevención por parte de la institucionalidad venezolana ante el peligro de un zarpazo de ese tipo, que puede ser de carácter electoral. No todo lo electoral es democrático; incluso Cuba siempre ha mantenido una apariencia electoral, como también lo hacía la extinta URSS. A nosotros nos preocupa mucho que no haya un ajuste de cuentas institucional y ético con esa organización que hoy prácticamente, si examinamos el discurso del presidente Santos, es bienvenida a la política, al liderazgo e incluso a la hegemonía en Colombia.

R.A.: La economía colombiana da señales de agotamiento y cierta crisis, ¿piensa que asistimos al comienzo de una recesión?

Colombia economíaJ.O.G.: Hemos tenido esa percepción y la discutimos en el legislativo cuando llevaron el proyecto de reforma tributaria, en que nosotros mantuvimos, a través de los discursos de nuestros líderes, que debíamos prepararnos con mecanismos ya probados para lo que viene. Dijimos que teníamos que estar listos, como lo había hecho ya Perú, para una crisis económica mundial que se avecinaba; es una recesión global y no solo colombiana. Fue una crisis que está afectando más a los países que definieron su rumbo favorable y de crecimiento económico basándolo solo en las materias primas, más concretamente en el petróleo.

El gobierno de Colombia pasó todo el 2014 con los ojos vendados y sin hacer nada. Bueno, mejor dicho imponiendo una reforma tributaria que es un veneno en medio de una crisis gástrica para enfrentar temas tan importantes como la caída de los precios del petróleo, uno de los comodities que más está bajando de una forma inesperada. El petróleo ha perdido más del 50% de su antiguo precio y no olvidemos que Colombia tiene una dependencia fiscal muy grande de Ecopetrol y de la producción petrolera.

José Obdulio Gaviria 2Por otra parte, el discurso colombiano frente a la inversión extranjera, incluyendo todo el entorno de la discusión con las FARC, está dirigido más bien a espantarla del país porque nadie en sus cabales va a invertir en un país donde se está diciendo que el programa de la guerrilla podría ser perfectamente discutido como acuerdo para que rija las instituciones colombianas a partir del 2015 o cuando se firme el acuerdo definitivamente o el armisticio. Ya Timochenko, en un documento interno de las FARC, ha dicho claramente que cualquier negociación está condicionada a la aceptación por parte del gobierno de las propuestas hechas por las FARC en el desarrollo del proceso de negociación.

R.A.: ¿Esta crisis de la que habla no contrasta con esa unanimidad casi absoluta que existe en los medios favorables al presidente Santos?

J.O.G.: Eso tiene una causa más pedestre. El gobierno está gastando sumas enormes en publicidad en los medios para que hablen a su favor. Esos medios de comunicación han sido recomprados con dinero del gobierno. Si uno examina lo que recibieron los canales de televisión en un sistema de monopolio que ya comienza a quebrar, añadiendo lo que han recibido El Tiempo y Semana, encuentra la explicación a lo que está ocurriendo. Los medios han hecho grandes negocios a costa de los dineros recibidos por el gobierno.

R.A.: ¿Cuáles van a ser los grandes ejes en los que vais a trabajar en este año?

J.O.G.: Este año el proceso de paz con las FARC va a ocupar un 80% de la agenda.


Ricardo Angoso 2

Ricardo Angoso

Periodista español
rangoso@iniciativaradical.org
@ricardoangoso





Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés