Pedro Corzo: Recuento

20 de enero de 2018

Cuba antes y después de Castro




winston-churchill-2 Sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor”
Winston Churchill
13 de mayo de 1940


Esa fue la promesa del inolvidable primer ministro británico cuando asumió el cargo ante el Parlamento del Reino Unido en plena Segunda Guerra Mundial, mientras, su homólogo cubano, Fidel Castro, el 16 de febrero de 1959, cuando asumió igual posición, pero sin competir en elecciones sino por la renuncia obligada de su predecesor, José Miró Cardona, dijo, “No queremos exaltar las pasiones. Pero bueno es que no dejemos de levantar la intriga y las maniobras de los contrarrevolucionarios. Porque si lo que están es perturbando, peor será para ellos, porque mientras más exalten las pasiones del pueblo peor será para ellos. Y el pueblo está severo, vigilante, exigente”, palabras amenazadoras si se tiene en cuenta que el paredón estaba en su apogeo.

La realidad que tanto Churchill como Castro cumplieron sus promesas, el pueblo británico sufrió y padeció lo indecible durante la segunda guerra mundial pero el liderazgo de su premier impidió la debacle de la nación, mientras, Castro, fiel a su discurso inicial como jefe de gobierno, nunca dejó de promover el sectarismo y la confrontación entre los cubanos, la generación de nuevos conflictos y la incentivación de los existentes, estimuló sin descanso el odio y la violencia entre sus partidarios contra aquellos que cuestionaban su mandato, a la vez que destruía los fundamentos de la nación.

Mientras Churchill nutría los valores sobre los que se levantaba la cultura nacional, Castro inició un constante y sistemático ataque contra los cimientos éticos e históricos de Cuba, demonizando el pasado y pervirtiendo el concepto de ciudadano para formar una masa que respondiera ciegamente a su manipulación.

Castro entrando a La Habana 1959
Cuba nació como república en 1902 y concluyó en 1959, 57 años turbulentos pero con claros progresos sociales y económicos, con obras espirituales y materiales que se pueden mostrar con orgullo a las nuevas generaciones, sin embargo, el castrismo, una forma de gobierno con más características teocráticas que republicana que controla el país hace 59 años, dos más que lo que existió la República, tiene en su haber la destrucción de prácticamente todo lo que se había creado y daños intangibles a la nación muy difícil de reparar.

Cuba con Castro ruina
En 1958 Cuba era el tercer país del continente con mayor solidez monetaria por sus reservas de oro, dólares y valores convertible. En el presente el peso cubano no tiene ningún valor.

La alfabetización en la isla era del 78 por ciento y sus índices de salud se situaban al nivel de los de una nación desarrollada. En 1958, era el país que dedicaba mayor porcentaje del gasto público para la educación en América Latina, con el 23 por ciento, Argentina tenía el tercer puesto con el 19.6, México el séptimo con 14.7 %.

Sin dudas que había muchos problemas pendientes pero entre 1,943 al 1,957 se duplicaron las escuelas rurales públicas a 4,924, y se incrementaron en un 50 % las urbanas para 17,560.

La educación privada, incluyendo la religiosa, prohibida a partir de 1961, estaba representada por 1700 escuelas y servía a 200,000 alumnos. Los padres seleccionaban libremente las escuelas para sus hijos y determinaban si recibirían o no educación religiosa.

La Habana antes y después de Castro
La capacidad de importación en 1958 llegaba al 66%. Funcionaban en la isla en ese año, 48 bancos comerciales, la mayoría de capital nacional, con 273 sucursales. Tenía la inflación más baja de Latinoamérica con 1.4%, la media era de México con 7.8 y la más alta Bolivia con el 63 por ciento. Ocupaba el cuarto lugar a nivel mundial en recibir el mayor porcentaje de remuneración por obreros y empleados, en relación con el ingreso nacional en 1958.

Por supuesto que el país no era un paraíso o algo parecido. Había problemas de diferentes índoles. La corrupción era una penosa lacra y el clientelismo político una realidad, había sectores que padecían pobreza extrema, sin embargo, la capacidad productiva del país era tal alta que a pesar de esos y otros males, estaba en capacidad de resolver los problemas sociales que ha agudizado la dictadura totalitaria de los Castro.

pedro-corzo-2017 Pedro Corzo (*)
 
@PedroCorzo43
* Periodista y Director del Instituto de la Memoria Histórica Cubana contra el Totalitarismo

 

 

 

 

Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés