La bota que acalla

19 de octubre de 2013

Bota militar Portada

 
 
“Te pedí la palabrita
y me diste tus negares,  
te espero en la bajadita 
cuando de la Cruz Bajares”


Andrés Eloy BlancoEn el epígrafe la cuarteta que en el  viejo Congreso, cuando Isaías Medina Angarita, el diputado Andrés Eloy Blanco le dedicara a Pedro Cruz Bajares, quien le había negado  muchas veces el derecho de palabra al poeta. 

Así era el talante democrático del grande bardo oriental, demostrado en demasía en todos los roles que le tocó ocupar, muy especialmente cuando presidió la Constituyente, desde cuyo presídium no perdió ocasión para exhibirse –en el buen sentido- como intelectual y político, distinto y fecundo, incansable y lúcido combatiente democrático, afable, sencillo y de singular expresión en la historia del espíritu nacional.

Hoy vemos con vergüenza  como se ha impuesto  una vez más la arbitrariedad, que en el Capitolio comanda un teniente. La bota militar ha acallado las voces de dos diputados electos legítimamente, Nora Bracho y Julio Borges, por supuestamente “haber agredido la majestad presidencial”. ¡Dios!
 Diosdado 18
Se impone la fuerza bruta, y aunque disminuida y cuestionada, por culpa de los rojos, se trata de la Asamblea Nacional. De allí nuestro rechazo a cualquier injusto silenciamiento y nuestra  recomendación  a los diputados víctimas de ese atropello, a acudir a un tribunal a ampararse, aunque sea para registro histórico de la hora aciaga que hoy vive Venezuela.
 
No voté por estos diputados, pero ello no obsta para apoyarlos y condenar la barrabasada cometida por quien dice aplicar un reglamento plagado de vicios de inconstitucionalidad. Con tal medida arbitraria, se está callando al pueblo.
 
Bota militar mapa VenezuelaQuienes hayan asistido a alguna facultad derecho  y recibido algunas clases adicionales de derecho público, o por simple estudio motu proprio, saben que este ha sido otro golpe artero a la democracia y de suyo, a las instituciones que la soportan.
 
Mientras en el mundo entero la civilidad toma las sociedades y les confiere poderes al hombre sin uniforme, Venezuela ahora se parece una fortaleza militar, privilegiando al verde vergüenza.  
 
Propicio es repetir, ¡los militares siempre han fracasado en el gobierno! ¡No existe una excepción! Una verdadera lástima que la mediocridad partidista que se ha criticado tanto, incluso la oposición de la oposición,  haya llegado a lo más profundo del barranco con una clase política mucho peor que adecos, copeyanos y masistas de otros tiempos.
 
Volviendo al poeta, honorable civilista,  a él se refería Rafael Caldera como “El Amortiguador” de La Constituyente, resaltando su labor pacificadora en un ambiente que, al parecer, amenazaba con degenerar  en hechos de violencia y que el demócrata tolerante sorteaba con éxito republicano. 
 
Y recientemente, el doctor Elías Pino Iturrieta expresó públicamente  “su envidia a quienes tuvieron la dicha de conocer al grande Andrés Eloy Blanco”. Yo también, la verdad sea dicha.
 
Fíjense en este ejemplo, para terminar, el  poeta afirmaba que su arma era la campanilla que portaba en su mano, “que tiene voto y manda” decía. Y que si alguna vez se alzare un clamor de voces, que no se alzará jamás, atacando a una región de mi patria, yo no tendría mejor camino para responderle que agitar la campanilla, mostrar el retrato de Bolívar y decirles: “Señores representantes, tiene la palabra Venezuela.”  (10-4-47)
 
¡Cuán distinto, Dios!
 

Jesus Peñalver foto 2013

Jesús Peñalver es abogado
Columnista de Opinión
penalver15@gmail.com / @jpenalver
 



Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés