Luis José Uzcátegui: María Corina cuando la realidad NO se equivoca

19 de julio de 2018

María Corina Portada 91




“Es la única que dice la verdad. No es corrupta. Tiene más valentía que muchos hombres.” Con estas frases responden los venezolanos cuando se les pregunta: ¿Qué te parece María Corina? La perciben como el político que genera más pegamento con la confianza y la honestidad. Impacta como el líder más acorde para resolver las necesidades existenciales del pueblo venezolano: Seguridad económica, alimentos, medicinas, paz, prosperidad y libertad.  

Son demasiados los ejemplos que explican el crecimiento del vínculo afectivo de los ciudadanos con María Corina. Después de muchos años millones de seres sintiéndose burlados, humillados y aplastados por políticos del oficialismo y la mayoría de la oposición, en sus mentes se generaron emociones altamente negativas como desesperanza, decepción, desconfianza,  ansiedad, asco.  Y entones es ineludible que se active una función del sapiens, algo que no terminan de entender políticos tradicionales, analistas, encuestadores y todos aquellos que el fenómeno María Corina los tiene “bailando en un tusero”, y es que en situaciones de desgracia social se generan reacciones de sobrevivencia y se buscan líderes sólidos y contundentes. ¡Mequetrefes y saltimbanqui son execrados de las redes cerebrales!

María Corina líder de masas
Hace pocos meses atrás hubiera sido impensable que una mujer dura e implacable con la maldad, los acomodos políticos y los beneficios económicos de quienes se dicen opositores pero bailan pegados con el régimen  se convirtiera en  el líder de los venezolanos. El fenómeno se está generando en función de un proceso psíquico que en política cognitiva se denomina bottom-up cuando el clamor popular y elección del líder viene de abajo hacia arriba. Las masas, esa dimensión humana tan vilipendiada y engañada por los grupos políticos tradicionales, ahora señalan y eligen a quien seguir.

Realidad nada fácil de entender para quienes sus esquemas mentales funcionan en la modalidad de sesgos del pensamiento.

Sesgo cognítivo la rueda no gracias
Por ejemplo, en política sólo existe la ruta del consenso, acuerdo, negociación, sumar voluntades y unir a todos pero condicionado a una especie de decreto que a veces hasta tiene tintes de furor pasionario: ¡Se tiene que dar de una sola manera!  Que si no fuera que son argumentos producto de gigantescos sesgos del pensamiento, querer fijar desde las cúpulas lo que el pueblo tiene que hacer, sería algo obvio y lógico ya que los consensos y acuerdos son fundamentales para lograr una existencia política en paz generadora de prosperidad.

Otro sesgo del pensamiento es señalar al líder político que no es del agrado con elementos negativos y falsos pero cuando el líder si es de su agrado, en similares condiciones, no se aplican las mismas emociones ni argumentos. La mente para no aceptar que las cosas no se están dando como quisiera, genera valores negativos o positivos que se ajustan a las emociones del que opina  y casi siempre están muy distantes de la realidad.

Pensamientos humanos
Los humanos estamos acostumbrado a trabajar con lo racional, lo convencional, a no salir de nuestra zona de miedo, a pensar que del razonamiento A necesariamente se pasará al B; a juntarnos y pensar que todo el mundo piensa como nosotros. Tal vez se necesita desarrollar otro tipo de olfato. Otro estilo mental de análisis y de pensamiento. Como lo señala Richard H. Thaler Premio Nobel de economía 2017 se puede aprender que: “Los humanos se equivocan de forma predecible”. Y entonces a tiempo se puede evitar el seguir equivocándose y entender más fácilmente que la realidad a veces NO se equivoca. 

Luis José Uzcátegui febrero 2018Luis José Uzcátegui
Médico psiquiatra y antropólogo
ljuv2000@gmail.com 
@LuisJUzcategui
Diccionario de Salud Mental LJ Uzcátegui

https://drluisjoseuzcategui.wordpress.com/2016/04/18/diccionario-de-salud-mental/ 



Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés