Grecia obligada a sacudir la alcancía para llegar a fin de mes

19 de abril de 2015

Grecia alcancia crisis

 

 

Atenas.- Las cuentas de Grecia hace años que están en rojo, como saben de sobra sus inquietos socios europeos. Pero el rojo es ahora tan intenso que el gobierno sacudió la alcancía y salió a rescatar cada moneda existente en los organismos públicos, sin lo cual no podrá pagar los sueldos de la administración pública y las pensiones a fin de mes.

Según autoridades griegas, las reservas del sector público son de 2000 millones de euros, dispersas en diversas entidades. Y todo eso, hasta el último euro, será necesario para no dejar a sus empleados con la mano extendida en la fila de pagos. “Es el poco último dinero que le queda al Estado griego”, dijo bajo condición de anonimato un alto cargo del Ministerio de Finanzas.

Grecia alcancia crisis 6
El subte de Atenas, los bancos locales, los proveedores, los subsidios de la Unión Europea… los ojos de los contadores del gobierno detectan objetivos y toman lo que puedan de las distintas entidades. A veces en forma de préstamos, otras como pagos diferidos. También se cancelan compras que de pronto son consideradas prescindibles.

El “día D” está a la vuelta de la esquina. El balance monetario sería negativo a partir del próximo 20 de abril si el gobierno no obtiene esos millones de los depósitos restantes en varias entidades, incluidos un puñado de fondos de pensiones y administraciones regionales.

La lucha de Atenas para lograr fondos básicos muestra lo extremas que son las restricciones financieras para el primer ministro, Alexis Tsipras, en su intento de convencer a los acreedores extranjeros de que entreguen más ayuda financiera. Y, a la inversa, muestra lo difícil que es para los acreedores que Tsipras acceda a un plan de reformas, a su criterio, mucho más vasto.

Alexis Tsipras y Yanis Varufakis

Alexis Tsipras y Yanis Varufakis

Ese contexto de arcas vacías y billetes ausentes para los sueldos hizo más acuciante que nunca la reunión en Bruselas entre funcionarios de Grecia y sus acreedores, una nueva ronda de negociaciones antes del encuentro clave de los ministros de Finanzas de la Eurozona, el próximo viernes.

Funcionarios europeos ya mostraron su escepticismo frente a anteriores advertencias griegas sobre su falta de fondos. Pero reconocen que el momento de la verdad, esta vez sí, se aproxima.

El viernes 17 de abril, la Comisión Europea (CE) expresó su “insatisfacción” por la falta de progreso en las negociaciones con Grecia sobre una lista completa de reformas, y señaló que espera un cambio de tendencia en los próximos días. También el presidente norteamericano, Barack Obama, presionó para que Grecia “inicie reformas” estructurales.

Los griegos, por su parte, esperan que sean los otros quienes tiren la toalla.

“El gobierno sigue siendo optimista sobre un acuerdo antes de fin de mes. Europa tiene que aprender a vivir con los desacuerdos, hacer una síntesis y avanzar”, dijeron fuentes oficiales.

Grecia Crisis 0976Las fuentes precisaron que un pacto con los acreedores -la CE, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional- debería basarse en el “respeto a las obligaciones del país a nivel internacional, la consolidación de la confianza con las instituciones, respetando siempre los compromisos del gobierno con sus ciudadanos”. Y agregaron que Tsipras mantendrá “líneas rojas” infranqueables en cuatro puntos sensibles, sobre todo, la reforma laboral y el sistema de pensiones.

Al mismo tiempo, son miles los ciudadanos griegos que no confían en que Tsipras pueda salirse con la suya, a juzgar por su manejo del dinero: en los últimos meses retiraron grandes cantidades de sus cuentas bancarias.

El diario Kathimerini estimó que los griegos guardan unos 15.000 millones de euros en efectivo, debido al creciente temor de que Grecia deba salir del euro si el gobierno no llega a un acuerdo con la UE. En diciembre pasado, el nivel de los depósitos era de más de 160.000 millones de euros. A fines de marzo, había caído a 135.000 millones.

Para comienzos de mayo, el gobierno tendría cierto alivio con la recaudación impositiva, unos 4000 millones de euros mensuales. Pero la presión financiera no bajará, ya que Atenas enfrentará una nueva ronda de pagos a sus acreedores el 12 de mayo. Allí deberá abonar 950 millones de euros al FMI y volverán los problemas con sus compromisos internos.

Grecia crisis 45432Un panorama desalentador a corto plazo

Alerta

Aun si echa mano de todos los recursos existentes, si Atenas no llega a un acuerdo no podrá pagar los 950 millones de euros que debe desembolsar al FMI en mayo

Aumentos

Según el responsable del departamento Europa del FMI, Poul Thomsen, entre junio, julio y agosto el monto de los pagos que Grecia debe realizar aumentará de manera significativa; las próximas reuniones serán decisivas

Default

Por el momento, del lado europeo no hay un plan B para Atenas, por lo que insisten a los cuatro vientos en que Grecia acelere sus reformas a riesgo de caer en default

Daños

Para el comisario europeo de asuntos económicos, Pierre Moscovici, una salida de Atenas del euro sería “un daño para la eurozona, los griegos y el sistema financiero”



Una Nota Informativa desde Nuestra Mesa de Redacción
Fuente: Agencias



Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés