Dictan prisión preventiva para Cristina Fernández por liderar asociación ilícita

18 de septiembre de 2018

Cristina kirchner enjuiciada




Acusada de haber recibido millonarios sobornos de empresarios de obras públicas, la detención de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner depende de que dos tercios del Senado aprueben su desafuero.

La Justicia acusó formalmente, este pasado lunes (17.09.2018), a la expresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner, por liderar una asociación ilícita que recibía sobornos de empresarios a cambio de concederles obras públicas durante los Gobiernos kirchneristas (2003-2015), informaron fuentes judiciales.

La decisión fue tomada por el juez federal Claudio Bonadio, que en una resolución de unas 500 páginas pidió también el arresto preventivo de Fernández de Kirchner. La solicitud, sin embargo, depende, en primer lugar, de que la Cámara Nacional de Apelaciones, la instancia judicial superior al magistrado, homologue el procesamiento.

Cristina kirchner y el juez Claudio Bonadio

Bonadio vs. Cristina

Una vez avalada esa resolución, Bonadio presentará el pedido para quitarle la inmunidad parlamentaria con la que Fernández de Kirchner cuenta como senadora de la agrupación opositora del peronismo disidente Unidad Ciudadana. La detención de Cristina Fernández de Kirchner dependerá de que dos tercios de sus colegas senadores aprueben su desafuero.

Según informaron fuentes jurídicas, Bonadio dictó el procesamiento con prisión por “asociación ilícita” contra Fernández de Kirchner y diversos miembros de su Ejecutivo, así como contra varios de los empresarios sospechosos de haber pagado coimas para favorecerse con contratos.

Entre ellos Angelo Calcaterra, primo del actual presidente, Mauricio Macri (que declaró haber hecho bajo presión pagos ilegales para financiar las campañas electorales kirchneristas), Aldo Roggio, Gerardo Ferreyra, Luis Betnaza, Carlos Wagner y Enrique Pescarmona.

Desde que surgió el escándalo a principios de agosto, varios son los empresarios y exfuncionarios que han declarado como imputados “arrepentidos” -figura legal que otorga beneficios penales para los que colaboren con la Justicia- y han reconocido la existencia de las coimas y la supuesta implicación de Fernández y su fallecido esposo, el también expresidente Néstor Kirchner.

“Era algo que estábamos esperando, habituados a un Bonadio que no está ejerciendo su rol de juez independiente sino de juez arbitrario por fuera del estado de derecho”, dijo el abogado de la exmandataria Gregorio Dalbón.

El defensor aseguró que el magistrado -que ya procesó a Fernández en otras causas e incluso pidió su desafuero para detenerla a finales del año, algo que no prosperó- está “comulgando con las corporaciones mediáticas” y con el Poder Ejecutivo nacional para seguir “persiguiendo a la líder de la oposición”.

Bonadio embargó los bienes de Fernández de Kirchner por 4.000 millones de pesos (99 millones de dólares), en el sexto procesamiento judicial que enfrenta Fernández de Kirchner desde que finalizó su gestión en diciembre de 2015.

“Organización delictiva”

Según informó el juez a finales del pasado mes, sobre la base de sus investigaciones, llegó a la conclusión de que Kirchner y Fernández fueron, junto a su ministro del área de obras públicas, Julio de Vido, los “verdaderos beneficiarios” de la supuesta red de sobornos llevada a cabo durante sus Gobiernos.

El caso surgió cuando el diario “La Nación” reveló las anotaciones, fotografías y filmaciones efectuadas por Oscar Centeno, chófer del ministro De Vido y del subsecretario de Coordinación de su cartera, Roberto Baratta, entre 2005 y 2015. Este material apunta a la existencia de una “organización delictiva” conformada por funcionarios públicos y comandados por Kirchner -fallecido en 2010-, su viuda, Fernández, y el Ministerio de Planificación Federal de Julio de Vido.

Bonadio cree que hay indicios que permiten sostener que Baratta y otros funcionarios más de la cartera efectuaron los cobros a distintos particulares, siendo trasladados después, “en la mayoría de las oportunidades”, en vehículos conducidos por Centeno, en algunos casos, hasta la residencia presidencial oficial o el departamento privado de la familia Kirchner.

Néstor Kirchner Cristina Fernández y Julio de Vido

Néstor Kirchner Cristina Fernández y Julio de Vido

“A partir de ello, y previo percibir el porcentaje que correspondiera a sus tareas, procedían a entregar los fondos recaudados a otros funcionarios”, que “finalmente los derivaban a manos de los verdaderos beneficiarios de la maniobra ilícita”: Néstor Kirchner, Cristina Fernández y Julio de Vido.

Una Nota Informativa desde nuestra Mesa de Redacción
Fuente: Agencias



Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube