¿Dolor de espalda? Prueba estos consejos

18 de septiembre de 2013

Dolor de espalda

 
Es uno de los problemas de salud más corrientes en la gente de hoy…  Los dolores lumbares son tan frecuentes que se han convertido en la segunda causa de ausentimos laboral, después de los traumatismos. Tanto es así, que publicaciones especializadas reportan que entre el 80% y el 90% de las personas sufrirán dolores de espalda a lo largo de su vida. Está claro que en su aparición tienen mucho que ver los hábitos y posturas inadecuados. Así, las causas más frecuentes de dolores de espalda vienen derivadas de malas posturas, estrés o posiciones mantenidas durante mucho tiempo. Esto ocurre muy a menudo en personas que pasan todo el día de pie o sentadas. 
 
 Y es que con estas posturas se mantiene en tensión constante determinados músculos. Dos ejemplo grafican: Los trapecios en la gente que trabaja en la computadora o los espinales en la gente que trabaja de pie. Además, estas posturas aumentan mucho la presión sobre los discos vertebrales pudiendo provocar a medio o largo plazo un desgaste de estas estructuras favoreciendo la aparición de hernias o protusiones (causantes de mayor dolor de columna con probable irradiación a miembros inferiores o superiores).

Si sumamos a esto una falta de tono en la musculatura de la espalda, puesto que poca gente hace deporte para fortalecerla, el asunto se complica más aún. Además, otras causas frecuentes de dolores de espalda son la escoliosis o la artrosis y osteoporosis en la gente mayor. 

Tomando en cuenta estos motivos hay que preocuparse por los dolores de espalda y tratar de evitarlos.
Tomemos nota de algunos consejos para intentar prevenirlos:
 
1.- La mejor postura a la hora de dormir 

Las personas pasan de 6 a 8 horas al día acostadas. Es el tiempo durante el cual la columna descansa sin soportar el peso del cuerpo y es importante cuidar la postura que se adopta. Los expertos apuntan que la postura ideal es boca arriba o en posición fetal (tumbado de lado sobre un costado con las rodillas y caderas flexionadas y con la cabeza y el cuello alineados con el resto de la columna). Si hay una molestia aguda o lesión lumbar, se debe adoptar la postura boca arriba y con una almohada debajo de las rodillas flexionadas. 

Dormir boca abajo no es recomendable, salvo en caso de indicación médica. Modificar la curvatura normal de la columna lumbar y obligar al cuello a permanecer girado hacia uno de los dos lados puede ser muy perjudicial para nuestra columna. 
 
Espalda 12.- Descontracturar los músculos
Esto es más fácil si alguien ayuda por tanto hay que pedirle a la pareja o a algún amigo o familiar que lo haga por nosotros. De no ser posible, pues hágalo usted mismo. Utilizando aceite de pepino relajaremos nuestros músculos y aliviaremos los síntomas de las contracturas que tanto molestan.
Si se dan masajes en los músculos de la espalda, hay que hacerlo en sentido horario, dibujando círculos, presionando lo suficiente, pero sin causarnos dolor. La idea es relajarnos y alejar las tensiones de nuestro cuerpo, no magullar… 
 


Abdominales 13.- La maravilla de los abdominales


Hacer ejercicio ayuda a desarrollar el tono muscular y es la mejor prevención para evitar dolor de espalda o molestias en el cuerpo. Alguno ejercicios especialmente reomendables son el Pilates, el yoga y la natación. También se recomiendan paseos diarios de 30 a 60 minutos a paso ligero, usar unas buenas zapatillas y hacer abdominales durante 5 minutos al día: en pocos días se nota la estabilidad en el cuerpo entero y a continuación un alivio de las molestias. 
 
Espalda calor4.- El calor es un buen aliado

El calor es amigo de la relajación, así que a usarlo. Una toalla caliente, una bolsa de agua caliente o hasta una luz infrarroja sobre nuestra espalda alivia. 

El calor ayuda a calmar los dolores de espalda y otro consejo interesante es alternar la temperatura. De esta manera el músculo se comporta como si lo estuviéramos masajeando. Podemos colocarnos calor y luego frío durante unos minutos, y luego volver al calor.
 
Espalda 25.- La importancia de un buen colchón y una buena almohada 

El colchón y la almohada son factores clave en la salud de la espalda y deben permitir una buena adaptación a las curvas naturales de la columna. Al comprar una nueva almohada, una persona puede tardar entre uno y 14 días en adaptarse. Un colchón suave y flexible se adapta con más facilidad y mejorará los contornos del cuerpo, lo cual es bueno para el sueño, también hace que la sangre circule mejor y que sea más difícil adoptar una posición incómoda. 
 

Estres 36.- Paremos el estrés 

El nivel de estrés influye mucho en el estado de ánimo de una persona, pero también en la salud de su espalda. El 69% de los pacientes que padecen depresión comunican síntomas somáticos, como dolor de espalda, mareos o malestar gástrico. 


Infucion7.- La medicina natural tremenda aliada
 
Los expertos en medicina natural indican que se pueden utilizar algunos preparados de plantas, para aliviar algunos de los síntomas de los dolores de espalda, entre ellos la infusión de hierba de San Juan y valeriana, mezclarlos bien y consumir diariamente.
 

Espalda y PC8.- Las posturas diarias hay que vigilarlas

Las causas más comunes de los problemas lumbares nacen en el entorno laboral. Por un lado, hay trabajos que requieren un sobreesfuerzo físico y movimientos repetitivos (todo el día de pie) y otros que se llevan a cabo en entornos de oficina (todo el día sentado). En las oficinas, el motivo principal de los dolores de espalda es la forma inadecuada de sentarse. La mayoría de la gente se acomoda en el borde de la silla. En el caso de las mujeres, los tacones pueden provocar molestias de espalda. Al llevarlos, el eje de gravedad postural se desplaza hacia delante y los discos lumbares quedan forzados y a veces dañados. 
 
Silla espaldaExpertos recomiendan a aquellas personas que pasen muchas horas sentadas tener una silla de oficina que permita ajustar el asiento, el respaldo y también la altura de los reposabrazos. Es importante intentar situar el monitor de la computadora  justo en frente del cuerpo, los brazos deben formar un ángulo de 90º, manteniendo el antebrazo y mano en línea recta. Se debe procurar apoyar los antebrazos a la hora de escribir, así se evitarán sobrecargas sobre la musculatura que va del hombro al cuello. 


Una Nota Informativa desde nuestra Mesa de Redacción
Fuente: Agencias

Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés