¡Basta de extremismos! Exclama Juan Diego

18 de agosto de 2014

No al Fanatismo




Hoy es uno de esos días en los que las contradicciones existenciales punzan agudamente la conciencia y la razón. No deja de sorprenderme la inquietud humana que nos acerca hacia el avance titánico del progreso, una carrera sin duda admirable que pareciera invocar lo que en algún momento fue inimaginable. En la vertiginosa carrera de acercarnos a eso que llamamos el mundo del mañana, pareciera que también hemos ido tomando un sendero paralelo que apunta hacia el regreso a la barbarie histórica que ha teñido las páginas de la Historia de eventos impensables que han transformando al ser humano en una bestia sin razón capaz de acudir a las intolerancias más salvajes para intentar imponer una visión dogmática de pensamientos ideológicos desfasados de la verdadera necesidad colectiva.

Fanatismo 7El fanatismo de cualquier índole es un cáncer incurable que logra hacer metastasis en la conciencia. Me sorprende cómo las ideologías de la intolerancia aún tienen profunda aceptación en las masas, y generan en ellas un volumen distorsionado que despierta las sombras de los complejos más feroces que conllevan a un sinfín de cruzadas espeluznantes que nos acercan al peor de todos los Apocalipsis: el del alma.


En nombre de Dios y del propio amor se han gestado los genocidios más repudiables de nuestros tiempos. Sin embargo, seguimos arrastrando procesos ortodoxos, retrogrados, que todavía sirven de excusas para provocar la muerte de millones de herederos de un pasado que no tiene por qué pertenecerles.


Invocamos constantemente a héroes míticos de la historia con el pretexto engañoso de que en ellos hay una corriente salvadora de una nueva independencia, obviando que la única y verdadera independencia es el despertar de una conciencia propia que nos permita reconciliarnos con nosotros mismos. Acentuamos la infértil idea de basar en las posturas extremas alguna posibilidad de plasmar modelos que no tienen capacidad de transformar el alma social, únicamente generar divisiones irreconciliables que solo podrán debatirse a través de la violencia.


Planeta enfermo 9
La revanchas de los ‟istas″ (fundamentalistas, socialistas, capitalistas, machistas, feministas, etc), por nombrar algunos, han tomado el timón de un planeta enfermo que se aleja cada vez más de una posibilidad de entendimiento que requiere del ejercicio del más alto valor a mi entender, que no es otro que el respeto a la libre independencia de la conciencia individual, bajo la estricta norma de fijar límites firmes que nos permitan a todos vivir bajo la discrepancia de nuestras ideas pero sin imposición alguna de pretender hablar en nombre de la verdad.


No quiero caer en los trillados y clásicos llamados a la paz, llenos de buenas intenciones pero panfletarios en algunos casos; mi llamado es a la convocatoria individual para de una vez entender que solo el cese de nuestra propia violencia y de nuestra mezquina intolerancia puede aportar un nuevo giro, para hallar en un gran centro amplio una posibilidad de encuentro certero que nos permita la coexistencia y la paz anhelada que solo se halla en nuestra propia conciencia.

Espero que no lleguemos primero a Marte que a nuestro corazón. ¡Basta de extremismos!



Juan Diego 2014

Jonathan Humpierres (Juan Diego)

Cantautor, músico y abogado venezolano
juandiegocd@yahoo.com



Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés