Erdogan sobre el apoyo de Centroeuropa a Israel: «¡Yo maldigo a Austria!»

18 de mayo de 2021

Austria censura Erdogan




Como muestra de solidaridad con Israel, la bandera israelí ha sido izada en varias sedes de instituciones del Estado, un gesto justificado por el ministro de Exteriores como una «postura coherente de Austria hacia el terrorismo»


En un contexto de crecientes manifestaciones de violencia contra Israel en Centroeuropa, el presidente de Turquía ha lanzado a los manifestantes contra el Gobierno de Austria, por haber izado la bandera israelí en varias sedes de instituciones del Estado como muestra de apoyo. «Lo que probablemente quiere el Estado austriaco es que los musulmanes paguen el precio de que ellos cometiesen un genocidio contra los judíos», ha dicho Recep Tayyip Erdogan, «¡yo maldigo al Estado austriaco!».

Tanto el canciller federal de Austria, Sebastian Kurz, como el ministro de Exteriores Alexander Schallenberg, ambos pertenecientes al Partido Popular de Austria (ÖVP), han condenado los ataques contra Israel desde Gaza. Como muestra de solidaridad con Israel, la bandera israelí ha sido izada en la Cancillería Federal y en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Viena, un gesto justificado por Schallenberg como una «postura coherente de Austria hacia el terrorismo» y en el hecho de que «tanto Estados Unidos como la UE clasifican a Hamás como grupo terrorista». El Gobierno de Austria tomó esta decisión después de que varios cientos de manifestantes saliesen a las calles de Viena gritando consignas contra Israel y contra el pueblo judío, en las que la mayoría de los participantes formaba parte de la población de origen turco. El ministro del Interior, Karl Nehammer, ha criticado duramente el papel «sin gloria» de Turquía en el conflicto de Oriente Medio. En su opinión, este papel «ciertamente no contribuye a la desescalada, sino a la escalada» y ha acusado a Erdogan de «echar leña al fuego», después de que el presidente turco describiese la semana pasada a Israel como un «estado terrorista».

Nehammer señaló además que el verano pasado hubo «claros indicios de que Turquía había influido en los disturbios en Viena-Favoriten». En ese momento, simpatizantes de los ultranacionalistas ‘Lobos Grises’ turcos atacaron una manifestación kurda que protestaba contra la violencia contra las mujeres y causaron disturbios que se prolongaron durante días. «Turquía también está ejerciendo ahora influencia sobre las manifestaciones dirigidas contra Israel», añadió el ministro, que mencionó «las numerosas banderas turcas que ondean en las manifestaciones contra los judíos».

Erdogan y el odio a Israel
Medios austriacos han publicado una carta del Ministerio de Relaciones Exteriores de Turquía dirigida al Ministro del Interior Nehammer que afirma que «rechazamos y condenamos las declaraciones infundadas hechas por el Ministro del Interior de Austria sobre nuestro país y nuestro presidente en relación con las protestas en Viena contra las atrocidades de Israel». «Hacemos un llamamiento a las autoridades austriacas para que pongan fin a estas declaraciones anti-turcas, que resultan de cálculos políticos puramente domésticos y dañan las relaciones turco-austriacas», continuaba la misiva, que denota una grave tensión en las relaciones entre los dos países.

Críticas a Biden

El presidente turco ha criticado también duramente al presidente estadounidense Joe Biden. «Desafortunadamente estás haciendo historia con tus manos ensangrentadas», dijo en la noche del lunes, tras cargar contra el Gobierno de Austria, «nos vemos obligados a decir eso». Erdogan fundamenta este ataque a Biden en una venta de armas por 735 millones de dólares sobre la que no consta información oficial y que según el presidente turco ha «bañado el suelo de Palestina con horror, dolor y sangre».

Alemania, también con una importante población de origen turco y que igualmente ha registrado la semana pasada varios ataques a sinagogas y comercios judíos, así como manifestaciones en las que se llamaba a la «extinción de los judíos», ha advertido que habrá «tolerancia cero con cualquier manifestación antisemita». El ministro de Exteriores alemán, Heiko Maas, ha señalado que «quien ataca una sinagoga como quien daña símbolos judíos demuestra que no está criticando a un Estado o una política, sino agrediendo, en un acto de odio, a quienes profesan una religión». Hacía estas declaraciones después de que el embajador de Israel en Alemania, Jeremy Issachroff, apremiase a las autoridades alemanas ha garantizar la seguridad de la comunidad judía, «crecientemente amenazada en las calles». «El conflicto de Oriente Medio no tiene nada que ver con la comunidad judía en Alemania», ha intentado subrayas el diplomático.

El portavoz del gobierno alemán, Steffen Seibert, ha calificado los disparos de cohetes hacia Israel por parte del movimiento islamista palestino Hamás como «ataques terroristas que solo tienen un objetivo: matar a personas sin hacer distinciones (…) y extender el miedo».
Israel bombardea Gaza foto5
El Gobierno de Angela Merkel defiende «el derecho de Israel a la legítima defensa frente a estos ataques». La propia canciller Angela Merkel llamó ayer por teléfono al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, para expresar su «solidaridad» con Israel y para llamar a poner término a los enfrentamientos «lo más rápido posible», subrayando el alto número de víctimas civiles para ambas partes. Merkel condenó con firmeza el lanzamiento de cohetes de Hamás, mientras su gobierno insiste en que «se procederá de forma decidida contra las protestas en suelo alemán que intenten propagar el odio y el antisemitismo». Sobre los bombardeos del pasado fin de semana por parte de las fuerzas israelíes contra un edificio que alberga medios de comunicación internacionales, Seibert se ha limitado a decir que «el trabajo periodístico sobre el terreno en una zona de conflicto es muy importante, pero también sabemos que Hamás está activo en zonas muy pobladas y que toma a la población civil como rehén».

Una Nota informativa de Rosalía Sánchez, corresponsal del diario ABC de España en Berlín



Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube