Her­mann Ter­tsch: ¡Vi­va el sen­ti­do co­mún!

18 de febrero de 2018

Europa y el Sentido Común




L
a Con­fe­ren­cia de Se­gu­ri­dad de Mu­nich, fas­ci­nan­te to­dos los años co­mo ca­ja de re­so­nan­cia de las in­quie­tu­des en de­fen­sa y se­gu­ri­dad de eu­ro­peos, ru­sos y nor­te­ame­ri­ca­nos, ha te­ni­do es­te año un ca­rác­ter muy es­pe­cial. Co­mo pa­ra ce­le­brar es­te me­dio si­glo que se cum­ple de la re­vo­lu­ción cul­tu­ral ju­ve­nil utó­pi­ca, an­ti­au­to­ri­ta­ria y pa­ci­fis­ta de 1968, los lí­de­res po­lí­ti­cos han apos­ta­do por un so­lem­ne en­tie­rro de ilu­sio­nes pe­li­gro­sas e iner­cias te­me­ra­rias.

El le­ma pu­do ser ¡El se­sen­ta­yo­chis­mo ha muer­to, que vi­va el sen­ti­do co­mún! El año pa­sa­do Mu­nich es­tu­vo aún mar­ca­do por los efec­tos trau­má­ti­cos de la elec­ción de Do­nald Trump. To­dos te­nían que bus­car for­mas de re­con­ci­liar su apues­ta per­de­do­ra con un fu­tu­ro de co­la­bo­ra­ción con el de­mo­ni­za­do nue­vo pre­si­den­te. Eso ya ha pa­sa­do. Los lí­de­res sa­ben que, más allá del gri­te­río, tie­nen un in­ter­lo­cu­tor en Was­hing­ton con el que han de lle­var­se bien. Y ade­más pue­den.

Europa y TrumpNa­die pre­su­me de bue­nas re­la­cio­nes con Trump. Eso tie­ne un pre­cio. Pe­ro mu­chos sa­lu­dan los efec­tos be­né­fi­cos que ha te­ni­do ya su len­gua­je di­rec­to. De mo­men­to so­bre de­fen­sa. Por pri­me­ra vez es­tán dis­pues­tos los eu­ro­peos a de­jar de ser pa­rá­si­tos ab­so­lu­tos del pre­su­pues­to mi­li­tar nor­te­ame­ri­cano. El pre­si­den­te de Fran­cia, Em­ma­nuel Ma­cron, se­rá re­ci­bi­do en Was­hing­ton en abril con una gran vi­si­ta de Es­ta­do. Allí se re­no­va­rán los la­zos de EE.UU. y Fran­cia, de las dos gran­des re­vo­lu­cio­nes. Se es­ce­ni­fi­ca el re­torno de Fran­cia a lo más al­to tras años re­le­ga­da por una Ale­ma­nia de po­der in­con­tes­ta­ble.

Macron Avanza
Cam­bia la co­rre­la­ción de fuer­zas en­tre Pa­rís y Ber­lín. La Fran­cia de Ma­cron ha en­te­rra­do a los par­ti­dos tra­di­cio­na­les y avan­za en re­for­mas pa­ra aca­bar con una pa­rá­li­sis de dé­ca­das. Mien­tras, Ale­ma­nia es una de­sola­do­ra es­com­bre­ra po­lí­ti­ca en la que Mer­kel y su so­cio, el SPD, se hun­den. Con el par­ti­do de­re­chis­ta AfD co­mo úni­ca al­ter­na­ti­va. En Mu­nich se vio el cam­bio de ac­ti­tud. Ale­ma­nia pier­de pe­so. Lo ga­nan el sen­ti­do co­mún y el prag­ma­tis­mo. Se de­man­da de­cir la ver­dad a las na­cio­nes eu­ro­peas, an­tes de que es­tas den la es­pal­da al pro­yec­to co­mún.

países de VisegradoAhí es­tán los paí­ses de Vi­se­gra­do, efi­ca­ces en su in­te­rior por dis­cre­pan­tes que sean del dis­cur­so so­cial­de­mó­cra­ta ma­yo­ri­ta­rio en la UE. El pri­mer mi­nis­tro po­la­co di­jo que «Eu­ro­pa no ne­ce­si­ta más think tanks, sino más tanks». Más ca­rros de com­ba­te y me­nos ga­bi­ne­tes de es­tu­dio. El can­ci­ller aus­tria­co, Se­bas­tian Kurz, exi­ge con Vi­se­gra­do con­trol de las fron­te­ras ex­te­rio­res. Se ad­vier­te so­bre la ame­na­za chi­na. Hay ur­gen­cias. La ideo­lo­gi­za­ción iz­quier­dis­ta, pe­no­so le­ga­do de 1968, im­pi­de a los eu­ro­peos to­mar en se­rio los pro­ble­mas se­rios. Los dis­trae con aña­ga­zas y tram­pan­to­jos.

Es­pa­ña, cau­ti­va co­mo po­cos por la es­tul­ti­cia del «pro­gre­sis­mo», se en­tre­tie­ne con el se­pa­ra­tis­mo de­ci­mo­nó­ni­co, la men­ti­ra an­ti­fran­quis­ta y la de­ma­go­gia so­bre bre­cha sa­la­rial o de­re­chos Lgt­bizbxy. Mien­tras, la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca avan­za a ve­lo­ci­dad de vér­ti­go y la ame­na­za mi­gra­to­ria se dis­pa­ra. Co­mo di­jo Kurz, «el gran­de no se co­me al pe­que­ño, el rá­pi­do se co­me al len­to».

Hermhermann-tertsch-creditos-enero-2017ann Tertsch
@hermanntertsch

Periodista español. Columnista del ABC de España. Comentarista de Televisión





Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés