Hermann Tertsch: El pá­ni­co en Eu­ro­pa

17 de noviembre de 2016

terremoto-trump




E
l pá­ni­co ha si­do ge­nuino en­tre los go­ber­nan­tes eu­ro­peos. Lo úni­co ge­nuino en ellos, que di­rían mu­chos. Ha ga­na­do Do­nald Trump, al que ya ha­bían in­sul­ta­do an­tes de las elec­cio­nes pa­ra ga­nar­se el aplau­so de los co­ros de la co­rrec­ción po­lí­ti­ca de Eu­ro­pa.

En­to­nan­do la po­lí­ti­ca con el pe­rio­dis­mo, to­dos jun­tos al uní­sono el «Trump, ca­ca, cu­lo, pe­do, pis». ¡Qué bien se han sen­ti­do to­dos co­mo miem­bros de la gran fa­mi­lia an­ti Trump! Po­cos han si­do ca­pa­ces de fe­li­ci­tar al ga­na­dor sin me­ter al­gu­na im­per­ti­nen­cia en su men­sa­je.

Aun­que pu­sie­ran en pe­li­gro las re­la­cio­nes de sus res­pec­ti­vos paí­ses con la má­xi­ma po­ten­cia mun­dial. Esa po­ten­cia que les pro­te­ge mi­li­tar­men­te y les aho­rra in­ver­tir en de­fen­sa unas for­tu­nas con las que ellos com­pran ser­vi­cios pa­ra que sus ciu­da­da­nos los re­eli­jan a ellos. Ya da igual por­que es­to no va a du­rar. En­tra­mos en mo­men­tos his­tó­ri­cos de mu­cha ver­dad. Co­mo no los ha ha­bi­do des­de la II Gue­rra Mun­dial. De ahí el pá­ni­co de los lí­de­res eu­ro­peos. Pá­ni­co a la ver­dad. Por­que la pri­me­ra ver­dad pue­de ser el co­lap­so de la UE. Sa­bía­mos que tie­ne gran­des fa­llas, no so­lo en el eu­ro, que ame­na­zan con ser le­ta­les pa­ra to­do el pro­yec­to. Y ca­re­ce­mos de los lí­de­res ne­ce­sa­rios.

pulso-trump-europaLos par­ti­dos de­mo­crá­ti­cos se han se­ca­do o po­dri­do. De ellos no sur­gen ya di­ri­gen­tes ca­pa­ces de im­po­ner una vi­sión y li­be­rar­se de las es­cla­vi­tu­des de la me­dio­cri­dad de­cre­ta­da en el jue­go in­terno po­lí­ti­co. La úni­ca fi­gu­ra en los úl­ti­mos tres lus­tros que reunía las con­di­cio­nes de un só­li­do po­der na­cio­nal y una po­si­ción no cues­tio­na­da, era An­ge­la Mer­kel. Se es­tre­lló es­tre­pi­to­sa­men­te. No hay na­die. Na­die tie­ne cri­te­rio, vo­lun­tad y fuer­za su­fi­cien­tes pa­ra ele­var­se por en­ci­ma de las ca­da vez más den­sas nie­blas pa­ra­li­zan­tes de la con­ven­ción ideo­ló­gi­ca, de la ti­ra­nía bu­ro­crá­ti­ca y re­gu­la­do­ra y el pre­ten­cio­so des­po­tis­mo de los go­ber­nan­tes. Y di­ri­gir el re­torno de nues­tras so­cie­da­des a los dic­ta­dos de la ra­cio­na­li­dad, del sen­ti­do co­mún, de la ver­dad y de la ley.

Se­ría lo úni­co que pue­da sal­var a lo que fue un pro­yec­to de in­men­so éxi­to y la co­mu­ni­dad de de­re­cho más prós­pe­ra y com­pa­si­va del mun­do de su hun­di­mien­to en la irre­le­van­cia, la mar­gi­na­li­dad, la di­so­lu­ción y, pro­ba­ble­men­te, el caos. El oca­so de Mer­kel lle­gó pre­ci­sa­men­te cuan­do aten­tó con­tra la ra­cio­na­li­dad y, so­bre to­do, con­tra la ley. En sep­tiem­bre de 2015, con su de­ci­sión de de­rri­bar las fron­te­ras an­te los re­fu­gia­dos. Se im­pu­so por la fuer­za la vio­la­ción de la ley y se de­mo­ni­zó al úni­co con co­ra­je pa­ra de­fen­der­la, el hún­ga­ro Vic­tor Or­ban. Des­de en­ton­ces el nau­fra­gio no es po­si­ble ni pro­ba­ble, es­tá anun­cia­do.

El te­rre­mo­to po­lí­ti­co en EE.UU. ex­po­ne con to­da cru­de­za nues­tra pro­fun­da de­cre­pi­tud en el vie­jo con­ti­nen­te, el mie­do de una aris­to­cra­cia pa­ra­li­za­da pro­pia de vie­jo ré­gi­men. Aho­ra es cuan­do la UE, con­ver­ti­da en la con­su­ma­ción de la idea so­cial­de­mó­cra­ta de la re­dis­tri­bu­ción des­pó­ti­ca ama­ble, pa­re­ce irre­vo­ca­ble­men­te con­de­na­da a muer­te por desafec­ción.

trump-y-un-nuevo-eeuu
La caí­da del an­da­mia­je de hi­po­cre­sía, do­ble len­gua­je y va­ra de me­dir de Hi­llary Clin­ton y Ba­rack Oba­ma abre las po­si­bi­li­da­des. Y no pa­ra im­po­ner dic­ta­du­ras so­vié­ti­cas ni mi­se­rias bo­li­va­ria­nas. Sino pa­ra re­ins­tau­rar el im­pe­rio de la ley y el sen­ti­do co­mún, el de Tom Pai­ne.

Qui­zás aún tar­de unos años en dar­se, co­mo tar­dó en pren­der a es­te la­do del Atlán­ti­co la chis­pa de «La de­mo­cra­cia en Amé­ri­ca» que tra­jo Toc­que­vi­lle en el XIX. El pá­ni­co cun­de en­tre quie­nes se sa­ben in­ca­pa­ces de ha­cer las re­for­mas pa­ra el nue­vo pro­yec­to que ne­ce­sa­ria­men­te ha­brá de ser dis­tin­to. Pe­ro no peor, ni me­nos li­bre. Sino ba­sa­do en la ra­cio­na­li­dad, la li­ber­tad y la ver­dad esos tres pi­la­res que el vie­jo pro­yec­to, ahí­to de ideo­lo­gía e in­tere­ses crea­dos, ha ol­vi­da­do.


Hermann Tertsch créditos Oc29 2015

Hermann Tertsch
@hermanntertsch
Periodista español. Columnista del ABC de España. Comentarista de Televisión






Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés