Hermann Tertsch: La Turbamulta

17 de julio de 2018

La turbamulta en acción




Hay que ver el ruido que hace tantísimo antifranquista. Ahora, 43 años después de morir el dictador. De haberse topado el franquismo y Franco con una décima parte de los osados e incansables antifranquistas de ahora, habría durado aquello bien poco. Seguro que estos antifranquistas del siglo XXI lo habrían derrocado, linchado y colgado de los pies en una gasolinera, para que bailaran en torno al cadáver con milicianas muy democráticas y de dentadura perfecta, como de cine español.

Pablo Iglesias Franco y Pedro Sáchez
La pena es que ni todas las trampas de que sean capaces Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y sus socios golpistas van a poder cambiar el hecho de que muriera en la cama en una España muy distinta y mucho mejor que la que encontró. Sin que nada le importunase seriamente ni a él ni a su régimen más allá de su vejez, enfermedad y muerte.

Brigadas Internacionales España 1939
El problema hoy no está en una historia inamovible que solo se podría erradicar de la memoria de los españoles con un siniestro tratamiento colectivo de persecución y terror como algunos parecen estar organizando. Semejante aniquilación de la verdad en la memoria real de un pueblo solo es posible con una dictadura mucho más dura que aquella. El problema está en que hay una minoría que quiere secuestrar a los españoles hacia el pasado. Problema agravado por el hecho de que esa minoría gobierna. Hay un claro desequilibrio. Nadie en España quiere volver al franquismo. Nadie tiene como modelo y ejemplo de futuro la dictadura de un general. Pero no pocos sí tienen como ejemplo al Frente Popular y defienden a aquellas fuerzas de radical vocación totalitaria. Y solo en la izquierda hay fuerzas con obediencia exterior y totalitaria.

Calvo Sotelo asesinado
El viernes pasado –82º aniversario de la muerte del jefe de la oposición conservadora, José Calvo Sotelo, a manos de policías socialistas– corrió por las redes la cita de un discurso suyo, pronunciado un mes antes de que se cumpliera la amenaza de La Pasionaria. Decía Calvo Sotelo que «España padece el fetichismo de la turbamulta» Y explicaba: «¿Qué es la turbamulta? La minoría vestida de mayoría». Esa lograda explicación para aquella trágica situación, hecha por el hombre cuyo asesinato iba a ser el chorro de sangre que llenara el cubo y desencadenara un levantamiento militar contra el Frente Popular y después la guerra civil, es perfectamente actual.

Pedro Sánchez Pablo Iglesias y la Turbamulta
Hoy tenemos a la turbamulta en el poder, a una minoría vestida de mayoría. Que no deja votar. Que aprovecha el tiempo que queda para imponer una tupida red de hechos consumados, en parte irreversibles, que modifiquen radicalmente la realidad para maniobrar con ventaja cuando las urnas sean inaplazables. Como la mayoría no se organice y salga pronto a la calle para forzar esas elecciones, permitirá a la turbamulta crear las condiciones para retener el poder logrado de tan siniestra y grotesca forma. Y entonces sí que habrá emprendido España, contra la voluntad de la mayoría, un terrible viaje al pasado.

Hermhermann-tertsch-creditos-enero-2017ann Tertsch
@hermanntertsch

Periodista español. Columnista del ABC de España. Comentarista de Televisión







Síguenos:
facebooktwitterrssyoutube


Otros artículos de interés